31|1|2023

Un hombre de Kicillof instala su candidatura a intendente de La Plata

10 de enero de 2023

10 de enero de 2023

El concejal Guillermo Cara comenzará en febrero su campaña. Cercano a Bianco y al ministro Alak, desafía al macrista Garro. Laboratorio kicillofista en marcha.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) En el río revuelto del peronismo platense, un dirigente alineado al gobernador Axel Kicillof ya levantó la mano y avisó que instalará a partir de febrero su candidatura a intendente de la capital bonaerense, donde las distintas tribus del Frente de Todos (FdT) intentarán disputarle el municipio al macrista Julio Garro.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Se trata del concejal Guillermo Cara, uno de los hombres fuertes del bloque del FdT en el Concejo Deliberante platense, banca a la que llegó de la mano de quien fuera su referente político, Victoria Tolosa Paz, de quien se alejó políticamente en 2020 para pasar a jugar alineado al gobernador.

 

“Nano” Cara está decidido a instalar su candidatura a intendente con una campaña que comenzará en los próximos días con una pegatina de afiches en las calles de la ciudad y con una campaña comunicacional en donde trabajará en el conocimiento de su figura como posible candidato.

 

Se convertirá así en el primer dirigente del peronismo en blanquear su aspiración de pelear por la intendencia con el padrinazgo político de Kicillof y de tres figuras de su gabinete con quien Cara trabaja desde hace unos años: el jefe de Asesores, Carlos Bianco; el ministro de Desarrollo Agrario, Javier Rodríguez, y el ministro de Justicia, Julio Alak.

 

Alak, con quien Cara está muy cercano, es justamente el hombre elegido por el gobernador para intentar ordenar el complicado escenario del peronismo platense, dominado en los últimos años por la disputa encarnizada y nunca resuelta entre Florencia Saintout y Tolosa Paz.

 

El gobernador y su círculo político más cercano, que tiene a Bianco como una de las figuras más gravitantes, apuntan los cañones a la capital de la provincia, donde Garro parece encaminado a obtener una segunda reelección ante un peronismo fragmentado, enfrentado entre sí y sin un ordenador que pueda unir las partes.

 

Aunque en la gobernación platense repiten una y otra vez que no está en su espíritu construir un “axelismo” en la provincia de Buenos Aires, la intervención de AK en La Plata es innegable.

 

Cara, junto al ministro Alak.

La Plata podría servir como una suerte de laboratorio político para el kicillofismo nonato. De hecho, en las últimas elecciones legislativas, desde el palacio de Calle 6 solo pidieron dos nombres para las listas seccionales y uno fue el de la actual diputada platense Lucía Iáñez, del espacio del ministro de Justicia.

 

El mascarón de proa de esa intervención de Kicillof en el escenario político platense es justamente Alak, cuatro veces intendente platense, el hombre que tiene diálogo con todos los sectores y al que muchos quieren ver convertido en candidato nuevamente para intentar recuperar el enorme caudal de votos históricos del peronismo que migró hacia Garro.

 

Alak, quien, como contó Letra P, ya indicó que a partir de febrero saldrá a ponerse la campaña del FdT platense al hombro, no descarta ser él mismo el candidato, aunque jura que no tiene ambiciones personales.

 

En ese marco, la inminente salida a la cancha electoral de Nano Cara es muy significativa. El actual concejal -a quien Kicillof intentó convertir en presidente del bloque- juega su propio juego después de estar alineado a la diputada Tolosa Paz y, con la venia de Bianco y Alak, tiene decidido anotarse en la carrera por la intendencia.

 

Cerca de Cara aseguran que están dispuestos a sentarse en una mesa que “ordene” ese escenario a futuro. Pero, por ahora, se anotan para la partida.