X
Letra P había anticipado que el confllicto le preocupaba especialmente. Balas de goma y carros hidrantes contra los manifestantes que obstruían parcialmente la autopista Ricchieri.
Redacción 22/12/2015 9:51

Un nutrido grupo de efectivos de Gendarmería Nacional arribó al corte de la Autopista Ricchieri donde operarios de la empresa avícola Rasic Hermanos (Cresta Roja) se manifiestan en búsqueda de una respuesta a su alarmante panorama laboral. Allí, los gendarmes procedieron al desalojo reprimiendo con balas de goma y carros hidrantes, arrastrando así a los trabajadores a un costado de la cinta asfáltica. La situación parecía haberse calmado, hasta que pasadas las 14 horas todo se convirtió en un escándalo, con varios heridos.

Tal como lo informó Letra P el pasado viernes cuando reveló la creación, por parte del gobierno de Mauricio Macri, de un Comité de Seguridad Humana para actuar en conflictos como el que se presenta sobre la Autopista Ricchieri, el caso de Cresta Roja preocupaba al presidente, ya que, a pocos días de asumir tras muchs años de reclamar que la protesta social no interfiriera la libre circulación por rutas y caminos, exhibe tensión social a los turistas extranjeros que se dirigen o salen del Aeropuerto Internacional de Ezeiza (ver notas relacionadas).

La orden de desalojar se produjo mientras en la Casa Rosada el jefe de Estado encabezaba su primera reunión de gabinete. Más allá de la promesa de no represión que habían recibido los representantes de los trabajadores de la empresa avícola, Gendarmería apostó este martes un nutrido operativo con el objetivo de desalojar la protesta que mantenía dos carriles liberados para poder acceder al aeropuerto de Ezeiza.

"Sufrimos una represión brutal. Ayer, nos habían dicho que podíamos seguir con el corte si dejábamos dos carriles liberados y, hoy, vinieron y nos dieron cinco minutos para liberar la autopista por orden del presidente Mauricio Macri. Tenemos entre 10 y 12 heridos", señaló Cristian Villalba, delegado de los operarios de la avícola.

El delegado de los operarios manifestó que los trabajadores seguirán a un costado de la autopista, en el campamento que mantienen desde las 16 del miércoles, en reclamo del pago de sueldos adeudados y un auxilio económico para salvar a la empresa. 

"Nos están pidiendo que liberemos por completo el tránsito. Vuelven a faltar a la palabra cumplida porque nos habían dicho que podíamos seguir con dos carriles liberados", recalcó otro operario mientras se producía el violento avance de la Gendarmería.

Cumpliendo con el protocolo

La violenta irrupción de Gendarmería en la Autopista Ricchieri se concretó luego de que el propio Macri confirmara la confección, por parte de su equipo, de un “protocolo” que apuntará a regular la protesta social. “Hay que practicar el arte del acuerdo, la forma de expresar reclamos apretando a los demás tiene que ver con el abuso”, espetó el mandatario nacional al respecto.

En la misma sintonía, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, recalcó: “Queremos que la manifestación tenga visibilidad, pero que eso no afecte a millones de ciudadanos", afirmando que el Estado será estricto para los que se manifiesten “fuera de la ley” y bregando por un “cambio cultural” sobre las protestas, despejando así el camino para el proceder de los gendarmes durante la mañana de este martes. 

Así, la funcionaria detalló que esta iniciativa del Gobierno tiene como fin que "el reclamo se circunscriba" a la manifestación y "no que la calle esté totalmente tomada". Más allá de estar en una “etapa preliminar”, todo hace advertir que ya comenzó a cumplirse con el "protocolo".

Macri ordenó reprimir la protesta de los trabajadores de Cresta Roja

Letra P había anticipado que el confllicto le preocupaba especialmente. Balas de goma y carros hidrantes contra los manifestantes que obstruían parcialmente la autopista Ricchieri. 

Un nutrido grupo de efectivos de Gendarmería Nacional arribó al corte de la Autopista Ricchieri donde operarios de la empresa avícola Rasic Hermanos (Cresta Roja) se manifiestan en búsqueda de una respuesta a su alarmante panorama laboral. Allí, los gendarmes procedieron al desalojo reprimiendo con balas de goma y carros hidrantes, arrastrando así a los trabajadores a un costado de la cinta asfáltica. La situación parecía haberse calmado, hasta que pasadas las 14 horas todo se convirtió en un escándalo, con varios heridos.

Tal como lo informó Letra P el pasado viernes cuando reveló la creación, por parte del gobierno de Mauricio Macri, de un Comité de Seguridad Humana para actuar en conflictos como el que se presenta sobre la Autopista Ricchieri, el caso de Cresta Roja preocupaba al presidente, ya que, a pocos días de asumir tras muchs años de reclamar que la protesta social no interfiriera la libre circulación por rutas y caminos, exhibe tensión social a los turistas extranjeros que se dirigen o salen del Aeropuerto Internacional de Ezeiza (ver notas relacionadas).

La orden de desalojar se produjo mientras en la Casa Rosada el jefe de Estado encabezaba su primera reunión de gabinete. Más allá de la promesa de no represión que habían recibido los representantes de los trabajadores de la empresa avícola, Gendarmería apostó este martes un nutrido operativo con el objetivo de desalojar la protesta que mantenía dos carriles liberados para poder acceder al aeropuerto de Ezeiza.

"Sufrimos una represión brutal. Ayer, nos habían dicho que podíamos seguir con el corte si dejábamos dos carriles liberados y, hoy, vinieron y nos dieron cinco minutos para liberar la autopista por orden del presidente Mauricio Macri. Tenemos entre 10 y 12 heridos", señaló Cristian Villalba, delegado de los operarios de la avícola.

El delegado de los operarios manifestó que los trabajadores seguirán a un costado de la autopista, en el campamento que mantienen desde las 16 del miércoles, en reclamo del pago de sueldos adeudados y un auxilio económico para salvar a la empresa. 

"Nos están pidiendo que liberemos por completo el tránsito. Vuelven a faltar a la palabra cumplida porque nos habían dicho que podíamos seguir con dos carriles liberados", recalcó otro operario mientras se producía el violento avance de la Gendarmería.

Cumpliendo con el protocolo

La violenta irrupción de Gendarmería en la Autopista Ricchieri se concretó luego de que el propio Macri confirmara la confección, por parte de su equipo, de un “protocolo” que apuntará a regular la protesta social. “Hay que practicar el arte del acuerdo, la forma de expresar reclamos apretando a los demás tiene que ver con el abuso”, espetó el mandatario nacional al respecto.

En la misma sintonía, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, recalcó: “Queremos que la manifestación tenga visibilidad, pero que eso no afecte a millones de ciudadanos", afirmando que el Estado será estricto para los que se manifiesten “fuera de la ley” y bregando por un “cambio cultural” sobre las protestas, despejando así el camino para el proceder de los gendarmes durante la mañana de este martes. 

Así, la funcionaria detalló que esta iniciativa del Gobierno tiene como fin que "el reclamo se circunscriba" a la manifestación y "no que la calle esté totalmente tomada". Más allá de estar en una “etapa preliminar”, todo hace advertir que ya comenzó a cumplirse con el "protocolo".