14|6|2022

Rojkes defendió a Alperovich: "Le creo a mi marido"

05 de mayo de 2022

05 de mayo de 2022

El exsenador está procesado. La también exlegisladora apuntó contra "el feminismo" y la víctima: "¿Por qué volvería sí se sentía tan mal y sería abusada?".

La exsenadora Beatriz Rojkés, esposa del exgobernador de Tucumán José Alperovich, quien fue procesado por presunto “abuso sexual agravado con acceso carnal” contra su sobrina, sostuvo este jueves que no cree que haya ocurrido esa “situación” y defendió al también exsenador al denunciar una “campaña de difamación más dentro de la persecución mediática y judicial" que, dijo, sufre el matrimonio. "Le creo", declaró.

 

En declaraciones a Radio Con Vos, la dirigenta tucumana denunció ser víctima de una “campaña de difamación” que se enmarca dentro de una “persecución mediática y judicial” que el matrimonio que supo gobernar la provincia norteña “siempre” sufrió. “No comenzó con esto. Esto es algo más dentro de la persecución mediática y judicial que nosotros siempre hemos tenido”, afirmó.  

 

"Estamos en medio de un proceso jurídico con dimensiones mediáticas muy fuertes", aseguró y agregó: "Hay un grupo del feminismo que está actuando contra todo lo que nosotras estábamos logrando y perjudicar los derechos de las mujeres, sobre todo laborales".

 

Este miércoles, Alpeorivhc fue proceso por orden del juez en lo Criminal Osvaldo Rappa bajo la carátula de “abuso sexual agravado con acceso carnal” en al menos seis oportunidades contra su sobrina y excolaboradora legislativa entre 2017 y 2018. Según el dictamen judicial, las “circunstancias” y el “tiempo de duración” de los ataques “le ocasionaron a la víctima un sometimiento sexual ultrajante” que debe evaluarse dentro del marco de la “perspectiva de género”.  Además, se fijó un embargo de 2,5 millones de pesos en su contra.

 

A pesar de esto, Rojkés aseguró que le cree a su esposo y que en el juicio que se llevará a cabo podrá “salir a la luz” la documentación que la defensa del exgobernador reunió para demostrar su inocencia. “Le creo. Yo he vivido 40 años con José", declaró y apuntó contra la víctima: "Esta chica tenía casa, jugaba con mis nietos, usaba la casa de José para hacer sus cumpleaños. ¿Por qué volvería si se sentía tan mal y sería abusada?".

 

"Nosotros venimos de una familia donde todo tiene que funcionar bien, por todas estas cosas que tenemos las familias tradicionales", expresó y manifestó que “estar viviendo esta situación realmente es de locos”.

 

Asimismo, la esposa de Alperovich, además de criticar a la víctima, denunció que el juez “no investigó a fondo” por “la presión del feminismo”, que, consideró, “es muy fuerte tanto para la Justicia como para el periodismo”.

 

La causa judicial contra Alperovich surgió en noviembre de 2019, cuando su sobrina lo acusó de abusar sexualmente de ella en Tucumán y en la Ciudad de Buenos Aires. A raíz de esto, el entonces senador tomó licencia en la Cámara alta y en las últimas elecciones perdió su banca legislativa. Desde un primer momento se mostró reacio a cooperar con la Justicia y desestimó las acusaciones en su contra, al punto que la Fiscalía lo convocó tres veces a prestar declaración a raíz de su negativa a presentarse.