X

El titular de la CTA de los Trabajadores consideró “necesario un reagrupamiento” en el movimiento sindical. “Cualquier opción será mejor que esto que tenemos ahora”, apuntó.

Redacción 21/02/2018 8:30

En la antesala a la movilización convocada por Camioneros para este miércoles, uno de los participantes de la misma, el titular de la CTA de los Trabajadores Hugo Yasky, advirtió la necesidad de “un reagrupamiento” en el movimiento sindical, por lo que remarcó: "Vamos hacia la conformación de una nueva CGT". En ese sentido, hizo reminiscencias a la estructura gremial combativa durante los ’90 y no descartó replicar un modelo de esas características o bien  una central que tenga como base los sindicatos de peso más críticos al gobierno de Mauricio Macri: “Cualquier opción de esas está abierta y será mejor que esto que tenemos ahora”, apuntó en alusión al cada vez más resquebrajado triunvirato.

“Necesitamos un movimiento sindical que entre la sumisión y ponerse de pie ante el gobierno, elija la último”, sentenció el referente sindical para llamar a  “pensar en distintas alternativas” para la reformulación del movimiento obrero, aunque reivindicó “la que ya se vivió en los 90”, en referencia a “una conjunción entre una corriente importante de la CGT, que se llamó MTA y lo que entonces fue la CTA”. “En los ‘90 ambas representaciones estábamos en la CGT y luego fuimos buscando el camino para hacer todas esas luchas”, recordó.
 


Y añadió en declaraciones a radio Rivadavia: “Desde pasar a una coordinación, a un MTA-CTA o llegar incluso a la posibilidad de una central que tenga como base y componente los gremios combativos de la CGT, cualquier opción de esas está abierta y será mejor que esto que tenemos ahora”.

En lo que refiere a los planteos que se escucharán sobre el escenario este miércoles, Yasky señaló: “Vamos a exigir el cambio de rumbo para evitar que esto se profundice y pueda ser irreversible. Vamos a exigir paritaria libre, vigencia de cláusula gatillo, respeto a las organizaciones sindicales, la devolución de la movilidad jubilatoria y rechazar la reforma laboral, esta suerte de búsqueda compulsiva de bajar el costo laboral, como si la mano de obra nos va a convertir en un paraíso para los que vengan a invertir. En Argentina no va a haber inversiones si no hay poder adquisitivo del salario”.

"La marcha va a tener más ciudadanos que van a demostrar su descontento, que gente que va agrupada de un barrio", apostó el líder de la CTA de los Trabajadores al advertir “un reagrupamiento de los sectores combativos que tienen distintas expresiones”.