27|11|2022

Residuos: en medio de la polémica, Montenegro recibe una propuesta alternativa

18 de septiembre de 2022

18 de septiembre de 2022

Iniciativa Privada, de larga operatoria en rellenos, presentó un plan que abarca ejes relegados por el turbulento pliego del municipio. 

Escala el debate por el futuro del manejo de los residuos en Mar del Plata, a partir del polémico pliego licitatorio que giró la gestión de Guillermo Montenegro al Concejo Deliberante, expediente que dispara crecientes sospechas de direccionamiento hacia empresas sin experiencia en el manejo de residuos que, a pesar de ello, hoy tienen las riendas del Polo Ambiental local gracias a una emergencia dictada por el intendente luego de que él mismo cortase abruptamente el convenio con la CEAMSE.  

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

A tono con los ruidos estridentes del pliego presentado por el municipio PRO, está el llamativo silencio que irradia al bloque del Frente de Todos (FdT). En la Comisión de Ambiente del Concejo, la abstención de esa bancada pavimentó el camino para el avance sereno del expediente, mutismo incluido de la concejala Sol de la Torre que, en febrero último, había denunciado que era "un desastre" la gestión de residuos del Polo Ambiental, ya por ese entonces a manos de las empresas inexpertas que encajan perfecto en el molde licitatorio que empuja el macrismo con el silencio ensordecedor del kirchnerismo. La grieta parece cerrarse frente a ciertos temas, de los cuales (para algunos) es mejor no hablar. 

 

¿Los lazos gremiales de algunas de las empresas recolectoras incidirán en el temperamento de la bancada del FdT al punto de que, por primera vez, no se planten frente a un expediente que envuelve de sospechas al municipio PRO? Una jornada clave para conocer cómo seguirá el asunto será este lunes, cuando el pleigo se aborde en la Comisión de Legislación del deliberativo.

 

No obstante, por fuera de las arenas movedizas del escándalo que lo envuelven, el gobierno municipal recibió en las últimas horas un proyecto alternativo bajo la modalidad de “Iniciativa Privada” y que contempla aspectos clave que fueron omitidos del nebuloso pliego municipal. Se trata de una propuesta ambiciosa -con inversiones por alrededor de $2.250 millones- que fue girada por la empresa de ingeniería ambiental Estrans S.A, la cual concentra una experiencia de casi dos décadas en la operación de rellenos sanitarios, como así también en la construcción de obras referidas al rubro y en servicios conexos, como la captación y tratamiento de líquidos lixiviados.

 

Los ejes centrales del proyecto, al cual tuvo acceso Letra P, contemplan acciones que van de lo urgente al largo plazo. Como contó este medio a partir de lo recabado por especialistas en la materia, el predio de residuos marplatense está al borde del colapso. El módulo actualmente en operación tiene previsiones máximas de seis meses de vida útil hasta su colmatación. Frente a eso, Estrans propone la construcción de un nuevo módulo en un plazo estimado entre los dos y tres meses. 

 

Asimismo, contempla la ampliación y mejora de la Planta Social, donde se desempeñan cerca de mil recuperadores urbanos, siendo éste un punto olvidado por el pliego de Montenegro que había generado el malestar del Arzobispado marplatense, atento al crítico panorama socio-económico de las personas que se abocan a esta actividad allí. 

 

La firma especialista en materia ambiental apunta a efectivizar con el municipio un contrato mixto -obra más operación-, donde se compromete a realizar las mencionadas obras, además de la operación de los residuos entre ocho y diez años. En dicha propuesta, la empresa asume íntegramente el costo de las obras referidas, que implican una inversión de aproximadamente $2.250 millones, con la modalidad ‘llave en mano’ y financiando las mismas al municipio por el tiempo que dure la operación.

 

Al respecto, se destacó que esa modalidad resuelve favorablemente la necesidad de inversión “ya que representa para el municipio la construcción de un nuevo módulo, con una financiación conveniente para la hacienda pública y, además, evita la posibilidad de que resulten empresas distintas las que realizan las obras de infraestructura y aquella que opera el predio”, aspecto sobre el que dieron cuenta de antecedentes perjudiciales en términos económicos y ambientales para las comunas que lo implementaron, ya que redunda en una duplicación de costos operativos y confusión de responsabilidades. 

 

A diferencia de eso, la propuesta que le presentó Estrans a Montenegro hace foco en el tándem de la sustentabilidad ambiental y el beneficio económico para las arcas municipales, además de poner énfasis en el perfil social del predio, donde hoy numerosos recuperadores urbanos trabajan en condiciones infrahumanas, inmersos en montes de basura. 

 

Para revertir esa foto, la iniciativa propone obras de infraestructura para poner en valor las instalaciones existentes, duplicando la superficie cubierta, refuncionalizando la cinta de separación con que se cuenta y adicionando una más a la par, lo cual generaría de movida 150 puestos de trabajo, además de los 20 previstos para la realización de la obra. Sumado a eso, la empresa propuso al Municipio la implementación de un programa de inclusión social “teniendo en cuenta aquella realidad y la encomiosa y plausible demanda del Arzobispado local, formulada a través de la Mesa del Diálogo por las Periferias”.

 

En suma, el proyecto se basa en “una técnica constructiva propia de la ingeniería de rellenos sanitarios que permite la segmentación del módulo, con compatibilización de celdas de disposición, de modo de resolver con el mayor grado de eficiencia posible los tiempos y costos que la tarea insume, a la par de optimizar la capacidad receptiva de los módulos”.

 

Estrans inició su actividad en 2003 en el Complejo Ambiental Villa Domínico, continuando en 2004 en el relleno sanitario de Ensenada, el cual recibe los residuos de La Plata y de la Región Capital bonaerense. Desde 2017, la empresa opera además en el Complejo Ambiental González Catán, emplazado en el distrito más populoso del país, La Matanza. 

 

Hoy, esta firma dispone de más de 3.500 toneladas de residuos día y, en 2021 llegó a las 4500 toneladas diarias, lo cual la ubica como la segunda empresa de Argentina en la cantidad de toneladas operadas en relleno sanitario, secundando al Grupo Roggio, que opera el Complejo Norte III.

 

Más aún, durante un año -entre julio de 2020 y julio de 2021- Estrans operó el relleno sanitario que asiste al distrito de General Pueyrredón, donde ingresó vía licitación pública de la CEAMSE.  Allí cesó en su operatoria, luego de la decisión intempestiva de Montenegro  de no prorrogar el contrato con la CEAMSE. 

 

En la empresa destacan que nunca tuvieron sanciones ni denuncia ambiental alguna durante sus dos décadas de labor en el rubro y que, en el caso de su tarea en Mar del Plata, cuentan con las correspondientes “líneas de base ambiental” que dan cuenta, tanto del estado en que recibió el predio, como de la situación al momento de su retiro.