RODRIGO DE LOREDO

"Gracias a Llaryora vamos a recuperar muchas intendencias en Córdoba"

El precandidato radical a gobernador de Córdoba apunta por primera vez a su rival. Las trabas con Juez. Juzga "minoritario" al radicalismo que flirtea con HxC.

CÓRDOBA (Corresponsalía) Por primera vez, Rodrigo de Loredo apunta directamente al candidato de Hacemos por Córdoba (HxC) para las elecciones provinciales de 2023.

 

En diálogo con Letra P, el precandidato a gobernador por la UCR prefiere la ironía y agradece a Martín Llaryora y, en su nombre, a todo el schiarettismo, por una acción que, cree, terminará favoreciendo las chances de Juntos por el Cambio (JxC): alinear la convovatoria a las urnas en los municipios con el calendario provincial. Respecto del coqueteo con el oficialismo que despliega el trío díscolo de intendentes radicales que integran Myrian Prunotto, Carlos Briner y Gustavo Benedetti, De Loredo pondera al grupo de autoridades municipales que lo acompaña y señala que "lo que ha quedado afuera es minoritario". 

 

Sobre la indefinición de las candidaturas en la alianza opositora, el jefe del bloque de Evolución UCR en la Cámara de Diputados traslada las responsabilidades a su rival, Luis Juez. No obstante, cree que aún tienen tiempo y destaca que tampoco quieren apurar resoluciones ante un peronismo que especula con las fechas del calendario electoral. Pragmático, afirma que prefiere a una figura radical con la camiseta cambiemista en la carrera presidencial, pero condiciona su apoyo a las posibilidades reales de triunfo.

 

-A dos meses de su postulación para la gobernación hay dirigentes radicales que creen que finalmente se va a inclinar por la intendencia de la capital.

 

-No me detengo a pensar en esos análisis, trato de corresponder con las cosas que decimos que vamos a hacer. Siempre se nos subestima en lo que decimos, pero hemos hecho todo lo que hemos dicho. Somos la única expresión política que ha tenido una curva de crecimiento exponencial y disruptiva. El tiempo nos va a encontrar liderando la potencialidad electoral en Córdoba.

 

-¿Descarta ir por la ciudad? ¿No lo considera siquiera como plan B?

 

-Si decimos que las encuestas nos dan para ganar la provincia, no va a haber poder de Dios que nos haga cambiar de opinión al respecto. También estamos diciendo que si hay un candidato que tiene 10 puntos más que nosotros, no vamos a llevar a JxC a ningún capricho personal.

 

-Juez también dice que no se bajará.

 

-Sí, arrancó diciendo eso, pero ahora también dice que será candidato el que esté en mejores condiciones. Todavía falta.

 

-El tiempo pasa y no han resuelto aún la fórmula.

 

-Tenemos una competencia transparente, argumentada y honesta para ver quién está en condiciones de ganar. Hay un compromiso de ambos: creemos que al peronismo le vamos a ganar y estamos convencidos que el candidato tiene que ser el que pueda lograr ese triunfo. Pese a eso, nuestras relaciones son cordiales, afectuosas, de respeto.

 

-Dice que están en buenos términos. Para rubricarlo falta el reglamento para la definición de las candidaturas. ¿Por qué la demora?

 

-Sí, ahí hay un punto sobre el cual no nos estamos pudiendo poner de acuerdo. Nosotros no concebimos cómo se puede ordenar sin un método reglamentado un proceso que excede los nombres de dos candidatos, porque define legisladores, tribunos de cuentas, intendentes, concejales en cientos de municipios. JxC tiene que representar la vuelta a la institucionalidad, el cumplimiento de la ley. Difícilmente nosotros ofrezcamos eso a la sociedad si no podemos dárnoslo hacia adentro como coalición.

 

-Todo parece sintetizado en que usted quiere internas y Juez prefiere un consenso basado en encuestas.

