02|8|2022

La Bolsa de Rosario, tribuna hostil con Guzmán: fuego amigo a discreción

21 de abril de 2022

21 de abril de 2022

El debut de la soja sirvió las criticas al proyecto de la renta inesperada. Perotti, el establishment y hasta el dos de Julián Domínguez le bajaron el pulgar.

ROSARIO (Corresponsalía Santa Fe) Una vez más, el acto armado para presentar el primer remate de soja en la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), sirvió de tribuna para manifestar los intereses del sector agroexportador en medio de un nuevo episodio entre el Gobierno y el campo, esta vez con el proyecto de un impuesto a la renta inesperada soplándoles la nuca a las cerealeras. Los encargados de lanzar los mensajes políticos y sumar al lobby fueron el propio presidente de la institución, Miguel Simioni, y el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, en un discurso más picante que lo habitual. En tanto, el Gobierno cumplió con la presencia para contener ánimos, pero el enviado especial de Agricultura juega a dos bandas en la discusión del impuesto. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Perotti volvió a ser aliado de los intereses de la Bolsa y lo manifestó en un discurso intenso y lleno de mensajes hacia el Gobierno. Se sumó al pedido por acelerar la licitación de la hidrovía Paraná - Paraguay a la que, según el gobernador, “muchos descubrieron en el último tiempo". “Como gobernador uno plantea su visión federal, sus diferencias, y sus coincidencias. Las diferencias no nos molestan, a veces generan soluciones”, sostuvo para blanquear sus posicionamientos contrarios a la Nación en temas de agro como retenciones y cierre de exportaciones.  

 

En un posible tiro por elevación, lanzó el mensaje de respaldo que esperaban en el recinto de la Bolsa sobre el rechazo al posible impuesto a la renta inesperada. “Hay que generar riquezas en la Argentina (...) muchos siguen pensando que somos ricos y que algunos sectores pueden nutrir al resto sin generar riquezas”. Según consultó Letra P a dirigentes perottistas, no se posicionarán públicamente por ahora en el tema al entender que no tendrá futuro legislativo.  El discurso de Perotti apeló a una visión nacional, quizás coqueteando con la posibilidad de jugar en 2023 en ese ámbito, y pidió que se tome la agenda de Santa Fe para el desarrollo del país.  

 

El secretario de Agricultura, Matías Lestani, y el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, conversan en el acto.

El Mercado Físico de Granos cambió su habitual rutina donde los operadores de bolsa compran y venden mercadería, y pasó a ser el escenario del acto. Agentes, representantes de exportadoras y, sobre todo, dirigentes invitados, escucharon en primer término a Simioni. Ni bien terminó de agradecer las presencias, disparó: “Expresamos nuestra profunda oposición y preocupación ante el reciente anuncio de la creación de un nuevo impuesto sobre la renta inesperada. Estas medidas no hacen más que ahogar al sector productivo”.

 

En el pack de cuestionamientos al Gobierno también ingresó el aumento de retenciones de subproductos de soja del mes pasado, los inconvenientes con el aprovisionamiento de gasoil, la preocupación por el acceso a dólares para fertilizantes como narró Letra P, y la indefinición de las licitaciones de la Hidrovía. Al lado del atril escuchaba, atento, el secretario de Agricultura de la Nación, Matías Lestani, único representante del Gobierno, ante la casual agenda con un viaje del ministro Julián Domínguez

 

Lestani tuvo aceptación de los presentes, incluso su discurso cerró con algunos aplausos. En primer lugar por tratarse de alguien que proviene del ámbito de esos mismos que lo escuchaban: hasta enero fue un alfil importante de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA). Domínguez lo reclutó en el Ministerio y despertó críticas de muchos productores y dirigentes del campo. En el recinto de la Bolsa no ocurrió.

 

En segundo lugar porque hizo un esfuerzo por aplacar los ánimos respecto al proyecto que pretende comer de las ganancias que las cereleras y otros sectores productivos obtuvieron con el aumento de precios por la Guerra en Ucrania. De hecho, por la mañana entrevistado por Cadena 3, descalificó el concepto y terminó desautorizando al ministro de Economía, Martín Guzmán: “En el sector agrario no hay renta inesperada; tan simple como eso”. Ya en el escenario, dio alguna señal de justificación oficial sobre este tema y el de las retenciones: “Las decisiones que se toman desde el Ministerio (...) desde ya que tiene que ser tomadas mirando el entramado social que condiciona a veces lo óptimo”. 

 

Por último profundizó las señales amigables que intenta dar el Ministerio, a veces, a contramarcha del Gobierno: “Trabajar en conjunto es fundamental. Todos los actores sentados en la mesa con planteos, debates y consensos. Creemos en eso en el Ministerio, por eso las puertas de los despachos las tenemos abiertas”.