Política

Budassi escracha a vecinos de “Nuevo Quilmes” pero desconoce el problema de subdivisión del predio

Letra P.- El titular de ARBA detectó que el 87% del country figura como baldío y debe más de dos millones de pesos en concepto del Impuesto Inmobiliario. Sin embargo, los vecinos le adjudican la culpa al Municipio y la Provincia por no subdividir el terreno.

Según los vecinos del barrio privado, el terreno no está subdividido y es por eso que figura una deuda. Al mismo tiempo, adjudican las medidas de la Agencia de Recaudación Bonaerense (ARBA) a una campaña mediática entre el Municipio y la Provincia, una interna política que tiene como principal figura a Iván Budassi.

 

Parece que el titular de la Agencia de Recaudación descubre irregularidades para estar en los medios, con la omisión de una investigación exhaustiva sobre lo que denuncia.

 

Esta metodología le trajo varios dolores de cabeza al gobernador Daniel Scioli, como cuando el recaudador tuvo que esclarecer que Franco Bagnato estaba al día con sus declaraciones impositivas, luego de, en contra de lo que supone el secreto a la ley de protección de datos, se  informara que la casa en la que el conductor vivía en la zona de Rumencó no estaba declarada.

 

“Hay deuda pero radica en otros problemas”, sostienen los propietarios que también apuntan al intendente de Quilmes, Francisco “Barba” Gutiérrez, quien compró un lote y piensa mudarse, al igual que otros funcionarios del distrito.

 

Del mismo modo, referente del kirchnerismo se ven envueltos en la disputa fiscal ya que se supo que el diputado nacional Carlos Kunkel adquirió un predio en el country, y el titular de Aerolíneas Argentinas y dirigente de La Cámpora, Mariano Recalde, hizo lo suyo con inversiones en acciones de la sociedad “Nuevo Quilmes”, la firma que desarrolló el emprendimiento inmobiliario, como informara La Política Online.

 

El titular del Juzgado en lo Contencioso Administrativo N° 1, Hugo Guarnieri, solicitó a ARBA el valor parcelario con el plano de la subdivisión aprobado por Geodesia (la dirección del Ministerio de Infraestructura bonaerense que realiza la cartografía de la provincia y exige el conocimiento del suelo en su aspecto geométrico, es decir, la división) para poder asignarlo a cada uno de los lotes correspondientes a los vecinos que la Agencia intima.

 

“Una vez obtenido el valor parcelario, se arman los revalúos junto con una cedula catastral por lote y se presenta el legajo para su registración en ARBA y Registro de la Propiedad Inmueble”, explicó el juez en su fallo al que accedió Letra P y agregó que “una vez registrado el plano de división (…) se deben otorgar: Escritura de División de Condominio y Adjudicación entre ‘Asociación Civil N.Q. SA’ y ‘Urbanizadora del Sur SA’, adjudicando a la primera las recreativas, etc. y a la última las parcelas residenciales. Escritura de constitución de servidumbres de paso /uso sobre espacios comunes etc. a favor de parcelas residenciales”.

 

Además, registradas las cedulas catastrales de cada lote, e inscriptas las escrituras de adjudicación y de constitución de servidumbres, recién se podrá proceder a la escrituración de cada parcela que poseen los distintos habitantes del barrio privado.

 

El mismo Guarnieri, obtuvo una medida cautelar cuando el Municipio reajustó el monto del ABL en el predio con una nueva ordenanza al respecto, donde los valores de la tasa “eran desmesurados”.

 

Fuentes de la Agencia de Recaudación, le aclararon al portal que no desconocen esta situación, sino que son los propietarios quienes deben informar tales datos.

 

“Nada tiene que ver ARBA en la subdivisión de las parcelas y la obligación de declarar una propiedad, según lo especifica la Ley de Catastro 10.707 y su reglamentaria, que establece que el propietario tiene la obligación de declarar si propiedad cuando tiene dos o más servicios o está en condiciones de habitabilidad”, dijeron.

 

Las medidas de la Provincia

 

ARBA descubrió que la mayoría de las construcciones del predio privado “Nuevo Quilmes”, ubicado en la localidad de Don Bosco, no estaban declaradas ante el fisco. En el predio había sólo 20 viviendas declaradas, por lo que el resto tributaba como baldío. Por esta irregularidad, la deuda conjunta en el Impuesto Inmobiliario supera los $ 2 millones.

 

Asimismo, corroboró que de los casi 60 mil metros cuadrados construidos en el barrio, 52 mil nunca fueron declarados por sus propietarios. El análisis fue a través de imágenes aéreas provistas por 18 satélites en órbita a través de drones (robots voladores), durante los últimos 36 meses y la inspección en el lugar.

 

En el informe del comunicado oficial del organismo que dirige Budassi, entre los metros cuadrados no declarados había 200 casas de lujo de aproximadamente 250 metros cuadrados cada una, confeccionadas con materiales de primera calidad y con instalaciones complementarias de categoría.

 

Por otro lado, también se detectaron 100 piletas de natación que no figuran en los registros catastrales de la Provincia.

 

Así, ARBA intimó a los propietarios de las construcciones a que regularicen su situación y si en un plazo perentorio no incorporan sus casas al catastro provincial, la Agencia lo hará de oficio a partir de las evidencias detectadas.

 

Javier Milei en España, un viaje carísimo
Entre Ríos: Edgardo Kueider desoye al PJ y aceita vínculos con La Libertad Avanza

También te puede interesar