23|1|2023

Los oficios del canciller Wado ahora llegaron a Urtubey

16 de marzo de 2022

16 de marzo de 2022

El ministro, de reporte cotidiano a CFK, almorzó con el exgobernador de Salta. Ronda de reuniones con otros sectores refractarios del cristinismo.  

Un coqueto restaurante de comida italiana ubicado en el barrio de Palermo fue el escenario del último encuentro que protagonizaron, un mediodía de febrero, el ministro del Interior y ladero fiel de Cristina Fernández de Kirchner, el camporista Eduardo de Pedro, y el exgobernador de Salta y crítico acérrimo del cristinismo Juan Manuel Urtubey.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El almuerzo transcurrió a la vista de todos y forma parte de una ronda de reuniones que el ministro del Interior viene teniendo con sectores refractarios al kirchnerismo, entre los que se cuentan empresarios, referentes del sector agropecuario y del Círculo Rojo y dirigentes que habitan por fuera del Frente de Todos (FDT).  

 

En todos los casos, los movimientos de De Pedro llevan impresa una certeza: son avalados por Cristina. La vicepresidenta los conoce en detalle y el ministro le reporta directamente los resultados de sus encuentros. Eso incluye también al encuentro con Urtubey, a quien el funcionario invitó a conversar sobre la coyuntura política. En el restaurante La Stampa, donde se encontró con De Pedro, el salteño le transmitió una mirada negativa sobre la gestión de Alberto Fernández, que cree que no está a la altura de las circunstancias.

 

Como en la campaña 2019, cuando, como constructor del FdT, De Pedro sorprendió con sus contactos con integrantes del Círculo Rojo, que llegaron hasta el empresario macrista furioso Marcos Galperín, ceo de Mercado Libre, o los referentes del sector energético Marcos Bulgheroni (PAE) y Marcelo Mindlin, el ministro se mueve ahora en medio de las versiones que lo lanzan como posible candidato presidencial de Cristina y La Cámpora para 2023.

 

Como con Urtubey, De Pedro también procura tener puentes con otros dirigentes del peronismo críticos del kirchnerismo. Forjó, por ejemplo, una relación cercana con el vicegobernador de Córdoba, Manuel Calvo, que responde a Juan Schiaretti. Con el salteño, De Pedro había generado buenos vínculos cuando era secretario general de la Presidencia, durante el gobierno de Cristina, en 2015. Después del triunfo del FdT, el ministro importó desde esa provincia a quien fuera titular de la cartera de Economía durante los últimos dos años del gobierno de Urtubey, Emiliano Estrada. De Pedro lo nombró subsecretario de Provincias y luego promovió su candidatura a diputado nacional. 

 

Reacomodado en el Gobierno tras la crisis que sacudió al FdT después de las PASO, De Pedro dedicó los últimos meses a recomponer su relación con Fernández, quien, después de meses de frialdad, volvió a profesarle palabras elogiosas en público. El Presidente y el ministro habían forjado una relación de confianza durante el proceso de armado del FdT, pero el vínculo se quebró cuando De Pedro encabezó la rebelión del cristinismo contra Fernández, después de la derrota electoral.

 

Tras varios encuentros protocolares, meses de frialdad y un par de reuniones privadas, De Pedro y el Presidente volvieron a compartir una foto la semana pasada, cuando el ministro regresó de una gira que lo llevó a España y le valió de excusa para ausentarse de la Asamblea Legislativa del 1 de marzo.

 

En España, De Pedro se reunió con dirigentes y funcionarios del gobierno, el cineasta Pedro Almodóvar y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, entre otras personalidades. Colau voló esta semana a Buenos Aires y este lunes visitó en el Senado a Cristina. De Pedro ofició de presentador.

 

Desde la península ibérica, el ministro había tenido un gesto que fue bien recibido por la Casa Rosada. En pleno debate interno por el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), De Pedro se mostró alineado con la estrategia del Gobierno al decir, en diálogo con el diario El País, que el entendimiento con el organismo evitará “la catástrofe económica en Argentina”. Lo hizo a contramano de la mirada del líder de La Cámpora, Máximo Kirchner, pero con el aval silencioso de Cristina.

 

A su regreso de viaje a España, De Pedro también ensayó un acercamiento con un sector en conflicto permanente con el kirchnerismo cuando visitó ExpoAgro, la muestra más grande del campo.