REFORMAS PRO

Con los gobernadores como garantes del quórum, el ajuste jubilatorio será ley

Tras la frustrada y violenta sesión del jueves, la Cámara de Diputados insistirá con la reforma previsional. Esperan mandatarios provinciales en el Congreso. El temario incluye la reforma tributaria.

Con los gobernadores peronistas como garantes del quórum y los votos, el Gobierno espera este lunes que la Cámara de Diputados convierta en ley la reforma previsional y apruebe la tributaria, para ser girada y discutida en el Senado antes de fin de año. Se trata de dos ejes centrales de la agenda económica y que implican un fuerte ajuste sobre las jubilaciones futuras y cambios en el sistema impositivo que seguirán revisándose, incluso, dentro del recinto.

 

Tras el fracaso en la reunión del jueves en la Cámara baja, cuando Cambiemos debió levantar la sesión cuando se debatía un polémico y circunstancial quórum, cuando volaban los trompazos y los gritos entre oficialistas y opositores y mientras, puertas afuera del Congreso, la Gendarmería ejecutaba un durísimo plan represivo contra los manifestantes, en Casa Rosada resolvieron todo con un par de llamados a un grupo de provincias. El viernes reunió a un grupo de gobernadores y a sus representantes en Diputados, acordaron un bono único de 750 pesos para las jubilaciones mínimas y, lo que era una resistencia potente al cambio a la baja en la fórmula de movilidad jubilatoria, se transformó en un respaldo garantizado.

 

Tan es así que, en un hecho extraordinario y con un fuerte mensaje político, varios gobernadores estarán este lunes siguiendo la sesión desde el Congreso. Un pedido del Gobierno, acatado por las provincias, para que ejerzan presión in situ a sus diputados y eviten, así, hipotéticos actos de rebeldía.

 

 

Nadie en Cambiemos espera dificultades ni para poner en marcha la sesión ni para aprobar los proyectos en trámite. En sus cálculos esperan unas 140 bancas para el quórum –los necesarios son 129- y apenas algunos menos a la hora de votar el recorte al bolsillo de los jubilados. ¿Por qué se da esa diferencia? Porque algunos gobernadores, como el entrerriano Gustavo Bordet, avalaron que sus legisladores no impidan la sesión negando el quórum pero sí adelantaron que, cuando llegue el momento de votar, lo harán en contra.

 

Con la cosa resuelta puertas adentro, resta saber cómo se llevará adelante el operativo puertas afuera. Las organizaciones sociales, las mismas que el jueves sufrieron las balas de goma y los gases lacrimógenos de la Gendarmería, la fuerza favorita de la ministra Patricia Bullrich, volverán a movilizarse al Congreso para generar presión social y frenar la reforma previsional.

 

La foto de este lunes les mostrará, al menos, tres cambios importantes de un día a otro. Ya no se encontrarán con Gendarmería custodiando la zona aledaña al palacio parlamentario, sino que será la Policía de la Ciudad. La responsable, entre otras cosas, de la represión en Plaza de Mayo cuando se cumplió un mes de la desaparición de Santiago Maldonado. Otra diferencia es que, esta vez, la cosa en el recinto ya amaneció cocinada: Cambiemos tiene los votos y el quórum. La tercera, es que esta vez el Congreso sesionará bajo un cuadro de paro general convocado por la CGT.

 

Zdero en su despacho junto al secretario de Prensa de la Nación, Eduardo Serenellini, uno de los tantos gestos de cercanía con el oficialismo. 
Javier Milei busca terminar de conformar su gabinete

También te puede interesar