NUEVO GOBIERNO | CÓRDOBA

Martín Llaryora en el Centro: la zona núcleo como puerta de escape al encierro cordobesista

Junto a Pullaro y Frigerio, el cordobés busca que la zona núcleo sea un polo de poder. Ventajas y desafíos para el salto definitivo a la discusión nacional.

En medio del torbellino del día a día de la oposición, Martín Llaryora busca su espacio entre las diferentes ligas de gobernadores que van tomando forma en el nuevo mapa político nacional. Alejado del peronismo duro, esta semana pudo celebrar la suma de sus alfiles legislativos al bloque que compartirán con la Coalición Cívica y el pichettismo, y se esperanza con lograr que la Región Centro se convierta en un polo con peso específico para negociar con el gobierno deJavier Milei. En su plan de proyección, el gobernador de Córdoba quiere que el bloque regional nacido en 1998 adquiera densidad en la discusión nacional y logre lo que se propusieron, y no pudieron, sus antecesores, Juan Schiaretti y José Manuel de la Sota.

Volumen político

Mientras las 24 autoridades provinciales coinciden diariamente en un grupo de Whatsapp, Llaryora se concentra en la zona núcleo y construye puentes con referentes regionales de algunas de las provincias del noroeste. Sin embargo, dicen en su entorno, todo se hará a su debido momento.

En el presente, ya convive parlamentariamente con dirigentes que responden a Rogelio Frigerio, con quien tiene un pasado común en el peronismo de la última parte del siglo pasado. El gobernador de Entre Ríos tiene apenas dos años más que el cordobés, pero ya era funcionario cuando el mandatario de la provincia mediterránea daba sus primeros pasos en el PJ de Córdoba.

Llaryora y Giordano, junto a Diego Valenzuela, Diana Mondino, Rogelio Frigerio y Manuel Tagle, durante una charla en La Bolsa de Comercio de Córdoba.jpg
Llaryora y Giordano, junto a Diego Valenzuela, Diana Mondino, Rogelio Frigerio y Manuel Tagle, durante una charla en La Bolsa de Comercio de Córdoba.

Llaryora y Giordano, junto a Diego Valenzuela, Diana Mondino, Rogelio Frigerio y Manuel Tagle, durante una charla en La Bolsa de Comercio de Córdoba.

Maximiliano Pullaro es apenas un par de años más joven, pero la cercanía territorial y política se sustenta en los proyectos en común, que se continúan desde las gestiones de Schiaretti y Omar Perotti. El principal y más ambicioso, el acueducto biprovincial.

Llaryora tiene dos ventajas que le permiten perfilarse como el indicado para liderar el espacio, ya que mientras que Pullaro y Frigerio deben dar sus primeros pasos en administraciones a las que llegaron desde la oposición, el cordobés lo hace desde un proyecto que estira su cuarto de siglo en el poder y lo hace luego de haber de encabezado gestiones durante una década y media en San Francisco, Córdoba y la vicegobernación provincial.

Casualidad o no, la primera reunión de la nueva etapa para la zona núcleo se realizó esta semana en San Francisco, tierra natal del cordobés. Allí, la subsecretaria de la Región Centro de Santa Fe, Claudia Giaccone; el exdiputado entrerriano Jorge Chemes, y el secretario de Integración Regional y Relaciones Internacionales de Córdoba, Juan Carlos Massei, inauguraron el trabajo conjunto de cara a un proceso en el que se buscará “ponderar el fortalecimiento y la consolidación de la Región Centro de la mano de la integración, el federalismo y la generación de nuevas inversiones que impliquen más producción y más trabajo”.

Embed

Consciente de ese proceso, el cordobés saca a relucir sus dotes de tiempista y para la pelota confiado en poder espejar algunas experiencias previas, como la que protagonizó hasta no hace mucho tiempo a la par de los intendentes de Santa Fe y Rosario, Emilio Jatón y Pablo Javkin, en la batalla por los subsidios para el transporte.

“La idea es llevar esas acciones a la gobernación”, explican en su entorno. También reconocen que lo apretado de la agenda que impone el libertarismo obliga a moverse con cautela.

Quizás en marzo, con el panorama más claro, se pueda comenzar con algunas acciones”, advierten y, en ese mismo movimiento descartan que las cuestiones relacionadas con “las bases” que Milei envió al Congreso y el retorno del Impuesto a las Ganancias se vayan a trabajar de modo conjunto. En ese sentido, aseguran, esa discusión pasará por los bloques parlamentarios.

Primer empate

A comienzos de esta semana se oficializó la conformación del bloque Hacemos Coalición Federal, el nuevo espacio legislativo que representantes cordobeses alineados con el gobernador compartirán con referentes escindidos de Juntos por el Cambio, principalmente referenciados en la Coalición Cívica, el PRO y el Peronismo Federal.

También allí se mantendrá la dupla de representantes del socialismo santafesino. Como ya contó Letra P, con 23 votos, el espacio será uno de los árbitros del cuórum en la Cámara baja.

Martín Llaryora gobernador de Córdoba.jpg
Martín Llayora, gobernador de Córdoba.

Martín Llayora, gobernador de Córdoba.

Llaryora celebra esa nueva cuota de poder para sus aspiraciones nacionales, aunque lamenta no haber podido festejar un triunfo mayor a partir de la suma de las espadas legislativas provincialistas de Salta, Misiones, Río Negro y Neuquén, con quienes ya se había avanzado en negociaciones concretas para jugar “estratégicamente juntos” en los debates parlamentarios.

Más allá de eso, el cordobés confía en que el trabajo a la par de Gustavo Sáenz, Hugo Passalacqua, Alberto Weretilenck y Rolando Figueroa podría revitalizarse con el paso del tiempo.

A favor de esas intenciones se monitorean los pasos de un perfil provincialista que también marca las distancias con los grandes bloques de gobernadores que reúnen por un lado a los ocho mandatarios peronistas y por el otro a los diez alineados en lo que todavía se denomina Juntos por el Cambio.

llaryora, carrio y pichetto sellaron su alianza y seran la otra llave para el cuorum
pullaro y llaryora, dos jefes en boxes

Las Más Leídas

También te puede interesar