JUBILACIONES, EL DÍA DESPUÉS

Derrota y psicosis en el Gobierno: visita de Karina Milei a Menem y teléfono caliente de Francos

La hermana del Presidente fue a pedir explicaciones a Diputados. El jefe de Gabinete culpó a la oposición de la caída de los mercados. Rolandi se reunió con la UCR.

El consenso entre Unión por la Patria (UP) y la oposición no peronista tomó por sorpresa a la Casa Rosada, que esperaba que no hubiera canales de diálogo posibles y la sesión fracasara. No ocurrió.

Fuentes del Congreso aseguraron a Letra P que este miércoles el jefe de Gabinete se comunicó con líderes legislativos para expresar su preocupación. Los responsabilizó por la caída de las acciones de las empresas argentinas que cotizan en Wall Street.

Es el diagnóstico de Milei que al parecer el ministro coordinador tiene la orden de transmitir a sus nexos con el palacio legislativo. También inquietan a Francos los diálogos entre la oposición dialoguista y UP, que mostró plasticidad para negociar y propiciar golpes certeros al oficialismo.

Visita de Karina Milei

Menem recibió a la secretaria general de la Presidencia para repasar el fracaso legislativo. "Viene cada 15 días; no es una visita específica por la sesión", intentó desdramatizar su entorno.

Karina permaneció en el despacho de Menem aun cuando el presidente de la cámara baja asistió a un evento en el salón blanco organizado por la radical Natalia Sarapura, una de las más criticas de Milei.

Si bien es cierto que la funcionaria asiste seguido al despacho de Menem, también es verdad que nunca falta si hay una situación crítica en el Congreso. Frecuentó los pasillos en el verano, cuando Menem no conseguía los votos para tratar la ley ómnibus.

El riojano recibió el segundo golpe en 15 días: el anterior fue cuando el recinto abrió y definió un itinerario para debatir sobre presupuesto educativo. La UCR citó a una sesión con esos temas para el 3 de julio.

Según supo Letra P, el titular de Diputados trató convencer a Karina de que tendrá el número de votos necesarios para sostener un veto presidencial, aun cuando hubo 13 ausencias entre los dialoguistas. De repetirse, esos faltazos no le permitirán llegar al tercio del recinto necesario para proteger esa eventual decisión del Presidente.

Menem intentó frustrar la sesión de este martes, pero no pudo. Molesto, no convocó a reunión de labor parlamentaria y fue a la fuerza, citado por los jefes de bloque, con quienes está en negociaciones para aumentar las dietas. Sabe que si siguen congeladas, no podrá sancionar la ley ómnibus. Fuentes del Congreso informaron este miércoles que la suba sería menor al 80%, cifra que trascendió durante la sesión.

Molestia de Guillermo Francos

La primera muestra de fastidio del Gobierno se vio durante la sesión, cuando el ratificado vicejefe de Gabinete, José Rolandi, se reunió con autoridades del bloque radical en el despacho de Menem. Hizo un último intento fallido para postergar el debate. Le explicaron que ya era tarde: “Sos como el avestruz, escondés la cabeza y cuando te pegan aparecés”, lo definió un líder radical.

El funcionario buscó iniciar la negociación del articulado de la ley ómnibus y el paquete fiscal, pero en la UCR le explicaron que no era momento. Estaban discutiendo las jubilaciones. La bancada conducida por Rodrigo De Loredo recién opinará sobre las modificaciones en el Senado cuando se aprueben. “Vamos de una cosa por vez”, trató de calmarlo el cordobés.

El Gobierno apuesta a los 34 radicales en Diputados para sostener la versión original de artículos que puedan caerse en el Senado, como la privatización de Aerolíneas Argentinas, delegaciones y, sobre todo, las bajas de los mínimos imponibles de Ganancias.

Si la Cámara alta aprueba los proyectos la semana próxima, en el radicalismo esperan una sesión en Diputados antes de fin de mes. Por eso pidieron tratar los proyectos de presupuesto educativo el 3 de julio.

¿Cae Ganancias?

La reforma de Ganancias es el capítulo con menos chances de aprobarse en el Senado y en la Casa Rosada ponen todas las fichas en Diputados para ratificar la versión original, ante alguna modificación en el recinto vecino.

En la cámara baja, algunos referentes de Hacemos Coalición Federal (HCF) que hablaban con Rolandi se sorprendieron por la falta de llamados de estos días. “El trabajo institucional lo hace con los radicales. Es lo mejor que nos puede pasar: que nos den todo cocinado y ahí vemos”, sostuvo una fuente de ese bloque a Letra P. Pronto sonarán los teléfonos. Hay muchos nervios.

Con la sesión por jubilaciones encaminada, Rolandi se retiró nervioso este martes porque nadie en la Cámara baja quiso porotear la ley ómnibus. No le salió nada. Junto a María Irazábal Murphy, su coequiper, fueron también al Senado para chequear los preparativos para la sesión, que sería miércoles o jueves de la semana próxima.

No hubo reuniones formales entre los jefes de bloques, pero sí existieron llamados para coordinar la votación. El más interesado en que no se desmadre todo en el recinto es el jefe de la UCR, Eduardo Vischi, uno de los que telefonea a sus colegas y habla casi a diario con Rolandi.

Una de las preocupaciones del correntino es cómo votar. Planea un guion en el que se puedan aprobar títulos sin disidencias y abrir el debate de los artículos sólo cuando haga falta. El itinerario recién se definirá en una reunión de labor parlamentaria, que sería el martes próximo.

Francos ya no presta atención al Senado: dialoga con gobernadores y apuesta a ordenar a la oposición en Diputados que le permitió su primer triunfo legislativo, el 30 de abril.

golpazo para milei: el kirchnerismo, la ucr y fuerzas provinciales aprobaron una suba de jubilaciones
Javier Milei. 

También te puede interesar