X
El nuevo titular de la entidad ruralista, Matías de Velazco, advirtió a Letra P que si el Estado no interviene, “el precio de la leche va a ajustar con la desaparición de más tambos”.
Por 06/08/2016 17:59

Más allá de los tiempos de bonanza augurados para los próximos años por el presidente Mauricio Macri y los representantes del campo agroexportador al dejar inaugurada la 150º Exposición de la Sociedad Rural Argentina, existe una producción de histórico raigambre en el interior del país que requiere de medidas en el inmediato plazo para paliar una crisis que ya es letal en varias cuencas. “El Gobierno está esperando una recomposición del precio de la leche para el otoño de 2017. El problema es que hay muchos tamberos que no llegan a esa fecha”. Así definió el oscuro panorama de la lechería Matías de Velazco, quien fue electo días atrás como nuevo titular de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap).

En diálogo con Letra P, éste productor oriundo del distrito bonaerense de Adolfo Gonzales Chaves focalizó en la necesidad de una intervención estatal para equilibrar la cadena del sector y mejorar el precio que recibe el productor por litro de leche. Al advertir que en el Gobierno “son muy puristas del libre mercado”, de Velazco alertó que si no toman “una acción” para “corregir esta asimetría” el precio “va a ajustar con la desaparición de más tambos”.

De todos modos, el dirigente ruralista señaló que la nueva conducción de Carbap “está asumiendo en un escenario distinto, un escenario más pacificado, más razonable. A grandes rasgos, hay temas que habían quedado guardados porque no era momento de presentarlos con el Gobierno anterior, ahora son temas que estamos reactivando”.

¿Temas como cuáles?

“No nos podemos olvidar de la coyuntura, lo que está pasando con la lechería, con los cerdos, la parte avícola, la alta presión impositiva que tenemos. Entendemos que es un momento grave, que lo que es el Estado nacional, provincial y los municipales están devastados, pero cuando la carga la tiene que soportar siempre gran parte del sector agropecuario es complicado. Son temas recurrentes, el sector agropecuario no es como cree la gente que con la quita de las retenciones (aunque a la soja no –aclaró) ya cruzó el charco y está tirando manteca al techo, no es así”.

¿Y qué aspectos apremian en el cotidiano al sector?

“Sufrimos altamente lo que son los problemas de la inflación, por ejemplo el tema del gasoil es algo que nos está asfixiando y la parte impositiva. El sector agropecuario está mejor que antes pero no tiene sus problemas solucionados”.

Con respecto a la lechería, ¿dónde radica el problema que desató la crisis del sector?

“Lo que está pasando con la lechería viene del kirchnerismo, un gran desbalance que se ha producido en las cadenas comerciales. Concretamente en lo que refiere a la lechería, vos tenés que funcionar como un mercado perfecto en lo que hace a la oferta y en lo que es la demanda, o sea la oferta de leche y lo que son los consumidores. El problema es que deja de ser perfecto al ser poco comprador como lo es la industria y la gran preponderancia que tienen las cadenas de supermercados, las cuales fijan un nivel de precios para el resto de los almacenes y mercados chicos, ahí es donde deja de ser un mercado perfecto”.

Y bajo ese escenario, ¿cuáles son los pedidos que se le hacen al Gobierno para tratar de equilibrar esta situación?

“Lo que le pedimos al Gobierno concretamente es que salga de la cadena comercial $1, $1,50 para el productor. No hace falta que tengan subsidios, que corrija esa gran asimetría que se han producido desde el Gobierno anterior”.

Su antecesor en el cargo, Horacio Salaverri, comentaba que el Gobierno, puntualmente el Ministerio de Producción, no se abocaba a concertar una mesa con los supermercadistas para reconsiderar la cadena de valor. ¿Observa lo mismo?

“El tema es que (el Gobierno) reconoce que el problema existe pero ellos son muy puristas defensores del libre mercado. Por supuesto que lo peor que nos pasó fue una forma de trabajo como la que tenía (Guillermo) Moreno, pero en esta coyuntura que estamos pasando amerita que el Gobierno tome una acción, por un camino legal, pero una intervención del Estado tiene que haber para corregir esta asimetría. De lo contrario, lo que vemos es que el precio de la leche va a ajustar con una baja de la oferta y estoy hablando concretamente de la desaparición de más tambos, y ese no es el mecanismo”.

¿El Gobierno está especulando con que el precio de la leche baje de esta manera, a costas del cierre de varios tambos?

“El Gobierno, por lo que dicen, está esperando una recomposición del precio para el otoño de 2017. El problema es que hay muchos tamberos que no llegan a esa fecha. Esperan una recomposición fundamentalmente por una mejora del mercado internacional. Volvemos muchas veces a lo mismo, en Argentina nos estamos manejando a los ponchazos. En otros países tendrían un sistema de precio específico, en este momento habría un fondo, un fideicomiso, lo que sea, para soportar estos malos momentos. Por supuesto que no existe, pero no puede ajustar por desaparición de tamberos, eso es claro. Lo extraño de todo esto es que muchos países, por ejemplo Nueva Zelanda, Australia, ven al exceso de leche como una oportunidad de vender al mundo, acá lo estamos viendo como un problema”.

¿Y qué políticas se tendrían que aplicar para llegar a ese estándar?

“Deberían ser más profesionales, trabajar con una política muy fuerte. A lo mejor es un proceso, pero los tamberos no pueden esperar, eso es cierto”.

Más allá de estos aspectos, ¿qué desafíos se fija la nueva conducción de Carbap?

“Tenemos un tema importante por delante que es recuperar algunas rurales por ejemplo del extremo sudoeste de Buenos Aires, zonas que se han visto muy deterioradas en su rentabilidad, recuperar esas rurales para poder llegar a los productores de ahí también”

Precisamente en sectores del sudoeste de la provincia las inundaciones están impactando fuertemente y, entre otras cosas, están afectando la salida de la producción con el deterioro de los caminos rurales…

“El problema no es sólo del extremo sudoeste de la provincia. Necochea, Balcarce, González Chaves, Tres Arroyos, San Cayetano, toda esa zona, la cosecha de soja recién nos estamos acercando a finalizarla y hay muchas zonas en donde se cosecha y no se puede sacar, quedaron en silobolsas esperando a que mejore el tiempo y se mejoren los caminos. Ese es otro problema grande que tenemos y otros de los desafíos por delante desde Carbap: la transitabilidad. Lo que son los caminos rurales, de tierra, son un desastre en gran parte de los partidos. Por supuesto hay partidos en donde han hecho bien las cosas pero hay otros distritos que son intransitables”.

¿Van a realizar planteos en la Provincia por esta situación?

“Hay gente de Carbap que está trabajando específicamente en este tema de caminos. La semana pasada estuvimos reunidos con gente del Frente Renovador, ya que ellos tienen un proyecto de ley sobre caminos rurales. Y lo que estamos viendo un común denominador en muchos partidos es que la plata que recaudan en concepto de tasa que debería ser afectada específicamente al mantenimiento y conservación de caminos, la usan para gastos corrientes, y no es así. Después, la producción no se puede sacar”.