SANTA FE

Patricia Bullrich no le cederá la cárcel federal de Coronda a Maximiliano Pullaro

Lo confirmó el subsecretario de Asuntos Penitenciarios, Julián Curi. El gobernador propuso terminar la obra y ponerla en marcha. Primer cortocircuito con la ministra.

Casi al pasar, el subsecretario de Asuntos Penitenciarios, Julián Curi, reveló el primer ruido que surgió en la relación entre Maximiliano Pullaro y Patricia Bullrich, un vínculo que venía sin rispideces desde la campaña electoral del año pasado. Se trata de la negativa por parte de la ministra de seguridad de cederle al gobierno provincial el control sobre la cárcel federal que se está construyendo en la localidad santafesina de Coronda. La oferta de quien ocupa el sillón del Brigadier había sido terminar las obras -están en un 90%- y administrarla con personal del Servicio Penitenciario Provincial.

El Centro Federal Penitenciario Litoral Argentino -tal su nombre oficial- está en construcción desde hace más de una década. Mientras el Estado nacional demoraba su finalización y puesta en funciones, la crisis de violencia en Rosario provocó una sobrepoblación en los penales santafesinos -donde además se alojan alrededor de 700 presos del sistema federal- que hizo urgente una ampliación de plazas. Con esos dos elementos a su favor -la demora inusitada y los presos federales en el sistema provincial-, Pullaro apuntó los cañones al complejo penitenciario no terminado.

Así las cosas, realizó la oferta desde sus primeras reuniones con el nuevo gobierno nacional. Lo hizo al encontrarse con el ministro de Justicia Mariano Cúneo Libarona y lo repitió cuando los asuntos penitenciarios pasaron a la órbita de Bullrich. La oferta era sencilla: poner la cárcel en funciones con personal penitenciario provincial y alojar allí a los presos federales, para separarlos de los detenidos por delitos comunes y descongestionar las cárceles provinciales, que hoy alojan unos 9 mil presos.

Sin embargo, la buena relación entre la ministra y el gobernador no alcanzó y tanto el final de la obra como la puesta en funciones de la cárcel seguirán siendo materia del Estado nacional. “Lo vamos a terminar prontamente y vamos a administrarlo”, dijo Curi en una entrevista con el programa “El Contestador”, de Radio 2.

“Sabemos que la provincia tiene internos que son del sistema federal, en la medida en la que podamos ir terminando esa cárcel vamos a ir incorporando a esos detenidos federales que son de la jurisdicción de Rosario a ese establecimiento”, amplió el funcionario. No dejó precisiones de plazos de obra ni de formación y nombramiento del plantel penitenciario necesario.

Curi dijo que el trabajo entre Nación y Provincia es “mancomunado” y que “la lucha de Pullaro es nuestra batalla, sabemos del esfuerzo personal que pone”, pero insistió con la negativa a cederle el control de la cárcel en cuestión al gobierno provincial: “Nuestro compromiso es tener eso y que sea administrado por el Estado nacional para la problemática de Rosario”. “Es un complejo federal”, sentenció.

Pullaro.Bullrich.png
Maximiliano Pullaro y Patricia Bullrich en campaña, cuando la sintonía fina halcona era total.

Maximiliano Pullaro y Patricia Bullrich en campaña, cuando la sintonía fina halcona era total.

El dato es importante por dos razones. Por un lado, es una solución rápida que se le frustra al gobierno provincial, que busca mitigar el acuciante problema de la sobrepoblación carcelaria, más aún desde la decisión que tomó el gobierno provincial de no alojar más detenidos en comisarías. Si bien en la Casa Gris trabajan paralelamente en el proyecto de construcción de una cárcel de máxima seguridad, lógicamente para esa opción los tiempos son más largos.

Por otro lado, significa la primera disidencia de Bullrich y Pullaro, dos halcones que mostraron afinidad e incluso hicieron campaña juntos en la última etapa haciendo gala de ese vínculo en materia de seguridad, nacido cuando ambos ocuparon las carteras de seguridad provincial y nacional entre 2015 y 2019. La negativa siembra además un interrogante más en la relación entre Pullaro y el gobierno de Javier Milei, ya magullada por la negociación de la Ley Ómnibus que encontró al santafesino como uno de los más duros detractores del capítulo fiscal.

Maximiliano Pullaro y Patricia Bullrich, en su primer encuentro de gestión.
Patricia Bulrich y Maximiliano Pullaro llegando al acto en el Monumento a la Bandera; en segunda fila el intendente Pablo Javkin y el concejal Lifschitz.

También te puede interesar