02|2|2023

Fractura expuesta en la CGT de La Matanza

09 de julio de 2022

09 de julio de 2022

Unidad incompleta y tensiones sin resolver. Hay 74 gremios de un lado y 40, del otro. El factor Espinoza y las fricciones del peronismo matancero que inciden. 

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) El proceso de normalización establecido a lo largo del año para diversas regionales cegetistas, acarreaba en La Matanza la auspiciosa tarea de reunir bajo un mismo paraguas a un abanico de más de un centenar de gremios que durante casi una década permanecieron divididos en dos. En mayo, se erigió una nueva conducción para una sola CGT regional con aval de la central nacional. Compuesta por 72 gremios, ese esquema, sin embargo, no implicó la plena reunificación. En el sector referenciado en el textil Mario Ortiz denunciaron que fueron corridos de la renovación, apuntaron al secretario de Interior de la CGT Horacio Otero –que reporta al nuevo mandamás metalúrgico, Abel Furlán- y atribuyeron esa exclusión al clima de fricciones internas en el Frente de Todos (FdT).

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

En ese contexto, la persistencia de la fractura expuesta del movimiento obrero matancero quedó evidenciada días atrás con la conformación -por parte de 40 gremios- de una CGT regional paralela a la oficial, liderada nuevamente por Ortiz, acompañado en el consejo directivo por representantes de La Bancaria, Luz y Fuerza, Transportistas de la UTA y estatales de UPCN, entre otros. “Quedaron 40 gremios afuera, entonces no podemos hablar de unidad”, sostuvo Ortiz en diálogo con Letra P, al criticar la conformación de la CGT regional avalada por la central nacional y que es conducida por Heraldo Cayuqueo (Uocra), secundado por el camionero Luís Velázquez y el metalúrgico Sebastián Cabello, como adjuntos.

 

Desde allí, el secretario gremial y quien conducía esa estructura previo a la renovación de autoridades, el mercantil Ernesto Ludueña enfatizó a Letra P: “Algunos están aduciendo querer ser una representación que no existe, porque la CGT ha establecido que hay una sola CGT conformada, constituida y certificada”.

 

Ante eso, Ludueña relativizó la musculatura de la estructura comandada por Ortiz: “Acá los gremios confederados, que han sido aceptados, están con los papeles correspondientes. Del otro lado, si nadie te controla, podés decir que son 40, 80 o 200 gremios. Para eso está la Secretaría de Interior que la conduce el compañero Otero, designado para todas las normalizaciones dentro del país. Ellos nos certificaron a nosotros”, marcó el dirigente mercantil para ponderar el aval de la misma figura que centraliza las críticas del otro lado.

 

Al respecto, el textil recalcó que, a principios de año, había un horizonte de unidad con una propuesta de intercalar referencias de cada sector en una misma lista. Aseveró, entonces, que esa idea tenía el compromiso de Antonio Caló, por entonces a cargo de la Secretaría de Interior cegetista. Pero la llegada de Furlán al frente de la UOM también significó, para Ortiz, un cambio de actitud a la hora de abordar las normalizaciones cegetistas: “El normalizador (Otero) jugó para un solo espacio y no para integrar toda la CGT matancera, como viene pasando en varias regionales que quedan gremios afuera”, acusó.

 

Ludueña tiene otra visión: “Un grupo de organizaciones trajeron los avales pero no se presentaron el día de cierre de composición de lista por lo cual no participaron”. Más allá de eso, el mercantil buscó bajar los decibeles: “Están las puertas abiertas”. Ortiz, por su parte, marcó que la fractura “tiene que ver con una decisión de afuera que escapa a lo local”, por lo que aseguró que la única manera de conseguir la unidad plena “es barajar y dar de nuevo”.  Y sentenció: “Nosotros no nos podemos sumar a donde ellos quieran”.

 

La interna del peronismo matancero

Este jueves, la Regional matancera comandada por Cayuqueo tuvo su tercer plenario donde, además de abordar las tensiones internas en el plano sindical, pusieron de manifiesto el reclamo de una audiencia con el alcalde Fernando Espinoza. Ludueña detalló que hace dos semanas presentaron una nota al municipio “para que el intendente reciba a las nuevas autoridades” cegetistas pero que “hasta ahora no hemos tenido la suerte de que nos reciba”. Sobre los temas que buscan abordar con el dirigente peronista, Ludueña hizo hincapié en que “hay mucha necesidad de trabajo registrado". "El Ministerio de Trabajo tiene problemas para hacer la fiscalización. Hay trabajo informal en cantidad en La Matanza”, se quejó.

 

“Si bien participaron de los eventos de los últimos tiempos compañeros designados en su representación, queremos tener una charla con el intendente Espinoza”, apuró. En efecto, en un acto por el aniversario del fallecimiento de Juan Domingo Perón organizado por la CGT de Cayuqueo, participaron funcionarios municipales pero no así Espinoza, quien estaba por esas horas en otro punto del distrito en un acto de entrega de tablets con el jefe de Gabinete Juan Manzur, donde asistieron dirigentes ligados a la CGT de Ortiz y que articulan también dentro de las 62 Organizaciones que encabeza Marcelo Barreiro, funcionario municipal. Ese sector también organizó en el patio del Palacio Municipal matancero su propio homenaje a Perón.

 

La relación fluida entre esa rama del gremialismo matancero con el Ejecutivo municipal, dispara resquemores del lado de la CGT de Cayuqueo, quien en 2015 supo ser precandidato a intendente matancero de Aníbal Fernández, enfrentando a la estructura de Espinoza, que jugaba en aquella interna bonaerense del FpV como vice de Julián Domínguez.

 

Uno de los secretarios de esa regional, Orlando Benavídez (Alimentación) apuntó en el acto del pasado 1 de Julio en una plaza de San Justo: “El movimiento obrero no tiene patrones”, recalcó, según reprodujo el portal matancero Política 2000. Y arremetió: “No somos chupamedias del poder político”.

 

En cambio, sobre los cuestionamientos, Ortiz afirmó que no tiene “ninguna duda” que la cuestión política cruza esta interna sindical. “Hay muchachos que por ahí eligieron hacer la unidad para discutir espacios o lugares políticos en 2023 o jugar en espacios dentro de la coyuntura de las PASO en La Matanza”.