01|8|2022

Tras la salida de Kulfas, Cristina participa en un plenario de la CTA

20 de junio de 2022

20 de junio de 2022

Sin Alberto Fernández, la vicepresidenta encabeza un acto en Avellaneda. Expectativa por sus definiciones. 

Luego de la polémica salida de Matías Kulfas por el escándalo del off-gate, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner reapareció este lunes públicamente en un plenario de la Central de Trabajadores de Argentina (CTA) en Avellaneda, donde no está el presidente Alberto Fernández, que participó más temprano de la jura a la bandera en el Centro Cultural Kirchner. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El evento lleva como título "20 de Junio. La vigencia de Belgrano. Estado, mercado y precios: producción, trabajo y política social en una Argentina bimonetaria". Además de la vicepresidenta, están presentes el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat de nación, Jorge Ferraresi y el Secretario General de la central obrera y diputado nacional, Hugo Yasky.

 

A propósito de la jornada, Yasky adelantó: "Seguramente Cristina va a tener una mirada de toda la realidad que estamos viviendo. Elegimos que sea el 20 de junio porque la figura de Manuel Belgrano todavía nos habla de muchas cosas que tenemos que seguir resolviendo como país”.

 

La actividad, que forma parte de los actos de conmemoración del Día de la Bandera, reúne a unos 1800 delegados sindicales. Además, hay referentes de otras centrales obreras, como sectores del sindicalismo de la Corriente Federal de Trabajadores (representados por Pablo Moyano y Sergio Palazzo), políticos y dirigentes sociales y empresarios del sector pyme.

 

El último acto con estas características, con Kirchner como oradora central, se produjo el 6 de mayo, en Chaco. Allí recibió el Doctorado Honoris Causa de la Universidad de Chaco y orientó su discurso sobre temas coyunturales e históricos.

 

No faltaron en esa ocasión definiciones sobre el rumbo económico y político, con frases altisonantes. “Fui generosa al permitir que el Presidente pudiera elegir su gabinete económico”. También, reconoció diferencias en la alianza oficial pero lejos de peleas, que hoy "un trabajar asalariado es pobre, algo que nunca había pasado" y que el principal problema del país es "la economía bimonetaria que demana dólares que el país necesita".