05|2|2023

El Presupuesto electoral de Kicillof, con Massa de garante y la Corte al acecho

03 de diciembre de 2022

03 de diciembre de 2022

El ministro le prometió los fondos para 2023, pero el supremo podría recortarle $200 mil millones por la pelea con Larreta. Alcances del efecto cascada.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) La Corte Suprema de Justicia acaba de posponer la definición de fondo en la pelea planteada entre Horacio Rodríguez Larreta y la Casa Rosada por el recorte a la coparticipación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) dispuesto en 2020, en medio de una protesta de la Policía Bonaerense. El espinoso tema iba a ser abordado en la acordada del 24 de noviembre pasado, pero Horacio Rosatti decidió retirarlo a último momento. El gran interrogante, ahora, es si el Tribunal lo tratará o no antes de fin de año y la feria judicial de enero. Algunas versiones indican que podría hacerlo el próximo 20 de diciembre, entre la final de la Copa del Mundo y las fiestas de fin de año.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

En la resolución de ese litigio se juega la suerte del gobernador Axel Kicillof. Si la Corte no le da la razón a Larreta en esa disputa, el gobierno bonaerense contará en 2023 con un Fondo de Fortalecimiento Fiscal de 200 mil millones de pesos, el equivalente al presupuesto destinado para obras públicas en la provincia, clave para la estrategia de alambrar electoralmente el territorio donde se disputa el 37 por ciento del padrón electoral del país.

 

El tema desvela a Kicillof, que ya se tiene asegurado el flujo de ingresos de la Nación en concepto de Coparticipación Federal de Impuestos, que rondará los 2,2 millones de millones (billones) de pesos, que crecerán a 2,6 por la adhesión al Consenso Fiscal. El monto implica un crecimiento interanual del 90 por ciento, casi en línea con la inflación. En la pulseada por los fondos, Kicillof tuvo una paritaria exitosa. Para otras provincias, el aumento de la coparticipación será más bajo, del 80 por ciento.

 

El ministro de Economía, Sergio Massa, que este viernes visitó la Gobernación y se sacó fotos con Kicillof y los intendentes, ya aseguró los fondos con lo que el gobernador espera poder hacer un despliegue de gestión que impacte no solo en el Gran Buenos Aires sino también en el interior, donde tiene que ganar caudal de votos si quiere ser reelecto.

 

Los que conocen de cerca la gestión de Massa aseguran que el flujo de esos fondos para Buenos Aires el año próximo está garantizado por el ministro a la vicepresidenta Cristina Fernández y que el vínculo político entre el hincha de Tigre y Kicillof se mantiene aceitado y sin sobresaltos, pese a que el gobernador funge como una suerte de delegado y vocero de CFK en la mesa técnica donde se discute la política económica.

 

Sin embargo, la promesa de Massa se podría ver condicionada por la resolución del litigio en la Corte. En el proyecto de Presupuesto 2023, incluyó el Fondo de Fortalecimiento Fiscal, alimentado con los puntos de coparticipación que el Presidente le quitó al distrito porteño en septiembre de 2020 para asignarlos a la Provincia, en medio de la fuerte protesta salarial de La Bonaerense que llegó a rodear la Quinta de Olivos y dejó al gobernador a la intemperie.

 

El texto que envió el gobierno al Congreso establece recursos por $199.160 millones para el año que viene por ese programa. La cifra representa un aumento de 242% en comparación a la previsión de enero de 2022, aunque este año el gobierno gestionó con un presupuesto de prórroga, que no pasó el filtro del Congreso.

 

Los 200 mil millones de pesos, el equivalente al presupuesto total de la Provincia en obras, servirán para financiar la gestión Kicillof en un año marcado por las necesidades electorales del Frente de Todos (FdT) en Buenos Aires.

 

¿Qué pasará con esos fondos si la Corte falla a favor del planteo de Rodríguez Larreta contra aquella decisión de Alberto Fernández? El golpe para Kicillof y el Frente de Todos será político, pero también -y sobre todo- económico. El Fondo Fiduciario para Buenos Aires ya no tendría esos fondos, que les serían devueltos a la Ciudad.

 

El gobernador, además, debería reformular su propio Presupuesto, que se discute por estas horas en la Legislatura, en virtud de ese recorte de 200 mil millones de pesos, que a su vez impactaría en todas las negociaciones con la oposición, que reclama plata para sus municipios.