Marcha atrás

Malena Galmarini cruzó Vidal por querer sacar el subsidio a la Cruz Roja

La dirigente del Frente Renovador celebró que se logró frenar la estrategia del Gobierno bonaerense de cortar las subvenciones para las escuelas de la Cruz Roja Argentina

La referente en políticas de género y salud del Frente Renovador y concejal de Tigre, Malena Galmarini, expresó su apoyo a la continuidad del trabajo de la Cruz Roja Argentina y criticó al gobierno de la Provincia de Buenos Aires por intentar desfinanciar a una de las instituciones de apoyo a la salud "más prestigiosas del país".

 

“La gobernadora Vidal se volvió a equivocar, y con el apoyo de muchos sectores la sociedad argentina logró frenar otro ejemplo de la política del ‘sí pasa, pasa’. La Cruz Roja cumple funciones muy importantes en todo el país formando enfermeras y recursos para fortalecer un sector del sistema de salud con grandes carencias Además cumple un rol de ayuda humanitaria central y tiene un rol activo en comunidades vulnerables. La medida debe ser inversa. En la provincia faltan profesionales que cumplan las tareas de hemoterapia, radiología y laboratorio, pero además genera profesionales ligados a la formación en primeros auxilios y a la gestión del riesgo en casos de emergencias múltiples. La Cruz Roja hoy ayuda a cubrir esas demandas”, dijo Galmarini.

 

Como se supo, la Cruz Roja denunció que la administración de Vidal les quitó, sin previo aviso, la subvención a las escuelas de la organización: un recorte que derivará en el cierre de sus escuelas. "El gobierno de la provincia que tiene asignado el mayor presupuesto del país quitó el 50% de la subvención a las escuelas de la Cruz Roja Argentina. El déficit presupuestario que genera en la organización la deja sin recursos para financiar su acción humanitaria en todo el país", informó Diego Tipping, titular de la entidad.

 

Esa decisión generó el rechazo de todo el arco opositor y en la Legislatura bonaerense miembros de los bloques de Unidad Ciudadana como del Frente Renovador exigieron que se dé marcha atrás a la medida. Tras varias idas y venidas, la provincia finalmente seguirá subvencionando. 

 

En este marco, Galmarini sostuvo que “el camino de las políticas de salud debe ser activo y lo demostramos en Tigre: en 2009 creamos una escuela de enfermería con apoyo de la Universidad de Buenos Aires que forma a los vecinos y vecinas para que puedan cumplir esas funciones en hospitales y centros de salud. Cuando la asignación de recursos está bien pensada, las políticas funcionan mejor y pueden ser sustentables. Pero parece que hoy en la Provincia la improvisación es la que define muchas cosas”.

 

“De los 74 hospitales provinciales, 53 están en grave estado por falta de infraestructura, de equipamientos o de médicos -por bajos salarios y malas condiciones de trabajo-. Además suspenden pensiones a personas con discapacidad, quieren cerrar farmacias de barrio para hacer negocios, cierran escuelas y cierran instituciones de salud que forman a más de 6 mil futuros profesionales y más de 600 docentes. Pero mientras ellos cierran el Estado, los bonaerenses están abriendo los ojos”, finalizó. 

 

El intendente Pablo Javkin y el gobernador Maximiliano Pullaro lanzarán este miércoles el Acuerdo Rosario.
Déjà vu del horror: el Gobierno tiene detenida en Ezeiza a una sobrina de desaparecidos

Las Más Leídas

También te puede interesar