02|10|2022

Terigi por Diker, el cambio que consolida el predominio K en General Sarmiento

12 de julio de 2022

12 de julio de 2022

La nueva rectora de la universidad del conurbano oeste asume en agosto. La huella de Rinesi y la sombra de Cariglino. Buena vibra con Nardini.  

Creada en los 90 y consolidada como un centro educativo promotor del desarrollo tecnológico, social y cultural con sello kirchnerista en el noroeste del conurbano bonaerense, la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS) tendrá desde el 24 agosto nueva rectora: la pedagoga Flavia Terigi, quien reemplazará a su colega y exfuncionaria nacional Gabriela Diker y marcará la continuidad de un proyecto político que conduce la casa de altos estudios desde 2010, cuando Eduardo Rinesi asumió el cargo. Actual decana del Instituto del Desarrollo Humano e investigadora docente desde 2006, fue la única candidata en los comicios universitarios desarrollados entre el 13 y el 16 de junio. La exsubsecretaria de Educación porteña durante la gestión de Aníbal Ibarra estará acompañada por Germán Pinazo como vicerrector para el período 2022-2026.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La casa de altos estudios se fundó por ley en 1992 y adoptó el nombre del partido bonaerense General Sarmiento que en 1994 se dividió en los municipios de San Miguel, José C. Paz y Malvinas Argentinas. Geográficamente la UNGS está ubicada en un campus de siete hectáreas de la localidad de Los Polvorines, en jurisdicción de Malvinas Argentinas, y tiene un espacio cultural que funciona en un antiguo convento del centro de San Miguel, donde en un principio funcionó la sede universitaria. Esa primera etapa de la vida institucional estuvo marcada por un rector normalizador como Roberto Nöel Domecq, muy celoso de la autonomía universitaria en el funcionamiento y el despliegue de la casa de altos estudios en ese territorio comunal que tenía entonces al frente del municipio al militar carapintada Aldo Rico.

 

Más tarde, el municipio sede fue Malvinas Argentinas con Jesús Cariglino como jefe comunal, referenciado como peronista que ocupó ese cargo por 20 años, luego se acercó al macrismo como funcionario de María Eugenia Vidal y hoy ronda el espacio del radical Facundo Manes. En ese período de gestión municipal no hubo ni buena sintonía ni trabajo articulado con quienes estaban al frente de la UNGS, que ya empezaba a definir su impronta más cercana al kirchnerismo. 

 

En paralelo a esa sucesión de intendentes, la comunidad universitaria eligió rectores al economista José Luis Coraggio (1998-2002) y el sociólogo Silvio Feldman (2002-2006 y 2006-2010); mientras que la llegada del filósofo Rinesi marcó un cambio de rumbo en la UNGS. Tanto él como quienes lo sucedieron provienen del Instituto de Desarrollo Humano y con la elección de Terigi sumarán 16 años al frente de la casa de altos estudios. Si bien no están en la vereda opuesta a sus antecesores, ni hay dos proyectos definidos pugnando la conducción de la universidad, las dos últimas rectoras fueron las únicas candidatas en las elecciones y Terigi, en el mandato que asumirá, tendrá por primera vez mayoría propia en el Consejo Superior.

 

Este espacio, que fue ganando poder en la UNGS, encontró en la coyuntura de los gobiernos kirchneristas identificación política que fue traducida en posicionamientos públicos como los de Rinesi, quien asumió como rector en 2010 siendo ya integrante, por ejemplo, del espacio de intelectuales Carta Abierta. Su mandato fue de cuatro años y lo sucedió Diker, la primera mujer al frente en la historia de la universidad, impulsora de la agenda de género en el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) y exsecretaria de Evaluación e Información Educativa del Ministerio de Educación en la primera etapa del gobierno de Alberto Fernández.

 

Diker fue secretaria académica de la gestión de Rinesi, ganó y se quedó dos períodos; uno de los cuales marcó un cambio territorial, dado que mientras en 2015 el peronismo perdía a nivel nacional, en Malvinas Argentinas las noticias eran otras: Leonardo Nardini le ganaba las elecciones a Cariglino. La nueva coyuntura política implicó un mejor diálogo de la UNGS con el municipio, aunque puertas adentro de la universidad reconocen que ese ida y vuelta también se da con  las comunas vecinas de José C. Paz y San Miguel; principalmente a través del trabajo del Instituto del Conurbano, creado para pensar y producir conocimiento sobre las temáticas de este territorio y esta parte del área suburbana.

 

Mientras Nardini se ponía al frente del municipio donde la UNGS tiene su sede central y el macrismo gobernaba el país y la provincia de Buenos Aires, quienes conducían el proyecto universitario se pronunciaron decididamente en contra de las políticas macristas y profundizaron su perfil cercano al kirchnerismo. Eso se tradujo, por ejemplo, en la incorporación de María Pía López y Horacio González al equipo de la universidad. Integrantes ilustres de Carta Abierta, llegaron a cumplir funciones en la UNGS después de sus pasos como directora del Museo del Libro y de la Lengua y director de la Biblioteca Nacional respectivamente.

 

En 2022, el proyecto con Rinesi, Diker y Terigi como caras visibles consolidó su continuidad al frente de la institución y también en el CIN donde la rectora saliente es una de las que convocó e impulsó el Foro de Rectoras y Vicerrectoras que se presentó en la última asamblea en la Universidad Nacional de Córdoba.