X

“El consumo va a evolucionar razonablemente, no tiene anabólicos”

El presidente del Bapro habló con Letra P del retraso en el gasto de los hogares y garantizó “una pelea” en todos los frentes por los fondos del conurbano. Fuerte defensa de la gestión Dujovne.
Por 03/09/2017 10:00

Juan Curutchet preside el segundo banco público en importancia y volumen, con epicentro en el distrito más relevante del mapa nacional. En los últimos tiempos, la entidad fue noticia por una medida contra-cíclica que logró mover el rubro más estancado de la economía desde que Mauricio Macri preside la Nación. Con el Hot Sale que ofreció descuentos de 50% a los que compran con plásticos del Banco Provincia (Bapro), hubo una reacción notoria del público que mostró la necesidad de una baja de precios. Curutchet cuenta a Letra P que, más allá de las suspicacias, la medida fue algo “comercial” más que una jugada política en el terreno donde se disputa la elección legislativa y buena parte de la construcción política federal de Cambiemos. Y reconoce que el consumo en general tendrá una mejora “razonable”, habiendo salido de un esquema heredado del kirchnerismo en el cual se estimulaba el gasto con “anabólicos”.

Dispuesto a hablar a agenda abierta, el funcionario refirió también a la cuestión más caliente de la actualidad: la guerra por el Fondo del Conurbano, una disputa que enfrenta a la provincia de Buenos Aires con el resto de los gobernadores. Un rato antes de iniciar la charla, la gobernadora María Eugenia Vidal terminaba de manifestar ante industriales bonaerenses la intención de lograr ese derecho, incluso sumando al propio presidente Mauricio Macri a esa pelea con sus pares del resto de las provincias o, cuanto menos, con la liga de gobernadores peronistas. “Es una discusión que vamos a dar en todos los planos –cuenta-, el judicial, el político, el parlamentario y ante la opinión pública”.

 

BIO. Es abogado, estudió en la Universidad de Buenos Aires y realizó un máster en Derecho en la Universidad de Nueva York. Dirigió el Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires entre 2003 y 2007 y fue Consejero Directivo por el claustro de graduados de la Facultad de Derecho de la UBA entre 1994 y 1996 y 2006 y 2009. Antes de heredar de Gustavo Marangoni la presidencia del Banco Provincia, se desempeñó como vicepresidente del Banco Ciudad en la gestión que encabezó Rogelio Frigerio.

 

 

-Para todo aquel que ocupa una posición de funcionario vinculado a la economía, la primera pregunta es: ¿Cómo ve el escenario general?

-Claramente, el país se ha puesto en marcha. Si bien hay sectores económicos que todavía tienen algún rezago, la actividad en general mejoró mucho. Y la mejor demostración es el alto crecimiento de los préstamos bancarios a empresas. En algunos segmentos hay una mejora del 70% interanual.

-¿Y en el ámbito provincial cuál es la situación? Es notorio que la gobernadora Vidal está jugando fuerte para recuperar los recursos del Fondo del Conurbano.

-Esa una pelea que vamos a dar a fondo, en un plano judicial, en el político y en el parlamentario. Y en la opinión pública.

“El nivel de deuda es perfectamente sustentable. Pero nos gustaría avanzar hacia un esquema de inversión más alto con recursos propios.”

-En el acto del Día de la Industria, Vidal subió a Macri al ring del “lobby” para hacerse con ese dinero. Algo que no les gustó a los gobernadores del interior.

-Es que es una discusión que se vincula también a la reforma tributaria que el ministro (de Hacienda, Nicolás) Dujovne está impulsando. Se plantea allí cómo se recauda y cómo se distribuyen los gastos en Argentina. Pero que sistemáticamente la jurisdicción que te genera prácticamente el 40% del PBI reciba 20 puntos menos, termina con una provincia quebrada y pobre con un déficit de infraestructura física y social que aún tenemos.

 

-¿Sigue quebrada la provincia? Ese fue un mensaje que se dio cuando se recibió el distrito de manos de la gestión de Daniel Scioli.

