LEGISLATURA PORTEÑA

Por qué Halperín ocupará el lugar de Pérez Volpin

Según la normativa vigente en la Ciudad, el radical es quien debe tomar la banca y no Bárbara Bonelli, candidata número sexta de la lista de Lousteau. Las razones normativas.

El radical Leandro Ernesto Halperín ocupará la banca de Débora Pérez Volpin, tras la triste noticia de la muerte de la periodista y legisladora porteña luego de la realización de una endoscopía en el Sanatorio de la Trinidad de Palermo. A pesar de la controversia en torno al cupo femenino y la paridad de género, la normativa actual indica que el lugar es para el ex funcionario porteño y no para Bárbara Bonelli, sexta candidata en la lista de Martín Lousteau.

 

De acuerdo a la legislación vigente en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en caso de fallecimiento, renuncia o expulsión de un diputado es el próximo candidato en la lista quien debe reemplazarlo. En el último tiempo, sucedió con los casos de la renuncia de María Eugenia Estenssoro o el fallecimiento de la edil del PRO Cecilia De La Torre.

 

La primera era la candidata número dos de la boleta del frente UNEN y su lugar fue tomado por Adrián Camps, que ocupaba el renglón nueve de la lista que en las generales del 2013 consiguió ocho diputados porteños. En tanto, Clodomiro Rissau hizo lo propio en lugar de De La Torre.

 

En la Ciudad no rige ni existe la ley de cupo, a pesar de algunos intentos de la oposición por avanzar con la iniciativa. Al no contar con Código Electoral propio, el distrito que gobierna Horacio Rodríguez Larreta utiliza la normativa electoral nacional. Sucede que este cuerpo de normas sufrió una modificación (que se verá recién en la próxima elección del 2019) debido a que el Congreso aprobó en noviembre de 2017 la ley de paridad de género para futuros comicios por cargos nacionales.

 

 

La Legislatura porteña no adhirió a esa legislación y, por lo tanto, no se aplica en el caso de la controversia Halperín - Bonelli, tal cual se presentó en distintos medios de comunicación. La última sesión del Parlamento porteño fue el 22 de diciembre, con la nueva composición tras las elecciones de octubre y, como sucede en este tipo de sesiones, con un temario acotado y acordado por todos los bloques. No se votó ninguna adhesión a la ley nacional de paridad de género ni nadie se expidió al respecto durante la reunión parlamentaria.

 

Fuentes del Gobierno porteño adelantaron a Letra P que la paridad de género estará incluida en el anteproyecto de Código Electoral que el Ministerio de Gobierno presentará en la Legislatura este año. Como la Ciudad no posee una normativa electoral propia, el Código sentará las bases de todo lo concerniente a lo electoral para el distrito y, además, contemplará la paridad de género en ámbitos de representación política.

 

 

 

Las normativas nacionales no aplican per se en el ámbito local a la hora de votar cargos electivos. El Gobierno porteño, como cualquier administración autónoma, debió siempre moverse en espejo y sancionar normativas similares, como sucedió con la ley de las PASO y la que garantizó el voto desde los 16 años.

 

 

 

Halperín debe asumir la banca y lo ampara la legislación vigente. Las especulaciones en torno a que Bonelli podría tomar el lugar de Pérez Volpin no tienen sustento técnico. El dirigente radical fue cuestionado duramente en medios de comunicación y redes sociales por presentar la copia de las candidaturas oficializadas por el Tribunal Superior de Justicia.

 

Esa jugada puede ser leída como un “apuro”, como se señaló en las redes sociales, o como un requerimiento legal de la Legislatura porteña. Sin esa presentación, el ex subsecretario de Vinculación Ciudadana con la Seguridad no podría asumir su banca, que todo indicaría que lo hará el 8 de marzo.

 

 

El papa Francisco habla de IA en la cumbre del G7
Martín Menem, junto al diputado Luis Picat e intendentes del Gran Córdoba.

También te puede interesar