La deuda

El Círculo Rojo hace su apuesta a un acuerdo inminente con el FMI

El sector empresario cree que el Fondo validará el sendero fiscal propuesto por Guzmán. El Gobierno debe definir si paga o no el vencimiento del viernes.

Si Argentina quisiera cumplir en tiempo y forma con el vencimiento de capital de U$S 710 millones de este viernes con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Ministerio de Economía debería ordenar al Banco Central hacer el pago, como tarde, a las 14 de ese día, aunque los pagos suelen hacerse a primera hora de la mañana. La autoridad monetaria deberá, a partir de esa orden, liberar los recursos para que el FMI cobre el dinero de una cuenta en Derechos Especiales de Giro (DEG) que el país tiene en el organismo multilateral. Las novedades que se conocen a cuentagotas dan cuenta de avances en las gestiones y en el círculo rojo la idea de que habrá un acuerdo o un avance sustancial, que permita liberar el pago y cerrar antes de marzo, está bastante extendida. Sin embargo, el dólar blue subía y los bonos mostraban fuertes retrocesos hacia el mediodía.

 

El Gobierno instaló la sensación de que todo se define minuto a minuto. Lo dijo la portavoz Gabriela Cerruti, en una conferencia de prensa en la que no aportó detalles sobre las gestiones. “Estamos más cerca que hace una semana, pero la negociación es palo a palo", agregó luego, en diálogo con Futurock.

 

Mientras referentes kirchneristas, como Leopoldo Moreau, y otros integrantes del oficialismo, como el director del Banco Nación Claudio Lozano, promueven el no pago, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, se inclinó por la opción de un acuerdo y dio a entender que no está lejos. “Trabajo con la hipótesis de que va a haber acuerdo”, dijo a Radio Con Vos. “Estoy convencido de que es mucho mejor para la Argentina hacer un acuerdo que nos permita seguir creciendo a no hacer ningún acuerdo como dicen algunos, eso de por sí va a ser malo", agregó el funcionario. “Es una fantasía esta idea de ‘no le pago al Fondo y uso esa plata para otras cosas’, sin tomar en cuenta una multiplicidad de elementos que pueden afectar la economía y creo que podrían agudizar los problemas del país”, añadió. Para Kulfas, no pagarle al Fondo pondría en riesgo la reactivación.

 

En tanto, los chats entre ceos y empresarios -cada uno, con sus propios vínculos con el Gobierno- van y vienen. Desde distintos sectores confiaron a Letra P la expectativa de un acuerdo inminente. “Todos dicen que se cierra. Hay mucho optimismo”, dijo una fuente del sector financiero muy atenta al pulso de Wall Street. “Se dialoga y habrá acuerdo”, agregó un importante constructor, pendiente de que el entendimiento libere créditos internacionales para financiar obra pública supeditados a que no se incumpla con el Fondo.

 

“El sendero fiscal ya estaba acordado y solo faltaban definir las revisiones trimestrales”, confió un CEO de una multinacional. Esto último es clave: se trata de las metas fiscales, monetarias y de acumulación de reservas que debe cumplir el país cada tres meses para acceder al financiamiento que permitirá cubrir los vencimientos del programa Stand By que firmó el expresidente Mauricio Macri. El Gobierno, interpretó un consultor que confía en que haya acuerdo, debe buscar que esos requerimientos sean livianos en los primeros trimestres, para no forzar un ajuste brutal.

 

Las especulaciones que salen del sector privado sellan el supuesto acuerdo en un déficit primario del 2,5% del PBI para 2022 y, desde allí, un sendero descendente hasta llegar al equilibrio entre ingresos y gastos hacia 2026, un año antes de lo que había planteado el ministro de Economía, Martín Guzmán, en la reunión con gobernadores y gobernadoras. Como referencia, 2021 terminó con un rojo de 3% del PBI. El recorte de la brecha fiscal llegaría de la mano de la recuperación económica. Pero, por otro lado, el Estado no contaría con recursos extraordinarios como la ampliación de Derechos Especiales de Giro (DEG) que hizo el Fondo el año pasado (U$S 4300 millones) y el aporte solidario y extraordinario ($ 240.000 millones). Otra duda es sobre la brecha fiscal: qué exigirá el FMI para reducir la diferencia superior al 110% entre el tipo de cambio oficial y el paralelo. Cualquier devaluación brusca disparará la ya alta inflación, frenará la recuperación y aumentará los elevados índices de pobreza.

 

Para concretar esa caída en el déficit fiscal, entonces, el Gobierno debería avanzar con un ajuste. Y ahí es donde todos miran a los subsidios a la energía: ¿Alcanzará la suba del 20% en las tarifas anunciada más la segmentación? Gustavo Weiss, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco) suele decir que cada acuerdo con el FMI implica un perjuicio para el sector, porque se recortan los fondos para obra pública. Pero Guzmán defendió la ampliación de ese gasto en el fallido Presupuesto 2022. El martes pasado, una reunión entre los principales referentes del sector derrochó optimismo: con números récord de producción de acero y cemento, la especulación no era que iban a faltar fondos, sino que el Gobierno no daría abasto para ejecutar todo lo que incluyó en el programa previsto para este año.

 

La vicedirectora gerente del FMI, Gita Gopinath, dijo el martes que el Fondo adoptaba un enfoque "flexible y pragmático" y que esperaba "hacer más progresos en los próximos días". Mientras el staff técnico presiona a Argentina, Gopinath presentó ese día la actualización del Reporte Económico Global en la que el Fondo advirtió sobre la desaceleración de la economía y el riesgo que corren los países sobreendeudados.

 

"Ante el avance de las tasas de interés, los países de bajo ingreso, 60% de los cuales ya se encuentran en situación crítica por sobreendeudamiento o corren un gran riesgo de caer en ella, tendrán crecientes dificultades para atender el servicio de sus deudas. El Marco Común del G-20 debe ser modificado para acelerar las reestructuraciones de las deudas, y los acreedores privados y del G-20 deberían suspender el servicio de la deuda mientras se negocian las reestructuraciones", indicó el Fondo.

 

La inflación, preocupación principal de los argentinos.
milei celebra la primera inflacion de un digito despues de seis meses: 8,8% en abril

También te puede interesar