21|6|2022

Lunes de resurrección: minicumbre de gobernadores y el milagro de la unidad

18 de abril de 2022

18 de abril de 2022

Con asistencia camporista, la dupla Fernández-Guzmán encabezó anuncios y el Gobierno salió del letargo. Las provincias empujaron en el Congreso y en el CFI.

Después de días de especulaciones, presiones y parálisis, fruto de la tensión interna, el Gobierno reactivó la agenda con anuncios económicos que encabezaron el presidente Alberto Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzmán, firme en su cargo, frente a un elenco que incluyó a figuras del albertismo y La Cámpora, a Sergio Massa y gobernadores que empujaron en la previa desde el Congreso y el Consejo Federal de Inversiones (CFI).

 

La foto del Salón Blanco le devolvió cierta calma al Gobierno, que logró retomar la iniciativa con anuncios destinados a paliar las consecuencias de la inflación, que alcanzó en marzo el 6,7% y golpea los bolsillos y se monta, además, sobre la crisis política interna. Este lunes, en el primer piso de la Casa Rosada, Fernández envió señales claras al mostrarse junto a Guzmán, cuestionado por Cristina Fernández de Kirchner y por otros actores de la coalición.

 

El Presidente y el ministro ingresaron juntos cerca de las 19. Minutos antes lo había hecho Massa, por la misma puerta, tras reunirse con Fernández y Guzmán. En el Salón estaba ya ubicado el resto de los integrantes del Gabinete. En primera fila, del lado derecho, estuvieron los ministros Juan Zabaleta (Desarrollo Social), Claudio Moroni (Trabajo), Eduardo de Pedro (Interior), el jefe de Gabinete, Juan Manzur, y la titular de la Anses, Fernanda Raverta. Camporistas y albertistas celebraron el contenido del anuncio. Por la tarde, Guzmán había estado trabajando junto a Zabaleta y Moroni en la definición de los detalles.

 

Del lado izquierdo se sentaron, en primer lugar, los gobernadores Axel Kicillof (Buenos Aires), Jorge Capitanich (Chaco) y Gustavo Melella (Tierra del Fuego). A ellos se sumó Massa, cuando hizo su ingreso directamente desde el ala presidencial. Entre los invitados estuvieron también la camporista Luana Volnovich (PAMI), el canciller Santiago Cafiero, los referentes del Movimiento Evita Emilio Pérsico y Fernando Navarro y la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, entre otros.

 

“Me comprometí en campaña a profundizar todas las medidas que favorezcan ponerle fin a la desigualdad social. Cuando anunciamos el acuerdo con el FMI dije que no íbamos a llevar adelante un programa regresivo y estoy cumpliendo con mi palabra”, dijo el Presidente, tras anunciar un “refuerzo de ingresos” para trabajadores y trabajadoras informales y de casas particulares, monotributistas, jubilados y pensionados, junto a un nuevo impuesto a la “renta inesperada”.

 

“Las medidas son muy buenas. Le dije al Presidente que con los gobernadores estamos trabajando para respaldar la gestión. Vamos a colaborar en todo lo que podamos”, dijo luego del acto el chaqueño Capitanich, en un breve diálogo con la prensa.

 

Capitanich, Kicillof y Melella llegaron a la Casa Rosada directamente desde el edificio del CFI, ubicado en el barrio de Retiro. Allí se dieron cita cerca de las 17 y estuvieron durante poco menos de una hora. Del encuentro, que se celebró en el séptimo piso, también participaron el catamarqueño Raúl Jalil y el riojano Ricardo Quintela. En cambio, no participaron ni secretario general del CFI, Ignacio Lamonthe, ni ninguna autoridad del organismo. El encuentro fue impulsado por los gobernadores, que buscaban un espacio donde mantener una conversación sobre cuestiones políticas. Kicillof y Jalil aprovecharon la reunión para firmar una carta de intención de cooperación en el fortalecimiento institucional de los municipios catamarqueños. El fueguino fue el último en llegar y el primero había sido el siempre activo Capitanich. 

 

Como contó Letra P, los gobernadores habían programado inicialmente la reunión para la semana pasada, pero la postergaron por pedido de la Casa Rosada, que les prometió “novedades” frente a las inquietudes que planteaban las provincias, principalmente en lo que respecta a la inflación. En los distritos esperaban, además, noticias sobre posibles cambios en el gabinete.

 

El encuentro se postergó finalmente para este lunes, aunque tuvo una concurrencia modesta. Desde el fin de semana, los mandatarios estaban al tanto de que el ministro Guzmán trabajaba en el impulso de medidas destinadas a contener el alza de precios, que fue el tema central del encuentro que se celebró en el CFI a fines de marzo. A la expectativa, decidieron bajar el tenor de la convocatoria.

 

Antes del paso por el CFI, un grupo de gobernadores recaló en el Congreso nacional. Pasado el mediodía, Capitanich, Jalil, Ricardo Quintela (La Rioja), Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y Gerardo Morales (Jujuy), se reunieron en el Salón de Honor de la Cámara de Diputados con Massa, el presidente del bloque del Frente de Todos en el Senado, José Mayans, y su par en Diputados, Germán Martínez, que también estuvo a la tarde en el Salón Blanco.

 

Allí hablaron llevaron la agenda del Norte Grande, con la que buscan mover el avispero del Congreso y sacarlo de la parálisis que le imprimen las tensiones políticas. En una mesa integrada completamente por hombres, los parlamentarios y gobernadores acordaron avanzar “en un plazo de 30 días” en leyes relacionadas con la promoción económica: la ley automotriz, electromovilidad, cannabis medicina, el comité de Bajos Submeridionales, Compre Argentino, la transferencia de inmuebles que tiene el Estado nacional, ley de tarifa energética diferencial, y el tratado de integración del Norte Grande, que formalizaría el armado de la región. El encuentro fue promovido por Zamora y Capitanich, que antes de reunirse con Massa pasó por el Senado a ver a Cristina. A Fernández, el gobernador de Chaco le aseguró que buscaba "una mayor cohesión" de los gobernadores para colaborar con el Gobierno.