X

La paridad es ley y en 2019 las mujeres conformarán la mitad de las listas

La diputada Donda sacudió la sesión y pidió tratar el proyecto, ya aprobado en el Senado, cerca de las dos de la mañana. Ante la sorpresa de Cambiemos, obtuvo un holgado apoyo. Massot votó en contra.
Redacción 23/11/2017 9:12

La sesión en la Cámara de Diputados marchaba tal como estaba previsto. Había pasado la medianoche y los legisladores habían descartado la opción de pasar a un cuarto intermedio hasta este jueves. Fue entonces cuando, para sorpresa de Cambiemos, Victoria Donda (Libres del Sur) pidió votar el proyecto de ley de paridad de género en las listas electorales. Y, tras una intensa discusión reglamentaria y política, las mujeres pudieron festejar: la iniciativa fue aprobada por amplia mayoría.

La votación resultó por 168 votos a favor, cuatro en contra y sólo una abstención, de la santiagueña Graciela Navarro. El dato de color fue que entre los rechazos figuró el del propio jefe del bloque PRO, Nicolás Massot, quien no argumentó su postura en el recinto. Los restantes votos negativos fueron de Pablo López (Frente de Izquierda), Héctor Roquel (UCR) y Pablo Torello (PRO).

 

 

El tratamiento de la iniciativa no estaba en la hoja de ruta del oficialismo, y de manera sorpresiva Donda pidió incorporarlo cerca de las 2 de la mañana, poniendo en aprietos al interbloque. La radical Karina Banfi salió entonces a aclarar “en nombre de todo Cambiemos” el apoyo a la paridad, pero pidió “un debate como se merece el tema”.

“No vamos a permitir que nos vengan a manejar de manera capciosa a las 2 de la mañana. Respetamos los acuerdos políticos, no somos un cachivache”, advirtió Banfi, y sentenció: “No nos vengan a manejar la agenda parlamentaria”.

 

 

Pero desde la oposición se fueron sumando de a poco al pedido de Donda. La massista Graciela Camaño incluso se remontó a cómo fue la sanción de la actual Ley de Cupo Femenino, en 1991: “Esto me recuerda cuando una madrugada 14 mujeres nos paramos en este recinto y decidimos lo que decíamos que defendíamos”.

“Si a las 4 de la mañana no nos hubiéramos parado todas las mujeres y especulado con el quórum, seguramente muchas de las mujeres que hoy están acá y en el Senado no estarían. Porque lamentablemente nuestras luchas no son quiméricas; no son un relato, son una realidad las luchas de las mujeres”, argumentó la jefa del bloque del Frente Renovador.

 

 

Cristina Álvarez Rodríguez (Frente para la Victoria-PJ), Teresita Madera (Justicialista) y Lucila De Ponti (Movimiento Evita) sumaron presión al oficialismo y fue entonces cuando asomó una grieta: Carla Carrizo, aliada de Martín Lousteau, se diferenció de Banfi y apoyó la moción de Donda. “Las mujeres del bloque radical apoyamos la paridad. Esto lo hemos acordado como diputadas mujeres, era un acuerdo con los colegas varones, porque la idea era aprobarlo ahora para que se implementara en 2019”, aseveró.

Viendo perdida la discusión, Banfi volvió a pedir la palabra para responder. “Lamento que se utilicen mis palabras para ser carne de las pujas internas que tenemos en este recinto”, expresó, y aclaró: “Si se acepta el apartamiento de reglamento, vamos a votar la paridad, pero no va a ser una decisión unánime del bloque”.

La bonaerense finalmente votó a favor del apartamiento del reglamento, para lo cual se necesitaban las tres cuartas partes de los presentes. Ese número se alcanzó con comodidad, con 153 votos afirmativos y 26 negativos. Lo que vino después fue la votación del proyecto y un festejo generalizado de las mujeres en el recinto, que terminó por saldar las diferencias internas.

Con la flamante ley, que empezará a regir en 2019, las listas de candidatos a diputados y senadores nacionales, así como de parlamentarios del Mercosur, deberán contemplar la representación equitativa de género, alternando entre un hombre y una mujer. Actualmente, el cupo es del 30%, y se llevará a 50%.