02|7|2022

Piso Kicillof: la reapertura de paritarias golpea la puerta en distritos de Juntos

20 de mayo de 2022

20 de mayo de 2022

Tras el aumento del 60% a estatales bonaerenses, proliferan reclamos gremiales para volver a negociar. Concejales del FdT apuran a intendentes de la alianza.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) Una vez sellado el acuerdo de un 60% de suba salarial entre el gobierno de Axel Kicillof y representantes sindicales del arco estatal bonaerense, ese porcentaje se transformó en una base sobre la que varios gremios municipales comienzan a hacer sus planteos de reapertura de las negociaciones en un contexto de incesante escalada inflacionaria. En el caso de numerosos distritos gobernados por Juntos por el Cambio (JxC), el hecho de haber avanzado sobre acuerdos parciales o haber rubricado paritarias anuales por debajo del actual piso provincial enciende pedidos de convocatoria “urgente”, a los que se pliegan, en algunos sitios, planteos emanados desde bloques del Frente de Todos (FdT) en los concejos deliberantes.

 

“Estamos pidiendo aumentos por encima del 60%”, enfatizó a Letra P el titular de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (Fesimubo), Rubén García, y detalló que las paritarias que se están firmando en el grueso de las comunas contienen cláusulas de revisión “porque no se sabe en cuánto puede cerrar inflación anual”. Mayormente, el espectro de negociación es por tramos, por lo que aún son minoría las comunas que ya rubricaron acuerdos por encima del 60%.

 

Como contó Letra P, buena parte de esas excepciones responden a intendentes del FdT del conurbano, tales como Morón -Lucas Ghi anunció subas de hasta 85%- y San Martín -(en el distrito base del ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, el intendente Fernando Moreira firmó un incremento del 65% hasta septiembre).

 

“Algunos intendentes son más renuentes a reabrir la negociación”, indicó García para añadir que en varios distritos de JxC se están reflotando planteos salariales. “En Mar del Plata se está discutiendo, todavía no está cerrada la paritaria”, marcó sobre el escenario en el distrito administrado por Guillermo Montenegro (PRO), donde en marzo se consensuó un primer incremento del 14%, con el compromiso de volver a discutir en mayo.

 

“Cuando hablamos de porcentuales, queremos que sea sobre todas las bonificaciones, para que abarque el salario completo”, aclaró García y advirtió que hay municipios donde el intendente pretende aplicar aumentos únicamente sobre el básico (en algunos distritos, no supera los $20 mil), sin contemplar el resto de los ítems que completan el salario.

 

Días atrás, el Sindicato de Trabajadores Municipales de Bahía Blanca, comandado por Miguel Agüero -integró la última lista legislativa local del FdT-, elevó una nota al gobierno municipal de Héctor Gay (PRO) para que convoque "a la brevedad" al gremio a una "reunión de revisión de paritarias". En marzo, se había acordado un 46,3%, con una cláusula de monitoreo en noviembre.

 

En General Alvear, donde administra Ramón Capra (UCR), el ganador de las últimas legislativas en el orden local y exdirigente de los municipales Miguel Dornaco (FdT) detalló a Letra P que acaba de presentar un proyecto de resolución en el Concejo Deliberante para que el gremio de municipales y el jefe comunal agreguen al convenio colectivo de trabajo una cláusula a las fines de que los salarios del personal de la comuna se actualicen cada tres meses tomando como base la inflación registrada por el INDEC. El lunes, lo tratará la comisión de Empleo del deliberativo local.

 

En Rivadavia, ediles del FdT giraron una nota al intendente Javier Reynoso (JxC) para que convoque a una reunión donde se discuta la recomposición de los salarios municipales. “Teniendo en cuenta la situación económica actual y tomando como referencia otros casos cercanos, consideramos necesaria una revisión”, enfatizaron en el bloque de Todos, para marcar ejemplos regionales donde los incrementos superaron el piso de 60%, como Pinto y Lincoln. En Rivadavia, se había rubricado un aumento del 45,2% en tres tramos.

 

En San Nicolás, ATE instó al intendente Manuel Passaglia (JxC) a "una revisión y recomposición salarial urgente" ya que "los salarios de indigencia de la mayoría de los trabajadores municipales ya no soportan el impacto inflacionario y no se puede esperar al próximo aumento de julio".

 

En Junín, el mismo gremio está pidiendo "abrir ya" la paritaria al intendente Pablo Petrecca (PRO), que firmó, en febrero pasado, un incremento del 40% para el salario básico y una cláusula de revisión que contempla la reapertura si la inflación supera el 35%.

 

Peor aun están las cosas entre ATE y otro intendente cambiemista, Javier Iguacel (PRO-Capitán Sarmiento). Allí, el bendecido por Patricia Bullrich para la carrera bonaerense terminó abruptamente una reunión con representantes gremiales que le realizaban reclamos por despidos en la comuna.

 

En ATE detallaron que Iguacel decidió “unilateralmente” suspender el encuentro. “Echó al sindicato y convocó a la policía y al fiscal general con la intención de proceder a un desalojo”, dijeron. Sin embargo y ante la permanencia del gremio, “el intendente retomó las negociaciones hasta que nuevamente, tras gritos y golpes sobre el escritorio, abandonó abruptamente el diálogo”.