QUÉ SE JUEGA EL 25

Mendoza: Cobos, el salvavidas de Macri, y La Cámpora mete un pie en el Senado

El candidato de Cambiemos apuesta a la ayuda del ex vicepresidente para entrar al ballotage. Fernández Sagasti será la primera banca camporista en la Cámara alta. La pelea por la sucesión radical.

El posible cómodo triunfo de Julio Cobos en las elecciones del domingo en Mendoza no solo lo depositará en el Senado nacional. Con sus votos, el ex vicepresidente podrá hacer fuerza en el quinto distrito electoral del país para ayudar a Mauricio Macri a meterse en el ballotage. Mientras tanto, de cumplirse lo que anuncian las encuestas, su principal competidora, Anabel Fernández Sagasti, hará desembarcar a La Cámpora en el Senado.

 

Las elecciones primarias consagraron al ex gobernador de la provincia como el candidato más votado de Mendoza. Cobos – acompañado por la diputada provincial Pamela Verasay - obtuvo el 39 por ciento de los votos, tres puntos más que el frente Cambiemos completo, que cosechó el 36 por ciento entre los aportes de los tres candidatos que participaron de las PASO presidenciales, Macri, Ernesto Sanz y Elisa Carrió.

 

En tanto, el Frente para la Victoria, cosechó el 33 por ciento en la categoría presidencial y el 34 por ciento de los votos en la boleta de candidatos a senador, que encabezó la camporista Fernandez Sagasti, secundada por Omar Félix.

 

De mantenerse el resultado, Cobos y Verasay ingresarán al Senado a ocupar las bancas que dejan vacantes el presidente de la UCR, Ernesto Sanz, y la vicegobernadora electa, Laura Montero. El lugar correspondiente a la minoría quedará para Fernández Sagasti, que será la pimera representante del camporismo en llegar a la Cámara alta.

 

Según las encuestas que manejan tanto en el radicalismo como en el peronismo provincial, la distancia entre Cambiemos y el oficialismo se ampliará en las elecciones del domingo.

 

De acuerdo con los sondeos realizados en los últimos días, Cobos creció más de diez puntos en intención de voto desde las elecciones de agosto. Sin embargo, el senador no llegará a obtener los 51 puntos que le auguran las encuestas. El motivo: Macri “lo tira para abajo”, con los 35 puntosque le marcan los sondeos. En el cobismo aspiran a que el candidato a senador pueda el menos alcanzar el 42 por ciento. “Sacar 51 implicaría un corte de casi 150 mil votos. Es una cantidad imposible”, dicen. A lo largo de toda la campaña, Cobos intentó arrastrar a Macri hacia arriba sin hundirse en su propia intención de voto.

 

Pero la posible ampliación de la diferencia entre el peronismo y Cambiemos no solo responde al fenómeno de crecimiento empujado por Cobos, sino a la caída que mostró en las últimas semanas el Frente para la Victoria. Arrastrado por la profunda crisis financiera en la que deja sumergida la provincia el gobernador Francisco “Paco” Pérez, el candidato a presidente Daniel Scioli también cayó en intención de voto en las encuestas.

 

De acuerdo con los números que manejan en el oficialismo, del 33 por ciento que obtuvo en agosto, Scioli había caído al 27. Sin embargo, las encuestas indican que la lista completa del Frente para la Victoria se mantendrá cerca del 35 por ciento, empujado desde abajo por referentes locales.

 

Debido a la crisis de popularidad del gobernador -entre otras cosas, tuvo que pedir dinero a la Nación para pagar los sueldos del mes de septiembre-, tras las primarias Scioli no volvió a viajar a la provincia en busca de nuevos votos para el domingo 25. “La situación que deja Paco en la provincia es muy complicada. Daniel no puede ir a sacarse una foto con él, lo perjudica. Mejor dejar todo como está”, admitieron en el sciolismo durante los últimos días de la campaña. 

 

Para el peronismo, la elección del domingo será la muestra de que la provincia le dará la espalda por un largo tiempo. “Por ahora, Mendoza está perdida. Por un tiempo es irrecuperable”, dicen en el PJ. En junio, el radical Alfredo Cornejo derrotó en las elecciones a gobernador al peronista Adolfo Bermejo. Cornejo asumirá como nuevo gobernador el 10 de diciembre. 

 

Para Cobos, la definición del domingo tendrá más condimentos que las aspiraciones electorales propias. El mendocino era el dirigente con mayor intención de voto dentro del radicalismo y renunció a su postulación luego de que la Convención de Gualeguaychú coronara el acuerdo entre la UCR y el PRO, diseñado por Sanz y Macri.

 

El 25 Cobos tendrá en la mira – al igual que otros líderes del radicalismo, como Gerardo Morales, que tiene chances de convertirse en gobernador de Jujuy - cuál será el resultado de la alianza con el macrismo. Si Macri se mete en el ballotage y eventualmente se convierte en presidente, Sanz será ministro de Justicia y será el artífice del acuerdo que llevará al radicalismo de nuevo al poder.

 

Si Macri ni siquiera llega a la segunda vuelta, el radicalismo pedirá casi de inmediato la cabeza de su presidente. En ese contexto Cobos tendrá la oportunidad de hacer valer su caudal de votos y podrá intentar que se conviertan en poder real dentro del partido.

 

Maximiliano Pullaro se reunirá con Miguel Ángel Pichetto y Rodrigo De Loredo.
El enviado del FMI, Rodrigo Valdés, al que Javier Milei cuestionó.

También te puede interesar