28|9|2022

La CGT vuelve a la calle contra remarcadores y por más guerra a la inflación

16 de agosto de 2022

16 de agosto de 2022

La central obrera marcha al Congreso con reclamos al sector empresario, para evitar críticas a la Casa Rosada. Sin oradores, estiman 100 mil personas.

Con casi todas sus tribus comprometidas y una excepción que confirma la regla, más el acompañamiento de movimientos sociales alineados con la administración de Alberto Fernández, la Confederación General de los Trabajadores (CGT)  se ilusiona con montar este miércoles una multitudinaria demostración de fuerza en el centro porteño. Lejos de la tradición sindical, al menos desde lo formal, la convocatoria no busca incomodar al Gobierno, sino cuestionar a las empresas formadoras de precios. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

“Primero la Patria” es el lema de la protesta sui géneris. Desde la sede cegetista de Azopardo aclaran que la representación sindical más importante del país saldrá a la calle en busca de un consenso entre el elenco de actores políticos y sociales para alcanzar una “Argentina con Producción, Desarrollo y Trabajo”. Si bien en la organización no se animan a firmar el número de manifestantes que responderán a la convocatoria, las estimaciones previas hablan de más de 100 mil personas que se encontrarán a partir de las 15 en el Obelisco. Desde allí, las distintas columnas recorrerán la avenida 9 de Julio hasta la Avenida de Mayo, para poner rumbo hacia el Congreso, el destino final para evitar que el reclamo llegue a la Casa Rosada. 

 

A pesar del pedido de los representantes sindicales alineados con el kirchnerismo, no habrá oradores y sobre el escenario que se montará frente al Parlamento solamente se realizará la lectura de un documento que, según anticiparon fuentes gremiales, "reflejará las consignas del evento y los cuestionamientos a los empresarios", sin críticas puntuales al gobierno del Frente de Todos. Para después, los caciques sindicales prometen una conferencia de prensa en la sede de UPCN, en Perón 1818. 

 

La participación de organizaciones afines al oficialismo se encuentra garantizada: estarán desde el Movimiento Evita, que lidera Emilio Pérsico, funcionario del Ministerio de Desarrollo Social; hasta Somos Barrios de Pie, que comanda Daniel Menéndez, otro integrante de la cartera que conduce Juan Zabaleta; pasando por la Unión de Trabajadores de la Economía Popular y la CTA, la central que comanda el diputado Hugo Yasky. 

 

De todos modos, la foto gremial final no será completa. En los últimos días, la Unión General de Asociaciones de Trabajadores del Transporte (UGATT), un grupo de sindicatos alineados a Luis Barrionuevo, contrarios al clan Moyano, adelantó su faltazo y cargó críticas tanto contra la CGT como contra el Poder Ejecutivo. "Nosotros somos la armonización entre el capital y el trabajo, no podemos marchar contra los 'formadores de precios', esto nos lleva a una lucha de clases que no es propia de nuestro Movimiento Nacional Justicialista. La herramienta política e ideológica, expresada en los nuevos funcionarios, que tienen el deber de pensar en el bien de la Patria, tiene que resolver los problemas", indicaron, comunicado mediante, desde este sector que lidera Omar Maturano, secretario general de La Fraternidad

 

A pesar de que la movilización, al menos desde el sentir de sus cúpulas, no es en su contra, el Gobierno buscó desactivarla. Carlos Acuña, triunviro cegestista de excelente diálogo con Sergio Massa, amagó en ese sentido hasta último momento, pero no contó con apoyo de sus pares. El ministro de Economía, que está dando sus primeras medidas, tenía dos opciones en el menú: que se suspendiera la convocatoria o que fuera redefinida, con pancartas a favor del Frente de Todos. Se conformó con lo segundo.