02|10|2022

Bullrich vende en campaña su política económica: shock aunque duela

18 de agosto de 2022

18 de agosto de 2022

En Quilmes, dijo que, si es presidenta, aplicará una reforma laboral y sindical; convertibilidad con el Real y refresh menemista a las empresas del Estado.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) La presidenta de Propuesta Republicana (PRO), Patricia Bullrich, anunció este jueves que pretende implementar una política de shock en caso de llegar a la Casa Rosada en 2023. “Vamos a meter absolutamente todos los temas el primer día para que no nos puedan joder después la gobernabilidad”, aseguró durante un multitudinario plenario que organizó en Quilmes, bastión del peronismo en la Tercera sección electoral de Buenos Aires que comanda la camporista Mayra Mendoza. Su equipo trabaja en base a esto y habla de un paquete de reformas económicas que incluyen desde el mundo laboral hasta la posibilidad de cerrar empresas públicas.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La exministra de Seguridad de la Nación delinea junto a sus equipos técnicos y profesionales un plan económico que también empuje su candidatura a la presidencia en 2023, con el que también pueda competir contra los demás exponentes del ala dura de su partido, como el expresidente Mauricio Macri, quien este mismo jueves auguró un futuro incendiado que requerirá políticas de ajuste en numerosas áreas y que -espera- lo ejecutará el gobierno de Alberto Fernández de la mano de Serio Massa.

 

En privado, su entorno no maneja el eufemismo y asegura que será la propia Bullirch la que anunciará las medidas durante la campaña a instancias de un programa económico algo más detallado. “Va a llegar a la presidencia diciendo la verdad y aclarando que el primer año de gobierno va a ser realmente duro”, aseguró a Letra P uno de los hombres que trabaja en su candidatura.

 

La propuesta incluye una reforma laboral, sindical y de la Ley de Contrato de Trabajo, además de una fuerte reducción del gasto público, que rediscutirá, incluso, el rol de las principales empresas públicas del país. Lo que llaman una “reforma completa de la arquitectura política y jurídica” del país incluirá, también, el inicio de una discusión por el sistema monetario, que podría pasar a una suerte de convertibilidad con el Real brasilero, tal como lo planteó el diputado radical Martín Tetaz, o ir hacia un sistema bimonetario con el dólar, y también una quita de subsidios a la energía aún mayor del que está aplicando la actual gestión. “Cuando Massa termine el recorte, el 55% de la boleta de luz lo va a pagar el consumidor; nosotros tenemos que llevar eso al 80%”, precisaron las fuentes, aunque enfatizaron que se deberán sostener los subsidios energéticos a la producción y la tarifa social. 

 

“Tenemos estudios que nos dicen que las empresas del Estado pierden 20 mil millones al año. Eso no va más. Se está trabajando en un programa que ponga estándares internacionales y las que no puedan cumplir con eso se cerrarán”, precisó una voz relevante de los halcones amarillos a este medio, casi parafraseando aquella histórica frase de Carlos Ménem “ramal que para, ramal que cierra” en el inicio de un proceso de privatizaciones que destruyó el país. 

 

El anuncio de Bullrich de aplicar una política de shock desde el primer día “para garantizar la gobernabilidad” se dio en un marco ideal para sus propuestas políticas. Es que estuvo escoltada por algunos de los hombres y mujeres de mayor confianza, que siguieron su discurso arriba del escenario, como Gerardo Milman, el diputado nacional que arma su campaña en todo el país; Gustavo Ferragut, integrante de coordinación de la presidencia del PRO; Juan Pablo Allan, su espada legislativa en el Senado de la provincia de Buenos Aires; y Lorena Petrovich, legisladora bonaerense que en 2021 buscó instalarse en Quilmes.

 

“Yo le voy a poner el carácter que necesita la Argentina, el carácter de enfrentar a los que nos quieran parar. No nos van a parar. Va a venir el cambio”, cerró la exfuncionaria de Seguridad.