X
Fue lo que los híper despidieron por la caída en ventas. El INDEC reportó que la ocupación de todo el sector cayó 2,4 en septiembre. Sólo Coto resiste las pérdidas exportando carne, pollo y cuero.
Por 27/11/2018 16:56

“Haceme la pregunta al revés. ¿Quién no está con balances en rojo?”, le dice un importante supermercadista a Letra P, ante la consulta de cómo está impactando la crisis económica y la caída en las ventas. De los grandes hipermercados, nacionales y extranjeros, sólo Coto -apalancado en el negocio de la exportación de carnes, pollo y cuero- muestra números menos malos que su competencia. Esta situación derivó en un escenario que, con caídas en las ventas superiores al 7% según el INDEC, refleja cifras preocupantes a nivel de empleo: según fuentes sectoriales adelantaron a este medio, entre septiembre del 2018 e igual mes del 2017, las grandes superficies comerciales perdieron 6000 puestos de trabajo, quedando el empleo en 90.000 trabajadores.

Vale decir que el ente estadístico oficial reportó que en septiembre el sector en su conjunto (incluidos mayoristas, almacenes y otros comercios) perdió 2,4% de los empleos que tenía el mismo mes del año anterior (el global está en 98.601).

 

Coto, el único que resiste con números aceptables. 

Desde fines del 2015 el sector retail atraviesa aguas oscuras en un proceso de derrumbe de las ventas que coincide con el inicio de la recesión, pero sobre todo con el descongelamiento de subsidios a las tarifas de servicios públicos, que se llevaron el extra que las familias destinaban a las compras básicas. Todo en tándem con una disparada inflacionaria que borró las referencias de costos y gastos para el núcleo hogareño. Así, según el INDEC, las ventas en supermercados sumaron un total de $24.307 millones, lo que representó en septiembre una caída del 7,9% contra igual mes del 2017.

 

 

Mientas que para autoservicios mayoristas retrocedieron 15,4% en el mismo período. Este último número es el más fuerte y tiene significación política: la teoría del Gobierno era que el consumo, en realidad, no había caído sino que había mutado a las variantes e-commerce y a los locales mayoristas. Este dato confirma que la tendencia a la baja del gasto es generalizada y tendrá mayores impactos en las fuentes de trabajo. Hasta el momento, en las filas de los supermercados grandes aseguran que “hoy no se está despidiendo, pero no se está reemplazando lo que ya se despidió”. El sector tuvo algunos hitos que grafican la crisis: el salvataje del Estado a Carrefour tras la presentación del Preventivo de Crisis (hoy la francesa está con mejores rindes), los tres balances rojos de Cencosud, los problemas del incuestionable La Anónima y el cierre de la sucursal emblemática de Walmart en el DOT.

En este contexto, los supermercados le prenden todas las velas al efecto Felices Fiestas. Según el número previo al que accedió Letra P, el consumo en los híper caerá un 4,5% interanual en volúmenes. Pero la expectativa, casi un deseo ciego, es que noviembre y diciembre muestren una mejora en el gasto que respondería al efecto de la reapertura de paritarias, aguinaldos y bonos.