X
Perse a la resistencia de las cámaras empresariales, el ministro Sica señaló que podría tener ese carácter en el sector privado. Andrés Ibarra negocia un pago adicional para estatales.
Redacción 07/11/2018 12:00

El Gobierno anunció con bombos y platillos el acuerdo con la CGT para avanzar en un bono compensatorio de $5000 para fin de año pero, mientras se festejaba la medida que descomprimiría la amenaza de un paro nacional, las cámaras empresariales pusieron en duda el pago de ese dinero extra. Ante la resistencia privada, el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, adelantó que la Casa Rosada evalúa dictar la obligatoriedad de esa compensación.

“Tuvimos una muy buena reunión entre la CGT y los sectores empresariales. El bono sería compensatorio y no remunerativo, en dos cuotas y, en principio, englobaría al sector privado. Hasta que el sector público no cierre sus paritarias, hoy estaría solo vinculado al sector privado. Estamos terminando junto con técnicos de la CGT, de la UIA y de las otras cámaras de redactar el texto", señaló el funcionario en una entrevista con Radio Continental.

 

 

Segú Sica, el Gobierno busca que el bono sea “obligatorio para todo el sector privado”, aunque adelantó que podría haber excepciones de empresas que no podrían cubrir esa diferencia. “Los primeros interesados en instrumentar herramientas que fomenten al consumo somos nosotros, pero en la reunión (realizada este martes entre el Gobierno, las cámaras empresarias y la CGT) nuestra postura fue que no todos los sectores pueden afrontar un bono de 5000 pesos”, indicó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) en un comunicado. Esa suma “es inalcanzable para las pymes, señaló la entidad.

"Para las empresas que puedan pagar más, el excedente ya sería remunerativo. Hay empresas que hoy están en condiciones de pagar más", precisó el ministro de Producción y Trabajo.

En paralelo, el vicejefe de Gabinete, Andrés Ibarra, negocia con el titular de UPCN, Andrés Rodríguez, un bono para estatales de entre $3.000 y $6.000. “Si se concreta lo que estamos hablando, es posible que se postergue la medida”, dijo el dirigente, en línea con la estrategia de la CGT de presionar con el reclamo a cambio de bajar el paro general con el que viene amenazando a la Casa Rosada.

El Gobierno evalúa que el bono compensatorio sea obligatorio

Perse a la resistencia de las cámaras empresariales, el ministro Sica señaló que podría tener ese carácter en el sector privado. Andrés Ibarra negocia un pago adicional para estatales.

El Gobierno anunció con bombos y platillos el acuerdo con la CGT para avanzar en un bono compensatorio de $5000 para fin de año pero, mientras se festejaba la medida que descomprimiría la amenaza de un paro nacional, las cámaras empresariales pusieron en duda el pago de ese dinero extra. Ante la resistencia privada, el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, adelantó que la Casa Rosada evalúa dictar la obligatoriedad de esa compensación.

“Tuvimos una muy buena reunión entre la CGT y los sectores empresariales. El bono sería compensatorio y no remunerativo, en dos cuotas y, en principio, englobaría al sector privado. Hasta que el sector público no cierre sus paritarias, hoy estaría solo vinculado al sector privado. Estamos terminando junto con técnicos de la CGT, de la UIA y de las otras cámaras de redactar el texto", señaló el funcionario en una entrevista con Radio Continental.

 

 

Segú Sica, el Gobierno busca que el bono sea “obligatorio para todo el sector privado”, aunque adelantó que podría haber excepciones de empresas que no podrían cubrir esa diferencia. “Los primeros interesados en instrumentar herramientas que fomenten al consumo somos nosotros, pero en la reunión (realizada este martes entre el Gobierno, las cámaras empresarias y la CGT) nuestra postura fue que no todos los sectores pueden afrontar un bono de 5000 pesos”, indicó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) en un comunicado. Esa suma “es inalcanzable para las pymes, señaló la entidad.

"Para las empresas que puedan pagar más, el excedente ya sería remunerativo. Hay empresas que hoy están en condiciones de pagar más", precisó el ministro de Producción y Trabajo.

En paralelo, el vicejefe de Gabinete, Andrés Ibarra, negocia con el titular de UPCN, Andrés Rodríguez, un bono para estatales de entre $3.000 y $6.000. “Si se concreta lo que estamos hablando, es posible que se postergue la medida”, dijo el dirigente, en línea con la estrategia de la CGT de presionar con el reclamo a cambio de bajar el paro general con el que viene amenazando a la Casa Rosada.