Fútbol y política

El PRO va por el club Quilmes, en llamas tras la gestión de Aníbal

Al plantel le deben cinco meses y la crisis es total. La oposición, unida e integrada por funcionarios de Martiniano Molina, avanza para intentar destronar al ex jefe de Gabinete y los Meiszner.

La gestión de Aníbal Fernández en el club Quilmes termina de la peor manera: el plantel profesional hace cinco meses que no cobra, no están entrenando y la crisis institucional es cada vez más profunda. En este contexto, cuatro agrupaciones opositoras vienen trabajando en conjunto para intentar destronar a un oficialismo que está en el poder hace más de tres décadas y hoy atraviesa su peor momento. El candidato saldrá de un grupo de funcionarios del gobierno de Martiniano Molina, que militan en el Cervecero.

 

La crisis por la que transita el club se acrecienta día a día, y quienes frecuentan esos pasillos se ríen cuando se les pregunta por el rol del ex jefe de Gabinete de la Nación: "Aníbal ni pisa el club; no lo pisó ni cuando era presidente, no es su estilo. Ahora ni atiende los teléfonos, ni tampoco lo llaman". Es extraño, porque en realidad al ex candidato a gobernador por el Frente para la Victoria se le terminó la licencia en el club desde el momento en que dejó el gabinete de la ex presidenta Cristina Fernández. Hoy debería estar gobernando, o al menos teniendo un protagonismo mayor.

 

"El club está totalmente acéfalo. El único plan que tiene la dirigencia es intentar semana tras semana que el domingo puedan abrir la cancha", le había comentado a Letra P una fuente allegada al club del sur del conurbano bonaerense, meses atrás. Hoy la situación está incluso peor.

 

Por todo esto, el panorama le hace un guiño a la oposición, tal vez como nunca antes. "La oposición tiene más chances que nunca", repiten en Quilmes. Aunque al mismo tiempo advierten que quienes intenten destronar al oficialismo deben poner toda la atención en el padrón -que no lo reciben hasta un mes antes de los comicios-. Históricamente, el padrón es manejado por los Meiszner.

 

Para los opositores, el contexto es muy distinto al de todos estos últimos años, en donde el peronismo gobernó la nación, la provincia y la ciudad. Hoy es el PRO quien comanda los hilos de los tres niveles del Estado y esto es favorable, porque varios de los integrantes de la oposición en el club son macristas. Los dos nombres que más fuerte suenan para ser la cara visible de la oposición son Uriel Vecchio -Agrupación Negra- y Marcelo Calello -Agrupación Rojo Punzó-. Aparte, hay otros jóvenes del PRO que también integran ese bando, como por ejemplo Guillermo Galetto -secretario privado del intendente-, de la Agrupación Celeste. La agrupación Blanca también forma parte del armado.

 

Como ya contó este portal en otra ocasión, la crisis en Quilmes no es nueva, sino que data de hace muchos años. El histórico José Luis Meiszner -hoy procesado ex secretario de la Conmebol- fue presidente del club y Aníbal su vice. Ambos protagonizaron una peculiar relación que se vio reflejada en la (no) gestión, con el equipo varias veces al borde del descenso, con deudas millonarias y manejos a contramano. En un momento determinado, el ex jefe de Gabinete de la Nación corrió al mandatario y le dijo que su momento había llegado. A partir de ahí, el manejo correría por cuenta de él (Aníbal). En julio de 2011, Meiszner renunció y se dedicó de lleno a su cargo de secretario ejecutivo de la presidencia de la AFA, como número dos del fallecido Julio Grondona. Semanas después, Aníbal se quedaba con el club. Quienes conocen los pormenores de la realidad del Cervecero relatan que se llegó a la gravísima situación de este 2016 por aquella vieja gestión de la dupla.

 

Hoy, si bien no hay fecha concreta, se estima que las elecciones se realizarán en el mes de julio. Hubo intenciones de adelantarlas para que la nueva Comisión Directiva que asuma pueda armar con tiempo el próximo plantel, pero eso no prosperó.

 

Andrés Meiszner aparece por el club de vez en cuando. La gestión la comandan el vicepresidente Carlos Coloma y Carlos Alonso, el tesorero. La estrategia electoral del oficialismo es candidatear a Rodrigo Scian, un joven que no tiene gran participación en la vida institucional, además de Roberto "Mata" Rodríguez, actual mandamás del club Berazategui y secretario general de los Empleados de Comercio de Quilmes, Berazategui y Florencio Varela. Coloma es resistido no solo por gran parte de los socios, sino también internamente, en la agrupación Azul y Blanca, con lo cual su virtual candidatura no sería tal.

 

"Este es el mejor momento de la oposición para ganar. Pero si pierden, lo van a tomar como una derrota verdaderamente dura, cosa que hasta el momento no pasaba, porque el contexto era otro", analizan en el sur.

 

el pj, dividido por kirchner, unido contra la ley omnibus de milei
Bartolomé Abdala y Ezequiel Atauche, senadores de La Libertad Avanza, durante el debate de la ley ómnibus. 

También te puede interesar