ELECCIONES 2017

Encuestas ocultas: CFK gana por siete puntos pero ni el kirchnerismo se hace cargo

Lo confirman varios encuestadores. El Gobierno admitió esa diferencia en reunión de Gabinete, pero con empresarios habla de un escenario "voto a voto". En el bunker K lo niegan: el miedo al miedo.

El kirchnerismo prefiere no darles crédito y el macrismo dice en público que están “prostituidas”, pero varios consultores confirman lo que los números dicen en privado: las encuestas que la Casa Rosada maneja con discreción desde hace al menos dos semanas ubican a Cristina Fernández de Kirchner siete puntos por encima de Esteban Bullrich en la provincia de Buenos Aires.

 

El número fue blanqueado el martes pasado en reunión de Gabinete, pero ya circulaba en los despachos de los máximos dirigentes de Cambiemos. La gobernadora María Eugenia Vidal lo compartió hace varias semanas con su equipo de confianza. “Estamos entre seis y siete puntos abajo”, le confirmó hace un mes un ministro a un intendente de un distrito de peso en el conurbano. El mismo número repitió a un operador radical uno de los hombres que maneja la campaña bonaerense.

 

“Eso deben decir ellos para asustar a los suyos. No creo que haya tanta diferencia”, relativizó un miembro del equipo de Cristina. Otros operadores directamente evitaron pronunciarse sobre la ventaja de la ex presidenta. “No tenemos nada”, cerraron en el Instituto Patria. En tanto, un dirigente que mantiene diálogo fluido con CFK admitió que tienen confianza en el resultado.

 

Pese a los números que admiten en privado, en la consulta directa, fuentes de Casa Rosada aseguraron a Letra P que hace dos semanas, en una reunión de campaña bonaerense, se pusieron sobre la mesa tres encuestas – dos que aportó Jaime Durán Barba y otra de la gobernación –, de las cuales dos ubicaban en primer lugar a la ex presidenta y otra, a Bullrich. En todos los casos, la diferencia era “de apenas dos o tres puntos”, dijo un operador con despacho en Balcarce 50.

 

Pero el supuesto escenario de paridad no fue confirmado en los últimos días por ninguna encuestadora. En efecto, a contramano de lo que suele suceder dos semanas previas a cualquier elección, las encuestadoras no difundieron números el último domingo, algo que llamó la atención de toda la dirigencia. “Si no dieron nada es porque los números deben estar muy mal. Y se nota por cómo salieron todos los referentes de Cambiemos a hablar en todos los medios. Vidal está en todos lados. Se pasean por todos los canales, se los ve inquietos”, analiza un operador del peronismo no kirchnerista.

 

Este ocultamiento de encuestas que revelan escenarios adversos quedó certificado este martes, cuando se conoció la medición de Management & Fit, la consultora que trabaja para el Grupo Clarín. Su sondeo no sólo confirma –como otros trabajos- la distancia de Cristina sobre Bullrich. También confirma el intento por ocultar esa encuesta: aunque estaba lista el fin de semana, no fue tapa de Clarín sino que se difundió recién el martes y a través de Ámbito Financiero, un medio opositor al macrismo.

 

La encuesta de M&F le otorga a Cristina una intención de voto del 30,9% contra un 23,1% de Bullrich. Pegado aparece, con 22,7%, Sergio Massa. Cuarto, lejos, entra Florencio Randazzo, con 4,8% de intención de voto.

 

Según este trabajo, la intención de voto por Cristina subió 3,1 puntos en un mes, mientras que el respaldo electoral a Cambiemos se derrumbó 5,4 puntos. Y deja un dato curioso: los indecisos aumentaron de 3,7% a 8,2% en el último mes.

 

LOS NÚMEROS. “Según el trabajo que tenemos nosotros, Cristina está entre cinco y siete puntos por encima de Bullrich. Se impone cómoda. Lo venimos viendo desde el acto de Arsenal”, dice a Letra P Analía del Franco. Para la consultora, esos mismos números son los que manejan sus colegas, aunque “todos quieren tener también una cierta discreción, no aventurarse a dar un resultado con tanta diferencia”. “El Gobierno lo sabe. Por eso cambia continuamente la estrategia para captar votos. Se nota cierta inquietud”, asegura.

