Elecciones 2023

La única verdad es la economía

Los economistas de JxC serán protagonistas en la mesa de este lunes. Los beneficios del eje central del año electoral que es todo ganancia para la oposición.

Ante las múltiples señales de inicio del año electoral, la política comienza a quitarse las máscaras y los debates van al hueso. Si de comicios se trata, el tema de fondo es la economía –en particular la inflación– y en el plano de la superestructura, un nombre: el de Sergio Massa.

 

Invitados a exponer en el mediodía de este lunes por la mesa nacional de Juntos por el Cambio, los referentes económicos del espacio advertirán sobre la herencia económica que dejará el gobierno panperonista. Hernán Lacunza, jefe del equipo del PRO y hombre de confianza de Horacio Rodríguez LarretaLuciano Laspina, el economista de consulta de Patricia Bullrich; el referente de Gerardo MoralesEduardo Levy Yeyati, y Matías Surt, de la Coalición Cívica, tendrán la ocasión de dejar de lado sus diferencias –que las tienen– y apuntarle todos los cañones al Frente de Todos.

 

La movida es inteligente y sirve a varios propósitos.

 

Por un lado, obviamente, pegarle al Gobierno. En segundo lugar, poner el foco en lo que une a esas tribus, la economía, y no en lo que las separa, buena parte de lo demás, desde las ambiciones personales a las ideas en temas no menores, pasando por asuntos de estrategia cruciales como qué hacer con Javier Milei y el voto de la ultraderecha.

 

Tercero, poner en el centro del debate lo que, seguramente, definirá la puja en las urnas y lo que constituye, hasta el momento, la principal fragilidad del oficialismo.

 

Cuarto, sacarse presión, en caso de llegar al poder, con el rap de "la herencia recibida", algo que, lamentablemente para la población argentina, una vez es más cierto.

 

Quinto, preparar a la gente para justificar, en caso de triunfo, los rigores fiscales, monetarios, previsionales y laborales que se preparan en sus cocinas.

 

Finalmente, sexto, y para nada menor, desgastar por las dudas a Massa, el único presidenciable que despierta alguna expectativa en Todos, sobre todo porque su mera postulación supondría que esa alianza podría mostrar algo positivo en la gestión de la economía, en particular una moderación de la inflación.

 

La realidad

El IPC se probará el jueves 14, cuando el INDEC difunda el índice de inflación de enero, como un hueso duro de roer. Una vez más.

 

Para peor, este mes también augura dificultades por el lado de los alimentos, que los pícaros proveedores remarcaron fuerte entre los Precios Justos 1.0 y 2.0.

 

De modo especialmente sensible presiona la carne, la incumplida promesa del asado peronista de Alberto Fernández. Por eso, el ministro prepara un esquema de precios administrados en ese mercado y en el turismo. Para las carnicerías, se dispone a lanzar un descuento del 10% –con un reintegro máximo de 1.000– para las operaciones que se realicen con tarjeta de débito.

 

Si se trata de alinear los precios de la economía, como pedía tiempo atrás Cristina Fernández de Kirchner, el superministro también deberá caminar por el filo de la cornisa en materia tarifaria, haciendo equilibrio entre el ajuste fiscal que debe cumplir ante las revisiones trimestrales del Fondo Monetario Internacional (FMI) y las posibilidades de pago del público usuario, que, si debiera enfrentar los aumentos de hasta el 300% que piden las distribuidoras eléctricas, se quedaría sin buena parte de su capacidad de consumo.

 

El desempleo como resultado de la contracción económica.
Quiénes son los socios de Raúl Jalil para la explotación del litio en Catamarca

También te puede interesar