25|11|2022

CFK, sobre el atentado: “No eran indignados, eran gente pagada”

04 de noviembre de 2022

04 de noviembre de 2022

En su primera aparición pública desde el ataque, denunció nexos de los responsables con el macrismo. Como relató Letra P, el acto contó con seguridad reforzada.

En su primera aparición pública en un acto político desde el intento de asesinato que sufrió el 1 de septiembre, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner recordó la noche en la que Fernando Sabag Montiel le gatilló en la cara y aseguró que las personas involucradas en el atentado “no eran indignados e indignadas, sino gente pagada por empresarios que se identificaron con el gobierno anterior, el macrismo”.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

“Esos presuntos indignados e indignadas que agredían, insultaban y que tiraban antorchar incendiadas no eran indignadas, sino gente pagada por empresarios que se identificaron con el anterior gobierno, con el macrismo”, lanzó la vicepresidenta en un congreso de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) que se llevó a cabo en Pilar.

 

Con estos dichos, la expresidenta hizo referencia a las personas integrantes del grupo de ultraderecha Revolución Federal, que recientemente fueron libradas por el Poder Judicial. Entre ellas aparecen Jonathan Morel, su máximo líder; Leonardo Sosa, Gastón Guerra y Sabrina Basile, quienes eran participantes del movimiento político. Durante la investigación que la justicia lleva a cabo se determinó que, en los días previos al atentado, Morel recibió un pago millonario por parte de una empresa de Luis Caputo, exministro de Finanzas del expresidente Mauricio Macri, por un conjunto de muebles para un emprendimiento inmobiliario.

 

“No estaban enojados, recibieron millones para hacer eso”, agregó la titular del Senado y les habló a los medios de comunicación: “Córtenla con lo de los indignados rentados, que no va más esta mentira en la Argentina”. Sobre la investigación judicial, agregó: “La justicia no va investigar nada, ya estoy resignada. El partido judicial me quiere de acusada, de víctima no le sirvo”.

 

Ante más de diez mil personas, Cristina Kirchner relató aquella noche de septiembre y aseguró que se enteró por televisión del ataque en su contra. “No me di cuenta del arma que empuñaron y que pretendía, en los hechos, volarme la cabeza”, recordó y ahondó: “Por suerte no lo vi, pero en estos dos meses y tres días lo que no podía sacarme de la cabeza es qué hubiera pasado si hubiera gatillado”.

 

A dos meses del intento de asesinato, la expresidenta convocó a construir “un nuevo acuerdo democrático” para acabar con “una forma de hacer política que se ha constituido en el agravio, en el insulto y en desear la supresión del otro”. “Es necesario volver a reconstruir el acuerdo democrático donde las diferencias no pueden ser solucionadas a través de la violencia”, completó.

 

Clamor y seguridad XL

La presencia de CFK había generado una fuerte expectativa política que quedó en evidencia en el estadio municipal de Pilar, en el norte del conurbano, colmado por unas diez mil personas -ocho mil de ellas, sentadas-, según fuentes de la UOM.

 

La reaparición de Cristina generó también una fuerte preocupación por su seguridad. Como reveló Letra P, esta semana el ministro de Seguridad de Buenos Aires, Sergio Berni, firmó una resolución que establece cambios en los protocolos de actuación de las fuerzas especiales de la Policía bonaerense, que este viernes era la encargada del operativo de prevención en el acto de la UOM.

 

Según pudo saber Letra P, el operativo estaba cargo de la Superintendencia de Seguridad Región AMBA Norte y contó con participación de peritos en explosivos, bomberos y equipos tácticos del Grupo Halcón. En los accesos, todas las personas presentes fueron sometidas a un detector de metales y debieron abrir sus bolsos para ser registrados por los controles policiales.