Derechos Humanos PRO

Efecto “Guerra Sucia”: Policía reprimió a militantes que repudiaban los dichos de Macri

Fue previo al acto que el presidente encabezó en Mar del Plata junto al intendente Carlos Arroyo, quien días atrás se manifestó nostálgico de los años de plomo. Balas de goma y gas pimienta.

Luego de los controvertidos dichos del presidente Mauricio Macri, quien etiquetó de “guerra sucia” al genocidio perpetrado por la última dictadura cívico militar y afirmó desconocer el número de desaparecidos, militantes de diversas agrupaciones se manifestaron en las inmediaciones del sitio donde se realizó en Mar del Plata el acto que el jefe de Estado encabezó junto al intendente local, Carlos Arroyo, el cual también lanzó polémicas declaraciones que daban cuenta de su nostalgia hacia los años de plomo. Con banderas que llevaban la leyenda “30.000 desaparecidos” y otras alusivas a las políticas económicas implementadas, los manifestantes, que buscaban hacer visible sus consignas ante los ojos del presidente, fueron reprimidos por efectivos policiales.

 

Ezequiel Francomano, miembro de la agrupación Votamos Luchar, manifestó que cuando llegaron a San Lorenzo y 180 del barrio marplatense Belisario Roldán, apareció una camioneta policial y comenzó a disparar gases lacrimógenos y balas de goma. “Hay algunos compañeros heridos. Dispararon a unos metros de los compañeros, mujeres con bebés”, señaló al portal 0223.

 

Minutos más tarde, y a través de su cuenta en la red social Facebook, dicha agrupación de izquierda detalló: “Mientras un conjunto de Organizaciones Sociales y Políticas nos manifestábamos en las cercanías de donde sería el acto oficial del presidente Macri en la ciudad de Mar del Plata, la policía reprimió a los compañeros y trabajadores que avanzábamos hacia las inmediaciones del mismo. Las consignas eran claras: Abajo el ajuste y los tarifazos del gobierno contra el pueblo y 30.000 compañeros presentes”.

 

“No quedan dudas del carácter represivo y empresario del Gobierno actual, que lejos de atender las últimas manifestaciones masivas que se dieron a lo largo y ancho del país, resuelve con palos y balas la avanzada sobre las condiciones de vida de los trabajadores”, detallaron para condenar “las declaraciones del presidente y funcionarios sobre el papel de las fuerzas armadas en tareas internas, el refuerzo del aparato represivo en todos los estamentos y los decretos-proyectos para la instalación de bases militares en territorio Argentino o el protocolo anti piquetes”.

 

ACTO BREVE. Ante este panorama, el presidente realizó un escueto acto de dos minutos en el que aseveró: "Hay que usar la energía para construir, para pensar en el futuro, no para destruir", apuntó para cargar la responsabilidad del tenso momento en los cánticos y mensajes en su contra de los manifestantes reprimidos, en tanto que voces del oficialismo advirtieron que algunas personas arrojaron piedras hacia el auto en que se trasladaba el jefe de Estado y la gobernadora bonaerense.

 

Y añadió al respecto: "Esperemos que aquellos que creen que el camino es la agresión entiendan que hay que poner la energía en construir ese futuro que todos creemos (…) Vamos a terminar convenciéndolos que agredir no es el camino”.

 

Macri realizó la presentación de un programa de soluciones habitacionales acompañado de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y del intendente local, el polémico Carlos Arroyo, quien días atrás enfatizó en su pretensión de “lograr que el vecino de Mar del Plata vuelva a ser el vecino feliz de hace 40 años que podía caminar por la calle con tranquilidad”. Hace cuatro décadas, en 1976, el país empezaba a transitar la dictadura cívico militar más sangrienta de la historia. Esta semana, Macri  calificó de “guerra sucia” al genocidio perpetrado por el aparato represivo del Estado en aquellos años de plomo.

 

“Repudiamos la represión que llevo adelante el Estado nacional, con la complicidad de las gestiones locales en la ciudad de Mar del Plata”, puntualizó el mensaje de la agrupación Votamos Luchar.

 

El intendente de Neuquén, Mariano Gaido, quiere una tasa al combustible para subsidiar el boleto de colectivo.
movimientos sociales presentaran este jueves su plan de lucha contra el hambre

También te puede interesar