CRISIS DE ALTA GAMA II

Ratificación silenciosa: el exkirchnerista Berni sigue con Kicillof

El ministro abandonó las filas K, pero continuará al frente de Seguridad. La decisión no sorprendió, pero "incomoda" al gobernador. Hermetismo.

El ministro Sergio Berni afirmó que se fue del kirchnerismo, pero seguirá al frente de la cartera de Seguridad de Buenos Aires. Así lo confirmó un importante funcionario del gobierno a este medio, que prefirió mantener su nombre en reserva, mientras el gobernador Axel Kicillof y todo su gabinete de ministros y ministras mantienen hermetismo en torno al tema. El anuncio del ministro genera “incomodidad” en La Plata, aunque no sorprende. Días atrás, el sheriff había anticipado a Letra P que estaba “redireccionando” su agrupación política y trabajaba por su candidatura presidencial.

 

“Me fui del kirchnerismo”, disparó Berni en el programa Momento D de Canal 13. Y explicó que “llegó el momento de cortar el cordón umbilical y tomar otro camino”. Sin embargo, no ahondó en precisiones sobre cómo se materializará esa decisión que comunicó televisivamente.

 

Ante la consulta de Letra P, fuentes de la gobernación bonaerense aseguraron que, al menos por el momento, Berni seguirá al frente del Ministerio de Seguridad, aunque no ocultan la incomodidad que la postura del funcionario genera en el gabinete. “Nosotros somos el kirchnerismo gobernando la provincia de Buenos Aires y tenemos un ministro que dice que se va del kirchnerismo, nos deja en un lugar incómodo”, sostuvo un funcionario provincial a este medio.

 

Pese a repartir cuestionamientos de forma continua a los principales referentes de la coalición de gobierno, desde el presidente Alberto Fernández, pasando por el diputado Máximo Kirchner y su par nacional Aníbal Fernández, hasta -aunque tibiamente- la expresidenta Cristina Kirchner, Berni siembre puso a resguardo de sus críticas al Kicillof.

 

El ministro repite una y otra vez que tiene un compromiso asumido con el mandatario bonaerense y destaca que es su “responsabilidad acompañar a un gobernador que tiene la vocación de transformar la provincia”. En el entorno de ambos destacan la “muy buena” relación que mantienen; el gobernador está conforme con el trabajo y los resultados de su ministro.

 

Berni también mantiene un excelente vínculo con el jefe de Asesores y mano derecha de Kicillof, Carlos Bianco. Juntos encabezaron la conferencia de prensa donde se informó la situación en medio de la crisis por la cocaína adulterada. Fue el propio exjefe de Gabinete quien lo respaldó en noviembre pasado al asegurar que en el gobierno provincial estaban “muy conformes con la gestión que viene llevando adelante”. Y lo ratificó hace pocos días al destacar que “Berni logró que los robos, hurtos, asesinatos y secuestros bajaran un 25%”.

 

Semanas atrás, en una entrevista con Letra P, Berni afirmó que ya trabajaba por su candidatura presidencial para 2023, “dentro o fuera del Frente de Todos”, y hace pocos días le dijo a este medio que estaba “redireccionando” su agrupación política, aunque evitó dar detalles respecto de la implicancia de su decisión. Esas, sumadas a su negativa de participar del PJ bonaerense que conduce Kirchner, fueron las últimas de una serie de señales que el ministro venía dando de su descontento con el espacio. El portazo aún retumba en el mundo K, del que su jefe, el gobernador, es una de las figuras centrales.

 

Javier Milei, junto a empresarios españoles con inversiones en Argentina.
Gisela Scaglia será la nueva presidenta del PRO Santa Fe.

También te puede interesar