X

CFK: "Hemos ganado las elecciones"

La ex presidenta salió al escenario del búnker de Unidad Ciudadana a las 3.45. Calificó de "papelón internacional" la demora en el escrutinio y pidió que el Gobierno "cambie el rumbo económico".
Redacción 14/08/2017 3:25

"Hemos ganado las elecciones" en la provincia de Buenos Aires, sorprendió a las 3.50 de este lunes la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, después de calificar de "bochorno" la demora en la carga de datos del escrutinio. A esa hora, el recuento provisorio de los votos, que llegó a mostrar un triunfo del frente Cambiemos por seis puntos, daba cuenta de un empate técnico con tres centésimas de diferencia a favor del oficialismo: 34,16 a 34,13%. Se escribía, en ese momento, una página histórica con un final inédito que mantenía en vilo al país.

Montada sobre ese triunfo que las cifras no confirmaban, la ex mandataria le exigió al Gobierno "que cambie el rumbo económico".

 

 

"El Gobierno debe escuchar esta voz y cambiar ese rumbo en cuatro pilares fundamentales: queremos que se pare de destruir trabajo; queremos pedir que los que hasta hace un ao y medio comían todos los días puedan seguir haciéndolo; que los mayores que tenían cubiertos sus medicamentos al 100% sigan teniéndolos y, por favor, que revisen esas tarifas porque la gente no las puede pagar", dijo CFK y dijo que "no es posible esperar a octubre; tienen que hacerlo ahora".

Cristina, que habló media hora -el discurso más largo de esta campaña- calificó de "papelón internacional" lla "manipulación de datos" en el escrutinio. "Nunca pensé que iba a tener que pedirles perdón a los argentinos y a las argentinas por este bochorno", abundo y señaló que "lo mismo está pasando en Santa Fe", en referencia a la demora de gran parte de la carga de los datos de la ciudad de Rosario.

Minutos antes, y varias horas después de que el oficialismo saliera a celebrar un triundo nacional, el Gobierno, a través del secretario de Asuntos Públicos del Ministerio del Inerior, Adrian Pérez, había admitido que en la provincia de Buenos Aires se había producido "un empate" y había advertido que la contienda, que marca un escenario de incertidumbre y convierte a las elecciones de octubre en una segunda vuelta de final abierto, se definirá en el escrutinio definitivo.

Después de una campaña de tono moderado, Cristina subió el tono sobre el final de su discurso. "Pensaron que nos íbamos a ir a dormir, pero no: nosotros no somos vagos. A nosotros nos gusta trabajar; a nosotros no nos gusta dejar las cosas por la mitad", ironizó.

Por último, dijo que la desaparición del militante Santiago Maldonado terninó de "empañar" este momento de la historia argentina y sumó el caso de Milagro Sala. Habló de desparacidos y presos políticos en democracia" y advirtió: "No vamos a vivir que nos quiten la libertad".