21|1|2023

Schiaretti & Llaryora, el plan 2.0 para prolongar la hegemonía cordobesista

31 de octubre de 2022

31 de octubre de 2022

El gobernador bendijo a su delfín y lanzó la campaña. Continuidad y cambio para una nueva era. Defensa y exportación del Modelo de Gestión Córdoba.

CÓRDOBA (Corresponsalía) Por aclamación. Esa podría ser la característica que marcó el clima del plenario provincial en el que Martín Llaryora fue ungido como el candidato del oficialismo provincial para pelear por la sucesión de Juan Schiaretti en 2023.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Con la presencia de la plana mayor de Hacemos por Córdoba (HxC) y la notable ausencia de las figuras referentes del peronismo mediterráneo enroladas en el Frente de Todos, el gobernador pidió por la candidatura de su delfín, que brindó un eufórico primer discurso de campaña dirigido centralmente a la militancia. “Yo no soy producto del marketing ni de las consultoras, soy uno de ustedes que llegó”, aseguró el intendente capitalino, que propuso llevar adelante un proceso que garantice “continuidad con cambio”. Llaryora elevó en reiteradas oportunidades a la figura de Schiaretti como “conductor” del movimiento y hasta se animó a pedirle que sea el “próximo Presidente de los argentinos”, ante la ovación de las más de 500 personas presentes en el hotel Quorum de la Ciudad de Córdoba.

 

“Asumo el compromiso de llevar a los más alto las banderas que elevaron José Manuel De la Sota y Juan Schiaretti”, aseguró Llaryora en la tarde del lunes, asumiendo el pedido del líder del cordobesismo que había hecho pública su decisión apenas unos minutos antes, cuando sorpresivamente también dejó abierta la posibilidad de una compulsa interna en caso de que germinara alguna otra candidatura en el espacio.

 

“Si hay diferentes candidatos se definirá por elecciones internas, como cualquier fuerza democrática, pero creo que tenemos una persona que se ha destacado, demostrado capacidad de gestión, seriedad y tiene las condiciones para llevar responsablemente a Córdoba a la nueva era que se avecina”, afirmó Schiaretti empujando el clamor de la sala para quien también describió como “un cordobés hecho y derecho, que cuando se ha tenido que plantar para defender a Córdoba lo ha hecho, que no se calla y no le tiene miedo a las cosas”.

 

Después de unas palabras para su padre, un emocionado Llaryora lanzó un fuerte llamado a la unidad, algo que se había indicado en la previa como uno de los principales propósitos del encuentro de este lunes. El intendente se comprometió a trabajar con todos los sectores del peronismo, reivindicó el trabajo conjunto a través del diálogo y el consenso con manual cordobesista en mano y pidió por la ampliación del frente político que encabeza el PJ pero que integran otros 18 sellos políticos provinciales. "Vamos a abrir nuestra coalición a otros partidos políticos y a otros sectores sociales. Vamos a seguir ampliando para hacernos cada día mejores”, afirmó, mientras en el auditorio en muchos casos pensaron en los grupos dirigenciales que, con buena sintonía con el armado oficial, hoy forman parte de otras alianzas.

 

Entre los destinatarios y destinatarias de esas palabras también parecen estar incluidos los sectores del peronismo que reconocen su participación en el Frente de Todos y que no fueron invitados al acto del lunes. Principalmente el PJ de identificado con la figura del vicepresidente del Banco Nación, Carlos Caserio, y el grupo de intendentes referenciados en el intendente de Villa María, Martín Gill. En la primera fila, escuchaba atentamente la diputada Natalia De la Sota, que el fin de semana volvió a compartir un acto con el ex secretario de Obras Públicas de la Nación. La tarea de “ampliar la coalición” también podría incluir a los espacios integrados al kirchnerismo, concretamente La Cámpora, con quien el intendente suele tender puentes aunque el apego al discurso que hegemoniza al PJ cordobés hagan cada vez más complejo el acercamiento. En esa disyuntiva, el candidato oficial tiene una postura tomada. “Vamos a seguir gobernando desde el cordobesismo, le guste a quién le guste”, afirmó desde el escenario. 

 

En esa línea, el acto en el Quorum también se alineó con el proyecto nacional que busca encarnar Schiaretti y que tuvo en la boca de Llaryora un pedido explícito para empujar al gobernador hacia esa aventura que empieza a tener un peso particular a nivel nacional. “Contá con nuestro apoyo, Juan. Te necesitamos como Presidente para que la Argentina salga de una vez por todas de esta situación y se encamine hacia el progreso”, dijo el intendente que quiere ser gobernador, interpelando directamente al mandatario provincial y generando una ovación generalizada que se acopló al pedido con cánticos y aplausos.

 

Apenas unos minutos antes, Schiaretti había vuelto a describir a Córdoba como “el faro donde la Argentina puede mirarse” y había advertido sobre “la situación crítica que vive el país por los errores de los gobiernos” que tuvieron en sus manos las riendas del poder político en los últimos años. Para reforzar el cuestionamiento antigrieta afirmó: “éste, el anterior y el anterior del anterior”.

 

Con la campaña en las gateras, el peronismo cordobés puso en escena una primera demostración de fuerza que deberá fortalecer con los lineamientos planteados en el plenario del Quorum. Unidad para ampliar el espacio y un llamado a reivindicar lo hecho durante los 24 años de gestión parecen ser las bases con las que el intendente que quiere ser gobernador saldrá a recorrer la provincia. “Salgamos de aquí y empecemos a caminar este nuevo tiempo juntos”, aseguró. Con la oposición despachándose a través de redes y medios, HxC puso primera y lanzó la primera gran pista para empezar a imaginar la campaña, reforzar la hegemonía cordobesista para ir por todo, mantener el poder en la capital y la provincia y, por qué no, soñar con su líder sentado en el sillón de Rivadavia.