PROYECCIÓN '23

El plan del albertista Bordet para mantener en alto el ánimo de la tropa

El gobernador de Entre Ríos busca contener y motivar al peronismo territorial ante un 2023 que asoma hostil. Bajar el piso de las listas, una carta clave.

PARANÁ (Corresponsalía Entre Ríos) El gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, tiene una tarea mayor que empezar a pensar en un nombre para su sucesión. Se trata de una cuestión anímica. Levantarle el ánimo a la tropa propia de cara a un 2023  que asoma empinado y, al mismo tiempo, contener las ansias de las intendencias que piden a gritos una apertura en el proceso electoral para que no se escape nada. La misión quedó expresada en una reunión en la ciudad de Victoria que encabezó junto a la vicegobernadora, Laura Stratta, ante el gabinete y la Liga de Intendentes del PJ y, sobre todo, en una alternativa legal que abra la cancha de las listas y conforme a las referencias territoriales.

 

Preocupado por el devenir del proceso electoral, tras la amplia victoria de Juntos por el Cambio en las elecciones legislativas, Bordet repite a quien tiene enfrente: “se puede ganar”. Como reveló Letra P, hace unas semanas le sugirieron una ley de lemas para evitar la dispersión, pero en el cónclave con las jefaturas comunales, ya en un momento más distendido y rodeado de su círculo íntimo, dio a entender que esa idea habría que descartarla. Era lo que se esperaba.

 

Además de cumplir con lo prometido en torno a las internas en todos los municipios, Bordet deberá resolver lo que le plantearon en los municipios y vociferan referentes territoriales: la posibilidad de que todos puedan pegar su boleta con la lista provincial. Hasta ahora, el mandatario solo habla de internas. Para eso trabaja en una reforma a la carta orgánica del PJ que implicaría subir los porcentajes de los pisos para integrar las minorías y, así, entusiasmar a posibles precandidatos y movilizar la estructura.

 

En los últimos días se empezaron a activar algunos movimientos para sacar del cajón un proyecto presentado en diciembre pasado, según reconstruyó Letra P. El diputado oficialista Julio Solanas fue quien levantó el guante de Bordet y presentó una iniciativa por la cual se modifica la ley electoral a los fines de “democratizar la participación política en la provincia de Entre Ríos, a través de la integración de las minorías en las listas de candidatos a cuerpos colegiados”.

 

El texto propone un piso del 15% de los votos en las internas como requisito para integrar las nóminas para las elecciones generales. La iniciativa pretende dejar impuesto por ley lo que el mandatario quiere plasmar en una reforma a la carta orgánica del PJ.

 

La idea del diputado, en rigor, si bien comparte el piso que había anunciado Bordet, implicaría derogar la norma electoral vigente, que ha sido muy beneficioso para todos los gobernadores de turno al momento de presentar su propuesta, debido al cúmulo de requisitos que exige a quienes pretenden desafiar al candidato oficial.

 

De aprobarse el proyecto de Solanas en la Legislatura provincial, donde los votos le alcanzan al oficialismo, la ley impactaría también en Juntos, cuyo criterio para la incorporación de minorías establece un piso del 25% de los votos, como establece la carta orgánica del radicalismo. De este modo, la norma facilitaría también que en el campamento cambiemita se animen a jugar más aspirantes.  

 

El texto afirma que “los estatutos, cartas orgánicas, reglamentos y demás normas internas de las agrupaciones políticas deberán adecuarse a lo establecido, pudiendo establecer un porcentaje inferior al dispuesto para la integración de minorías”. El proyecto es acompañado como las firmas de las diputadas oficialistas Mariana Farfán, Carina Ramos y Carmen Toller y de su par Néstor Loggio. En este  grupo de coautores aparecen, además de bordetistas, dos nombres que se referencian en espacios que tienen nombres para disputar la sucesión del mandatario en una eventual interna: Farfán integra el grupo del intendente de Gualeguaychú, Martín Piaggio. Ramos responde al jefe comunal de Paraná,  Adán Bahl.

 

Batalla cultural

Preocupado por levantar el ánimo en la tropa propia, el gobernador llama a dar “una batalla política y cultural” para que no se imponga “un discurso único” en la provincia, en alusión a la narrativa que se comenzó a instalar en el seno del oficialismo y que coloca a Rogelio Frigerio como favorito para la contienda del año que viene, luego de su triunfo por más de 20 puntos en noviembre último.

 

Bordet propone que “la organización y el desarrollo territorial” sean las herramientas para fortalecer a un peronismo que se ve debilitado y necesita fortalecerse en poco tiempo para mantener las expectativas en 2023. Stratta, el nombre que más suena en el entorno bordetista para encabezar la fórmula, es la otra vocera de ese discurso.

 

diputados aprobo la creacion de la empresa de emergencias de salud para buenos aires
Luis Juez se acerca a la vereda de La Libertad Avanza, pero va sumando enemigos.

También te puede interesar