29|7|2022

Tras 24 días en Economía, Batakis fue designada en el Banco Nación

28 de julio de 2022

28 de julio de 2022

Vino, vio y perdió. La ministra fugaz llegó de EEUU tras reunirse con el Fondo y el Presidente le cambió el destino. La brecha y el precipicio.

El presidente Alberto Fernández designó este jueves a Silvina Batakis, la fugaz ministra de Economía que estuvo a cargo del Palacio de Hacienda durante  24 días, como presidenta del Banco Nación.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El nombramiento se informó oficialmente en la catarata de anuncios que provocó la fusión de Economía, Agricultura y Desarrollo Productivo en un megaministerio económico a cargo de Sergio Massa, cuyo ingreso al Gobierno no logró frenar el mandatario.

 

"El presidente Alberto Fernández designó a Silvina Batakis como presidenta del Banco Nación. El Presidente reconoce y agradece el compromiso que demostró al sumarse al Gabinete", dice el escueto comunicado oficial.

 

Batakis remplazará así a Eduardo Hecker al frente de la entidad bancaria estatal.

 

La exministra asumió el 4 de julio último, luego de un fin de semana frenético en el Ejecutivo detonado por la renuncia de Martín Guzmán a Economía, que pareció precipitar el ingreso de Massa al Gobierno. La crisis encontró un remanso con la reanudación del diálogo entre el Presidente y su vice, Cristina Kirchner y, a la luz de los cambios de este jueves, solo significó una dilación de la decisión que finalmente arrasó con el Gabinete tal como estaba conformado. 

 

La designación de Batakis y de quien hasta ahora era su viceministra, Karina Angeletti, había marcado la primera vez en la historia en que la cartera de Economía estuvo conducida por dos mujeres feministas, tal como contó Letra P. Una excepción de corta duración. Convocada de apuro para apagar el fuego, la brevedad de su mandato estuvo signada por la emergencia, la apuesta a un combo de minimalismo y consenso para sobrellevar la corrida cambiaria y una inestabilidad política que se escenificó en su accidentado regreso de los EEUU, a donde había viajado para entrevistarse con el Fondo Monetario Internacional para garantizar el acuerdo por la deuda: su vuelo de regreso, demorado, llegó después que las versiones que hablaban de su salida.

 

"En estos días se habló mucho del precipicio de cristal, una más de las barreras invisibles, en este caso la que describe que las mujeres tienen muchas más posibilidades de acceder a puestos de decisión cuando las circunstancias son adversas, en medio de una crisis o cuando hay más probabilidades de fracasar", escribió Ingrid Beck el 10 de julio pasado en un perfil sobre la entonces flamante jefa de Hacienda. "La metáfora aplica a la nueva ministra, parada frente al acantilado", escribió también, de manera profética.