 

-Así arrancó el proceso, pero han pasado cosas. Recibimos una serie de contrapropuestas que de forma vaga nos fueron acercando y a todas les fuimos diciendo que sí. Estamos dispuestos a que si hay interna, el que pierde vaya de vice, a que haya una encuesta vinculante, que si uno tiene más de 10 puntos que el otro no haya interna y que el que está segundo sea el vice. Aún así, aceptando todo, no estamos logrando que el Frente Cívico esté dispuesto a firmarlo. Vamos a seguir bregando por persuadirlos.

 

"Lo que ha quedado afuera es minoritario"

-¿Qué opina de los intentos de Hacemos por Córdoba para sumar intendentes radicales?

 

-Yo le agradezco a Martín Llaryora y al costosísimo aparato de HxC, que presiona a sus intendentes para obligarlos a pegar las elecciones, porque eso nos va a permitir recuperar el gobierno de muchas ciudades. Si los están obligando es porque los intendentes del PJ no quieren, porque saben que están en riesgo. Les agradezco porque nos están armando el proceso sistémicamente en términos provinciales. Gracias a esa actitud de vieja política, de creer que un poder central es dueño de los pueblos y la voluntad de la gente, vamos a recuperar importantes ciudades que hoy gobierna el PJ.

 

-Usted también cuenta con el apoyo de un grupo de intendentes.

 

-Son el pilar de todo el armado. Me he dedicado este año a hacer sentir a todos esos otros intendentes, que por circunstancias anteriores no estuvimos juntos, a que integremos una misma cosa. Hice un brindis de fin de año en mi casa y estaba el 100% de los intendentes.

 

-También hay un grupo de intendentes que pedían un candidato radical y que no creen en su postulación. Lo acusan de especular.

 

-Es una foto de la interna que pasó. Eso hoy está unido. Lo que ha quedado afuera es minoritario, en el espectro de la totalidad de los gobiernos radicales. 

 

"Ser prácticos"

-Este fin de semana llegan Horacio Rodríguez Larreta y Gerardo Morales a Córdoba. Usted no estará.

 

-Me gustaría acompañarlos, pero me tomaré unos días. Si Horacio viene en febrero lo acompañaré. Si viene Patricia Bullrich también y a Morales va de suyo, porque es presidente de mi partido.

 

-Hablamos de presidenciables de JxC. En esa lista hay que añadir a Mauricio Macri y Facundo Manes. ¿Tiene definido a quién brindaría su apoyo?

 

-Como radicales siempre anhelamos que haya un radical competitivo. Mi acompañamiento al partido tiene ese planteo: que tenga dirigentes que puedan ganar. Si eso no sucede, tenemos que ser prácticos y me inclino por fórmulas cruzadas. Dicho esto, los candidatos del PRO también son competitivos y no descarto que Macri tome la decisión de competir.

 

-Menciona a Macri. En los últimos meses se mostraron juntos.

 

-Tenemos una buena relación. Es honesta y franca, porque nos ha tocado estar juntos y nos ha tocado competir en la interna: le ganamos a la propuesta que él apoyó en 2021, pero quienes tenemos una mirada plural, no hacemos un drama de esas diferencias de coyunturas.

 

-Se infiere que usted es su preferido en la interna cordobesa. ¿Cómo influye en su estrategia para acercar figuras del PRO a su postulación?

 

-Tengo una construcción muy local, nuestra decisión es autónoma. Que haya actores nacionales de prestigio, que tengamos más o menos simpatía con uno o con otro, nadie se puede enojar. Le pasa a Luis, me pasa a mí.

 

-¿Ve a Juan Schiaretti candidato a presidente?

 

-No. Veo un juego del peronismo que está tocando todas las puertas para ver cuál se abre, porque tienen un comicio extremadamente reñido. Son ultrapragmáticos y su prioridad es mantener el gobierno de Córdoba. No pudieron dividir a la oposición, tuvieron muchos problemas de gestión, las encuestas no les dan, entonces están tratando de desteñir la identidad de JxC tocando distintas variantes.

 

Rodrigo De Loredo, jefe del bloque UCR, clave para el destino del decretazo. 
Gustavo Valdés (Foto: NA / Damián Dopacio)

También te puede interesar