 

La diferencia de seis puntos de diferencia en favor de Cristina fue reflejada en las últimas semanas por encuestas de Raúl Aragón y Asociados y de Ricardo Rouvier, que ubica a la ex presidenta con el 34 por ciento de intención de voto, seguido por Bullrich, con 28,8. En el caso de Aragón, los números le dan a Cristina un 32,1 por ciento, pero en segundo lugar se ubica Massa.

 

“Cristina siempre estuvo entre los 31 y los 35 puntos. Lo que vemos es una situación de paridad en el segundo lugar, entre Massa y Bullrich, pero ella siempre estuvo entre seis y siete puntos arriba”, explicó Aragón a Letra P. Para el encuestador, ésos son los números que también manejan sus colegas y que evitaron publicar este fin de semana los diarios.

 

“Hay una explicación: las que suelen publicar son Poliarquía y Management & Fit. Poliaquía es de Fabián Perechodnik, que es funcionario de Vidal. Y Management & Fit es la consultora contratada por Clarín. Mariel Fornoni, que es la directora de M&F, hace un trabajo honesto. Si Clarín no lo publicó es porque evidentemente los números son muy malos para el Gobierno”, afirmó Aragón el lunes por la noche, desconociendo que su hipótesis sería confirmada horas después, al publicarse la medición de M&F al día siguiente y por una vía muy distinta al diario Clarín.

 

SUBAS Y BAJAS. Más allá de la intención de voto, otras encuestas que vio el Gobierno empezaron a marcar en los últimos días una tendencia preocupante: el rechazo a Cristina comenzó a bajar lentamente, al tiempo que sube la opinión negativa sobre Macri. De acuerdo con un sondeo al que tuvo acceso la Casa Rosada, el 47 por ciento de los encuestados dice que “nunca” votaría a Cristina si fuera candidata a presidenta - varios puntos por debajo de los niveles de rechazo que tenía al dejar el poder, que se acercaban al 60 por ciento – mientras que el 42 por ciento afirma lo mismo sobre Macri, que lleva menos de dos años de mandato.

 

“Estamos recuperando votos de gente que nos criticó todo el último tiempo del Gobierno y votó a Macri. Vamos a sorprender”, se entusiasma un dirigente kirchnerista que asegura que habrá “un voto vergonzante” a Cristina. Del Franco disiente con esa última apreciación. “No veo voto vergonzante. Al contrario, hay gente que votó a Macri en el ballotage y ahora dice que va a votar a Cristina. No es por amor a ella, sino porque quiere castigar a Macri, mandarle un mensaje”, dice.

 

“La mayoría de la gente no dice a quién va a votar realmente. Por eso, como decía Manuel Mora y Araujo, una encuesta de intención de voto por sí sola no sirve para predecir un resultado. Hay que saber cómo se conduce la opinión pública”, apunta Raúl Timerman, del Grupo de Opinión Pública.

 

En ese contexto, el Gobierno empezó a enviar señales acerca del resultado que espera para las primarias de agosto. “A mí me parece que nos va a ir muy bien en octubre”, dijo Elisa Carrió el domingo en entrevista con diario Clarín. Lo mismo apuntó el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, en diálogo con empresarios, a los que calmó con la teoría de “los segundos tiempos”. “Mauricio siempre va de menor a mayor”, explicó Dujovne y detalló que, para el oficialismo, octubre será una especie de segunda vuelta en la que el Gobierno sumará más que CFK, según publicó la semana pasada Letra P. La apuesta a octubre alimenta la sospecha de que las encuestas de agosto vislumbran una elección muy desfavorable para el oficialismo.

 

Ricardo Gil Lavedra.
Los gobernadores Maximiliano Pullaro, Martín Llaryora y Rogelio Frigerio.

También te puede interesar