Vialidad

La CGT se sube al operativo oficial por Cristina Kirchner

La central obrera argumentó en un comunicado que un gobierno nacional no puede ser una "asociación ilícita". Críticas al proceso judicial. El espejo con Dilma.

El operativo de respaldo oficial a Cristina Fernández de Kirchner sumó con la voz de la CGT: la principal central obrera calificó de "absurda" la calificación jurídica acusatoria contra la vicepresidenta, en el marco de la causa Vialidad.  Y dejó en claro que una administración nacional, con el aval de las urnas, "no puede considerarse una asociación ilícita".

 

“Los actos de gobierno a cargo de la máxima autoridad de la Nación realizados por el mandato popular no pueden constituir el vínculo que soporte un agravante para la calificación de una acusación sin sustento”, reza el texto que comenzó a correr desde la sede de la calle Azopardo y que contó con el aval de todas las líneas que están representadas, desde los gordos hasta el moyanismo pasando por los independientes.

 

La CGT, a su vez, consideró, desde el título de su comunicado, que un gobierno nacional, electo democráticamente, no puede ser calificado de asociación ilícita. Y remarcó la inocencia de la titular del Senado: “No hay una sola prueba material que relacione a Cristina Fernández de Kirchner con el direccionamiento amañado de la obra pública ni con ningún otro delito”.

 

La investigación del expediente también mereció unas palabras cegetistas, al ser calificada de show mediático con un solo objetivo: "Dañar la imagen de la exPresidenta y de todo el peronismo". Para el cierre, la central obrera pidió Justicia y que los magistrados desestimen la “antojadiza” acusación. Esta defensa a Cristina Kirchner vio la luz luego de las palabras de uno de los referentes del kirchnerismo dentro del colectivo gremial, Abel Furlán, secretario general de la poderosa UOM, que presionó por el pronunciamiento sindical, lamentando el intento de "proscripción" de CFK al comparar su situación con la de la exmandataria de Brasil, Dilma Roussef.

 

"La CGT debiera pronunciarse en defensa a la vicepresidenta y en contra al intento de proscripción contra ella. Los gobiernos populares que defienden a los sectores más desposeídos son perseguidos. Lo que pasa con Cristina Kirchner ya pasó con Dilma en Brasil", lanzó el dirigente de sintonía con las ideas de la vicepresidenta que, en los últimos meses, y con la crisis de fondo, comenzó una serie de reuniones con dirigentes sindicales.

 

Por caso, Cristina Kirchner recibió en junio pasado a uno de los máximos referentes de los gordos en su despacho de la cámara alta, Héctor Daer, amigo de Alberto Fernández, para evaluar la situación económica. Fue un encuentro positivo, como dejaron trascender desde el entorno de ambos, y bajo un total hermetismo, que ocasionó molestias en el consejo directivo de la CGT ya que el líder de Sanidad no compartió información con el resto de sus pares.

 

Tampoco dejaron trascender detalles de su reunión con la titular del Senado, en agosto pasado, los representantes del sindicalismo combativo, con Pablo Moyano a la cabeza en compañía de Omar Plaini, Walter Correa y Mario Manrique. Alineados con el frentetodismo, igual enarbolan reclamos a la Casa Rosada, como la necesidad de instrumentar un bono de emergencia y que sea realidad la universalización de las asignaciones familiares, un pedido que nace del gremio de Camioneros. 

 

 

El bloque oficialista de Martín Llaryora, Hacemos Unidos por Córdoba, está dispuesto a consensuar modificaciones en la ley del juego online con la oposición.
Javier Milei con Victoria Villarruel. 

También te puede interesar