X
Miden el impacto en redes sociales sobre la disponibilidad de divisas. Coordinan entre entidades que no haya faltantes por si se dispara la demanda minorista. El límite de la devaluación.
Por 11/05/2018 14:01

Las redes sociales trastocaron la lógica incluso de los banqueros con más años en el sector. Tras la apertura de los mercados y ante la evidencia de un dólar aún en alza, los gerentes de las principales entidades del país empezaron a tener comunicaciones telefónicas para sondear la perspectiva del día. El dato más inquietante: que en Twitter y Facebook el público empezaba a denunciar que algunos bancos no permitían retirar moneda estadounidense. Desde la semana pasada hay agitación en torno a un hipotético cepo o restricciones, todo desmentido por las autoridades nacionales ante la consulta de Letra P.

“Si el lunes la gente quisiera venir a sacar los dólares, ¿estaría la plata?”, se preguntó un alto ejecutivo en conversación con un colega. “Sí, la plata está”, le respondieron del otro lado de la línea. Todo el sector financiero coincidió en horas de la mañana de ese viernes que el sistema está robusto y que el Banco Central (BCRA) tiene reservas de sobra para manejar el tipo de cambio. Sin embargo, en este contexto, las entidades acordaron garantizar el suministro de divisas para evitar el efecto psicosis entre el público minorista. Se juramentaron evitar problemas técnicos de cualquier tipo que generen ruido en torno a no poder retirar dinero. Lo mismo hicieron con el traslado de dinero físico, poniendo a punto el sistema de distribución vía camiones de caudales. Aún más, ante la perspectiva de algunas ciudades que, en medio del temporal, reportaron problemas de ingreso.

 

 

El otro de los temas que circuló fuerte en los bancos en plena estampida del billete en el último día hábil de la semana fue qué está tramando el Gobierno en relación al tipo de cambio. El Banco Central cuenta con U$S 56.322 millones en sus arcas, perdió U$S 694 millones el jueves, de los cuáles solo U$S 139,5 millones se sacrificaron en pos de contener la cotización del dólar. Así las cosas, muchos suponen que el Estado “está buscando un punto de equilibrio”. Tal como contó Letra P, Cambiemos está dispuesto a una devaluación ordenada que lleve el dólar no mucho más allá de los $24. Eso ocurre, básicamente, porque saben de antemano que el Fondo Monetario Internacional (FMI) está apuntando a una divisa en $25, en el marco del acuerdo que está por alcanzar con el Gobierno argentino; un pacto que tendrá exigencias fuertes, entre ellas, devaluar en línea con la inflación.

 

 

Los banqueros suponen, además, que el rumor de una intención oficial de hacer subir un poco el dólar se ve en los hechos. Mientras hace dos meses todas las monedas del mundo perdían valor, el BCRA mantuvo congelado el tipo de cambio en $20, sin sacrificar reservas. Es decir, lo manipuló para que se quedara en esos volúmenes, situación que hoy, a la inversa, no ha hecho con semejante intensidad.