-Está en la ley de Presupuesto, hay un déficit. Que se cubre con financiamiento, por eso necesitamos un equilibrio en la generación de los recursos genuinos para no depender eternamente de tomar deuda.

-¿Este nivel de deuda es sustentable?

-Sí, perfectamente sustentable. Pero nos gustaría avanzar hacia un esquema de inversión más alto con recursos propios.

-¿Esos recursos propios que se deberían generar con inversiones no están trabados, en parte, por la política de tasas de interés altas que lleva adelante el Banco Central?

-Nosotros estamos en récord de préstamos de inversión productiva. Estamos excedidos en la propia meta del Central, de un 20%, y estos días estamos llegando a los $100.000 millones en préstamos a pymes. Asi que el horizonte de inversión es importante.

CONSUMO, CRECIMIENTO Y ELECCIONES

-El banco que usted preside armó una movida interesante en un escenario de consumo alicaído. ¿Cómo observa la marcha del consumo? Un ítem que explica casi el 80% del PBI nacional.

-Los descuentos del banco los hicimos con una perspectiva comercial. Obviamente, ayuda al bolsillo de nuestros clientes y enhorabuena, pero básicamente es promocional. Ahora bien, el consumo como es de público conocimiento, tuvo una retracción el año pasado y empezó a recuperarse sistemáticamente desde octubre de 2016. Todavía le queda un rumbo más, hacia fin de año vamos a estar mejor que ahora y el año que viene mucho mejor.

-¿Cuánto esperan de crecimiento?

-Por lo menos 3% acumulativo. Y va a seguir, porque es una senda de crecimiento. No está en base a anabólicos, esto es sólido, no tenés la distorsión de precios que había antes, no tenés la transferencia artificial de recursos o de control de precios que había antes. Entonces, el consumo que se genera ahora vino para quedarse.

-Ergo, hay que olvidarse de saltos importantes en el gasto de los hogares.

-El consumo va a evolucionar razonablemente, como ya lo está haciendo, con la recuperación del salario real, con el siguiente tramo de la paritaria. O como está pasando con la jubilación y los anuncios de recomposición. Esto se va a notar en el consumo cada vez más.

Que sistemáticamente la jurisdicción que te genera prácticamente el 40% del PBI reciba 20 puntos menos, termina con una provincia quebrada y pobre, con un déficit de infraestructura física y social que aún tenemos.

-El ministro Dujovne, en esa misma línea que usted mencionaba, refirió en repetidas ocasiones a una economía que también tendrá un rendimiento a velocidad “crucero”. ¿Considera lo mismo?

-Es lo mismo que vemos nosotros. Dujovne, en general, cuando vos lo ves, la viene acertando este año y está más optimista que la media de los economistas. Tiene capacidad de ver las cosas, porque los datos los tenemos todos, son los mismos.

-¿Cambió mucho el escenario económico entre el pre y el post PASO?

-Sí. La mejor respuesta es cómo evolucionaron la Bolsa, el dólar y el resto de las variables. Vos me encontrabas la semana previa a las PASO y me hubieras preguntado por el dólar y si perjudicaba a los créditos hipotecarios, y se calmó todo. El país está creciendo muy bien, a un ritmo del 4%.

-El titular del grupo Techint, Paolo Rocca, mencionó en el evento de la UIA en Pilar que sin continuidad política, será difícil que la economía salga y lleguen inversiones.

-El cambio está en la medida en que la gente lo quiera. Y la gente ratificó que quiere ese cambio. Y en cualquier contexto, cualquier país del mundo, en cualquier momento de la historia, si la política y la economía van de la mano es mucho mejor.

-Dos preguntas finales. ¿Imagina una polarización mayor en octubre en relación a lo que pasó en agosto?

-No tengo idea, pero estoy convencido de que nos va a ir muy bien. Hay que trabajar.

-Una punta de los polos es Cambiemos, la otra el kirchnerismo. ¿Cómo considera la performance de Cristina Fernández?

-Es una candidata con un buen caudal de votos en un distrito importante, y punto.