GUERRA TOTAL | OPOSICIÓN

El schiarettismo vuelve a escena para bancar a Martín Llaryora

Un sector sindical cercano a Juan Schiaretti y Alejandra Vigo se posicionan en la batalla nacional. La suma de voluntades y la importancia de la unidad.

En medio de la discusión abierta con el presidente Javier Milei, el peronismo cordobés se alinea detrás de la figura del gobernador Martín Llaryora y suma voluntades a la postura oficial del Partido Cordobés que deja de lado los ruidos internos. Con Juan Schiaretti en gateras, los ataques que llegan desde la Nación movilizan a los sectores cercanos al exgobernador y su esposa, la senadora Alejandra Vigo, que empiezan a explicitar su apoyo a la postura mediterránea en el debate nacional.

Este fin de semana, las 62 Organizaciones Peronistas salieron a bancar a Llaryora al indicar que “en materia productiva, su actuación fue fundamental para impedir un aumento a las retenciones en la exportaciones, como así también un aumento a las retenciones industriales, que de haberse dado hubieran 'herido de muerte' a nuestro aparato productivo”.

La unidad

La semana pasada, con Llaryora ubicado en su top tres de enemigos públicos, Milei arremetió contra los gobernadores que, entiende, fueron los responsables del fracaso de la ley ómnibus en la Cámara de Diputados. Aunque en el Gobierno relativizan la conexión directa entre el tropezón legislativo y el recorte, los ataques del Presidente coincidieron con la decisión de no enviar los montos correspondientes al Fondo de Incentivo Docente (Fonid) y el anuncio de terminar con el Fondo Compensador para el Transporte de las provincias. En ese mismo orden, desde diciembre se identificó la merma sustancial del envío de dineros para garantizar el funcionamiento de los comedores populares.

Todo eso generó una ola de rechazos que, como contó Letra P, terminó alineando también a diferentes referentes opositores, que también ven caer su capacidad de acción en la vida cotidiana de los pueblos y ciudades que les tocan gobernar.

En los hechos, según detalla un reciente informe de la consultora LCG, las transferencias automáticas a las provincias se encaminan a tocar su nivel más bajo desde 2007, recibiendo apenas un 28% del total recaudado en el año. En Córdoba, entienden entonces que los reclamos deben fortalecerse y plantearse desde la unidad.

Con un panorama gremial disperso a partir de las discusiones históricas que se dan en el seno dirigencial y un complicado inicio de relación entre los estatales y el gobernador, el posicionamiento de las 62 Organizaciones aparece como la punta de lanza de una convocatoria para dejar las diferencias a un costado.

WhatsApp Image 2024-02-11 at 15.47.02.jpeg

“El país necesita cordura si quiere traer inversiones y en estos momentos tan difíciles que está pasando el pueblo trabajador es muy importante lo que ha hecho el gobernador Martin Llaryora en Córdoba en termino de decisiones políticas”, destacó Ricardo Moreno, el titular de la histórica organización que se sumó activamente al armado del llaryorismo desde el trampolín viguista.

El dirigente resalta la decisión de “cuidar al campo, potenciar la obra pública y defender el sector de productivo”. En plan de poner en valor a la gestión, Moreno también destacó la importancia del anuncio a través del cual Llaryora aseguró que la provincia sostendrá los beneficios sociales para el transporte urbano, a pesar del tijeretazo nacional.

Hasta ahora, “las 62” fueron la única organización que, formalmente, salió a bancar al mandatario provincial.

¿Vuelve Schiaretti?

Con la rosca cotidiana oficialmente de regreso tras la discusión de la ley ómnibus y el inicio de sesiones en la Legislatura provincial, en el peronismo de Córdoba vuelven a asomar las conversaciones en torno a los roles que cada uno de los sectores ocupará en un día a día que vuelve a encontrar complicaciones en el plano nacional.

En ese sentido, como contó Letra P, la figura de Schiaretti volverá a ocupar un lugar central en la estrategia que, hasta ahora, se cargó al hombro Llaryora. A pesar de los ruidos que siempre se instalan en los pasillos de la política cordobesa, el sanfrancisqueño confía en que el rol de su antecesor será fundamental.

Embed

El regreso está prometido para marzo, aunque nadie precisa qué acciones serán las que acompañen esa vuelta. El retraso en la reactivación de la actividad en el Senado también retrasa la aparición pública de Vigo, la única representante del Partido Cordobés en la Cámara alta, que tendrá un rol fundamental en las negociaciones por venir en el cuerpo que conduce Victoria Villarruel.

La senadora Alejandra Vigo criticó nuevamente la baja del impuesto a las Ganancias.
Juan Schiaretti y Martín Llaryora, las dos puntas de una continuidad de gestión se empieza a encontrar las primeras dificultades en Córdoba. 

También te puede interesar