20|1|2023

Con Trump for America otra vez, EE.UU. ya está en campaña

16 de noviembre de 2022

16 de noviembre de 2022

El magnate buscará volver a la Casa Blanca y anticipó una lucha por el "espíritu" del país. Polarización y respuesta demócrata. La resistencia republicana.

“Para hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande y grandioso de nuevo, anuncio mi nueva candidatura para ser presidente”, dijo este martes el exmandatario norteamericano Donald Trump, quien buscará hacer historia en los comicios de 2024 al convertirse en el primer hombre en conseguir dos mandatos no consecutivos al frente de la Casa Blanca desde 1897, cuando lo lograra Grover Cleveland. Con un escenario más difícil del que esperaba y una primaria que se anticipa más peleada de lo que le gustaría, el magnate generó el comienzo de la campaña presidencial hacia unos comicios nacionales que serán trascendentales para el futuro del país.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Con un discurso más centrado y formal que los que supo hacer en su primera campaña y también por momentos más aburrido, el expresidente reiteró los tópicos de sus propuestas, acusó a los “demócratas radicales” de llevar al país en una dirección de declive a pesar de los logros que conquistó durante los cuatro años que estuvo en el salón oval, criticó al presidente Joe Biden por la inflación más alta de los últimos 40 años y la crisis energética, calificó como “el momento más vergonzoso de la historia” nacional la retirada de Afganistán, sostuvo que, con él en el poder, la guerra de Ucrania nunca hubiera comenzado; defendió su política migratoria en el Sur y apuntó contra los medios, a los que acusó de difundir fake news. “Hace dos años éramos una gran nación y volveremos a ser una gran nación de nuevo”, sostuvo en el salón de baile de su mansión de Mar-a-Lago, donde anticipó una batalla por el "espíritu" del país.

 

Al mismo tiempo que Trump brindaba un discurso que duró poco más de una hora, a través de su cuenta de Twitter, Biden publicó un video donde aseguró: “Donald Trump le falló a Estados Unidos”. Con imágenes que reconstruyen los momentos más polémicos de su presidencia, el demócrata acusó al republicano de revitalizar la pandemia de covid-19, alabar a la masa extremista que el 6 de enero de 2020 atacó el Capitolio y promover la penalización de la interrupción voluntaria del embarazo, un tema que se metió en la primera plana de la política nacional luego del fallo de la Corte Suprema que acabó con la legalidad de esa práctica a nivel federal. “Lo hemos derrotado antes. Lo derrotaremos de nuevo”, aseguró la senadora Elizabeth Warren. Con estos primeros golpes, Estados Unidos ya comenzó su carrera hacia las elecciones presidenciales de 2024.

 

El contexto para Trump del lanzamiento de su nueva campaña no es el deseable para el expresidente. El magnate esperaba confirmar su carrera luego de una victoria del Partido Republicano en las recientes elecciones legislativas de medio término, en las cuales la oposición esperaba derrotar con fuerza al presidente Biden y arrebatarle las dos cámaras del Capitolio al Partido Demócrata. Finalmente y a la espera de los resultados finales, aún no confirmados, el actual mandatario consiguió la derrota menos dura para los demócratas en los últimos 40 años, logró contener el poder en el Senado y, además, evitó que las figuras más duras del trumpismo llegaran al poder

 

Horas antes de su lanzamiento, se confirmó que la candidata trumpista a gobernadora de Arizona, Kari Lake, perdió ante la demócrata Katie Hobbs. El golpe es duro para el movimiento MAGA (Make America Great Again) porque la expresentadora de televisión era una potencial compañera de fórmula de Trump. Además, perdieron otros cuadros rojos importantes, como el candidato a senador por Pensilvania Mehmet Oz y su par a gobernador, Doug Mastriano. Con estos antecedentes, crecieron las críticas internas contra el expresidente. “Creo que tendremos mejores opciones en el futuro”, dijo el exvicepresidente Mike Pence sobre la nueva candidatura de Trump.

 

En las últimas elecciones, Trump no solo no consiguió las victorias de sus delfines, sino que, además, uno de los ganadores de la jornada fue el gobernador reelecto de Miami, Ron DeSantis, un hombre de 44 años de ultraderecha que se posicionó para competir por la presidencia en 2024. Con esta oposición, el escenario para Trump es similar al de 2016. Su nombre aglomera a los sectores menos tradicionales que se encuentran por fuera del establishment interno, mientras que el del sureño está vinculado al núcleo histórico del partido. También, como hace seis años, el magnate ya llamó a su posible rival interno como Ron DeSanctimonius (sanctimonius, en inglés, significa mojigato).

 

La victoria amarga que consiguió el Partido Republicano en las legislativas y el surgimiento de DeSantis ya comenzaron a generar cuestionamientos internos sobre la nueva candidatura de Trump. En los últimos cuatro años, la fuerza roja perdió tres elecciones bajo los designios del magnate: legislativas 2018 y 2022 y presidenciales 2020. “Estoy cansado de perder”, le dijo a la CNN esta semana el gobernador de Maryland, Larry Hogan, otro competidor interno del expresidente. “Fue una actuación enormemente decepcionante, especialmente teniendo en cuenta que las políticas de Biden son abrumadoramente impopulares”, dijo DeSantis.

 

A pesar de la oposición que se le aparece en el camino y de las dificultades que encontró en la reciente parada electoral, nadie puede dar por muerto a Trump. El sistema político y el mundo lo bendijeron 2016 y la historia ya es conocida.