FASE M

Diputados aprobó dos textos fiscales clave antes del ingreso del Presupuesto

El Consenso Fiscal 2021 y la prórroga de impuestos coparticipables pasaron al Senado antes del inicio del análisis de los números para el año próximo. Al filo.

Poco antes de la medianoche, en la última media hora de este jueves, el oficialismo alcanzó a combinar en la Cámara de Diputados los tiempos legislativos con las necesidades políticas del Ministerio de Economía. A las 23.46, luego de 9 horas de debate, el recinto aprobó la prórroga hasta 2027 de siete impuestos coparticipables. La votación fue muy ajustada y se concretó tres horas después de la aprobación del Consenso Fiscal 2021. Fue mientras se concretaba el ingreso del proyecto del Presupuesto 2023. Entró a las 23.45, sobre el filo del límite permitido, pero ocurrió cuando ya se habían quedado fuera del radar dos asuntos fiscales que se habrían transformado en un obstáculo para las negociaciones que vienen. 

 

De ese modo el Frente de Todos consiguió, luego de una compleja negociación con la oposición, enviar al Senado dos textos fiscales ineludibles cuando todavía no se conocían los detalles del plan de cuentas nacionales para el año que viene. Será el examen más exigente que deberá afrontar el Gobierno luego del naufragio del tratamiento del Presupuesto 2022 a fines del año pasado. Para Sergio Massa será un doble desafío: como jefe del Palacio de Hacienda le tocará afrontar una negociación que en 2021 transitó al frente de la Cámara Baja.

 

La sesión empezó a las 12.56 del jueves con el tema más extenso y concluyó a las 3.23 del viernes. El debate del Consenso Fiscal duró siete horas y luego de las 20 repitió la foto del Senado: un respaldo del oficialismo y una votación dividida de Juntos por el Cambio, aunque la mayoría se opuso. El texto fue aprobado por 136 respaldos, 108 rechazos y cuatro abstenciones. La cantidad de votos en contra obligaron al oficialismo a empujar acuerdos con la angosta avenida del medio del recinto. Los 136 votos positivos combinaron los 117 votos del Frente de Todos con los apoyos opositores de los interbloques Federal y Provincias Unidas, junto al monobloque del Movimiento Popular Neuquino (MPN) y uno de los dos integrantes del bloque SER. 

 

Esa acumulación llegó a los 130 votos, pero sumó cinco voluntades provenientes del radicalismo, vinculadas a los tres gobernadores de la UCR y una del PRO. Dos aportes de JxC corrieron por cuenta del gobernador correntino Gustavo Valdés. Lo ejecutaron su correligionario Jorge Vara y la macrista Sofía Brambilla. El jujeño Gerardo Morales, que preside la UCR, impulsó a sus dos diputados Jorge Rizzotti y Gustavo Bohuid, mientras que el mendocino Rodolfo Suárez contó el apoyo de Julio Cobos y la abstención de Pamela Verasay, Jimena Latorre y Lisandro Nieri los otros tres legisladores de JxC por esa provincia. Hizo lo mismo el catamarqueño Fernando Monto. Sorprendió el radical formoseño Fernando Carbajal, que avaló con su voto la firma del gobernador peronista Gildo Insfrán. En total hubo 100 votos en contra de JxC y cuando llegó el momento de votar se ausentaron una legisladora de la Coalición Cívica, dos macristas y tres radicales. 

 

Los rechazos incluyeron a los cuatro escaños de la izquierda trotskista y tres de los cuatro miembros de la ultraderecha. La diputada Carolina Píparo, de La Libertad Avanza, no fue. 

 

Después de las 21 comenzó un debate que fue incluido el día anterior en el temario de la sesión especial. Fue luego de otra intensa negociación que se cerró en la noche anterior, cuando estaba concluyendo la primera visita del jefe de Gabinete, Juan Manzur, para brindar informes sobre la gestión del Gobierno al recinto. Con ese acuerdo previo se destrabó el tratamiento de la prórroga de los impuestos a las Ganancias, a los Bienes Personales, al Cheque, al Capital de la Cooperativa, al Tabaco y el régimen simplificado, conocido como Monotributo. El proyecto, que fue enviado por Silvina Batakis durante su breve paso por Economía, también incluye la prórroga de las asignaciones específicas del Impuesto al Valor Agregado (IVA). 

 

El proyecto propone la extensión de las prórrogas hasta 2027, es decir que incluye el próximo año de mandato del presidente Alberto Fernández y los cuatro siguientes de quien gane las elecciones de 2023. El primer artículo también sumaba el segundo componente del proyecto que alarga las asignaciones específicas.

 

El oficialismo aceptó separar los dos conceptos y permitió contener parte de los planteos de la oposición, aunque no hubo acuerdo en torno al dictamen de minoría de JxC que buscaba reducir las alícuotas de Bienes Personales. El tema es una herida abierta para el conglomerado opositor porque el año pasado, durante el naufragio de las negociaciones por el Presupuesto 2022, lograron los votos necesarios para emplazar al cuerpo a tratar la reducción de ese gravamen. En la sesión no sumaron los votos necesarios y el oficialismo impuso su dictamen y pudo aumentar las alícuotas. 

 

Ese tironeo originó un debate corto y una votación en general que llegó a los 129 votos positivos y 100 negativos. Sólo hubo 18 abstenciones, en su mayoría de la Coalición Cívica. El oficialismo tuvo que afrontar los dos rounds fiscales con 116 votos porque el diputado Sergio Palazzo estaba ausente por razones de salud y la presidenta de la Cámara, Cecilia Moreau, no vota por la función que desempeña. Llegaron a los 129 con los apoyos del Interbloque Federal, el de Provincias Unidas y el monobloque del MPN.

 

La efectividad del desdoblamiento del primer artículo quedó demostrada en la votación en particular de las asignaciones específicas de los impuestos. En ese punto hubo 235 apoyos y 10 rechazos. Hubo un respaldo de la mayoría de Juntos por el Cambio sobre ese tema que tiene un impacto directo en las jubilaciones. Todos los impuestos coparticipables prorrogados representan el 32% del ingreso de las provincias, pero las asignaciones de algunos impuestos derivan el 80% de esa recaudación para financiar el sistema previsional. 

 

Entrada la madrugada llegó el esperado debate sobre la ley de enfermería. Fue enviada al Senado con una aprobación casi unánime de 199 positivos, cuatro abstenciones del FIT y ningún rechazo. 
 

 

Federico Otermín y Nicolás Kreplak
En Unidos temen del poder de Maximiliano Pullaro para imponer condiciones en el proceso de reforma constitucional.

También te puede interesar