18|1|2023

Alberto y Cristina, como esos primos lejanos: el asado, nunca

07 de diciembre de 2022

07 de diciembre de 2022

Los reúne cada tanto un nacimiento, un atentado o una gastritis erosiva. Ahora, la condena de CFK los juntará en una cumbre de líderes jubilados.

La relación política que une a Alberto Fernández y a Cristina Fernández de Kirchner desde hace dos décadas ha sido sinuosa y ha estado marcada por tensiones, encuentros y desencuentros. Desde que uno es Presidente y otra vice, ese ciclo de inestabilidad ha ganado en intensidad. Hay, con todo, un vínculo personal que persiste y los une cada tanto, como esos primos lejanos que se ven en velorios y bautismos y se juramentan para asados que nunca llegan.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Este año, con la sociedad política rota desde la derrota oficialista en las PASO de 2021 y un par de intentos fallidos de normatizar el funcionamiento de una mesa de tres con Sergio Massa después de la crisis que desató la salida de Martín Guzmán del Ministerio de Economía y el efímero paso de Silvina Batakis por esa cartera, Presidente y vice se vieron o hablaron en un puñado de ocasiones en las que mandó esa relación personal que sobrevive pese a todo.

 

El 11 de abril no hubo llamado ni encuentro, pero la vicepresidenta envió felicitaciones virtuales y un ramo de flores al jefe de Estado y a la primera dama, Fabiola Yáñez, por el nacimiento de Francisco, el primer hijo de la pareja presidencial.

 

El 2 de septiembre, al día siguiente del intento de asesinato que sufrió CFK en la puerta de su casa de Recoleta, la juntada fue presencial: el Presidente visitó a la vice.

 

El 15 de noviembre, el contacto fue telefónico: Cristina hizo una llamada de larga distancia a Bali, Indonesia, donde el mandatario estaba internado por la descompensación que sufrió a causa de un cuadro de gastritis erosiva sangrante, un episodio que estremeció a la delegación argentina en plena cumbre del G20.

 

Este lunes, Alberto y Cristina volverán a compartir un escenario, como lo hicieron el 2 de junio, cuando coincidieron en el centenario de YPF y dieron señales de una reconciliación que quedó en intercambio simbólico de lapicera.

 

Será en el marco de un encuentro internacional de solidaridad con la vicepresidenta por la condena que le impuso este martes la Justicia. Organiza el Grupo de Puebla en el CCK, donde la vice de España, Yolanda Díaz, brillará entre un grupo de ilustres líderes iberoamericanos retirados: darán el presente los expresidentes Evo Morales (Bolivia), Rafael Correa (Ecuador), Pepe Mujica (Uruguay), José Luis Rodríguez Zapatero (España) y Ernesto Samper (Colombia).

 

Acaso haya renovada promesa de asado -con provoletas y achuras para la vice-, pero es lícito adelantar que no ocurrirá. Mientras tanto, la Argentina seguirá crujiendo y el peronismo, navegando errático hacia las elecciones de 2023.