16|5|2022

Cautela, optimismo y yapa de CFK tras la reunión Cafiero-Blinken

18 de enero de 2022

18 de enero de 2022

El secretario de Estado norteamericano dijo que “apoya” las negociaciones de Argentina con el FMI. Cristina criticó a Macri, pero admitió que hay que pagar.

Antony Blinken dijo en la reunión con el canciller Santiago Cafiero lo que se esperaba de la línea política del gobierno de Joe Biden: que Estados Unidos apoya “firmemente” las negociaciones entre Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) por la deuda contraída durante la administración de Mauricio Macri, que aspira a una “pronta resolución positiva” y que respalda una “economía vibrante”. Para el Gobierno, fue una señal positiva, aunque la interpreta con extrema cautela.

 

Cafiero llevó un mensaje claro y fue directo al punto. Según informó la Cancillería, le transmitió a Blinken que “es necesario un mensaje de la autoridad política” – léase del presidente Biden –  al Tesoro para "contar con el apoyo de Estados Unidos” en el Fondo y evitar, así, que "se restrinja el crecimiento” de la economía. Explicó, además, que la Argentina emprendió “una senda que pretende consolidar la estabilidad macroeconómica y el crecimiento económico sostenible e inclusivo”.

 

El encuentro duró poco más de una hora y se celebró en el salón Thomas Jefferson del edificio Harry Truman, sede del Departamento de Estado en la ciudad de Washington. Para el Gobierno, ya la sola existencia de la reunión fue un gesto positivo del gobierno de Biden. El secretario de Estado no suele conceder encuentros en persona. Lo de Cafiero fue una excepción que da cuenta del interés de Estados Unidos en el cierre del acuerdo.

 

Aun así, en el Gobierno prefieren no pecar de optimistas. Son varios los funcionarios que recuerdan que, si quisiera, el FMI podría recostarse sobre el ala dura e ignorar las peticiones de los moderados, tal como ya hizo anteriormente con el G20, que en el documento final de la cumbre celebrada en Roma a fines de octubre le recomendó al organismo revisar su política de sobretasas, algo que no sucedió.

 

Con ese antecedente, la Casa Rosada se ciñe a las comunicaciones oficiales. Aunque las primeras impresiones que recogió Letra P de quienes siguen de cerca las negociaciones entre Argentina y el Fondo fueron positivas.

 

Según la Cancillería, Binken destacó los índices de crecimiento macroeconómicos que expuso el canciller Cafiero y “remarcó la importancia de Argentina para el hemisferio y para potenciar la relación bilateral”. En el comunicado que emitió el Departamento de Estado, se destaca que el funcionario estadounidense “alentó a la Argentina a presentar un marco de política económica sólido que devuelva el crecimiento al país”.

 

Y cayó CFK

Casi en paralelo con la publicación del comunicado de la Cancillería, reapareció Cristina Fernández de Kirchner. En una mecánica que ya es habitual, la vicepresidenta publicó en sus redes un texto en el que hizo referencia a las negociaciones con el Fondo.

 

Con un texto mucho más breve que los que suele publicar, Cristina apuntó contra el expresidente Mauricio Macri, a quien acusó de provocar “una pandemia” en términos económicos al haber traído nuevamente al FMI a la Argentina, en 2018.

 

“Te acordás ¿no? Le dieron un préstamo excepcional de 57.000 millones de dólares para salvarle el gobierno y ayudarlo a ganar las elecciones. No sólo no ganó las elecciones, sino que además no se sabe dónde están esos dólares. ¿Alguien los vio? En todo caso, por favor llamen al 911”, dijo la vicepresidenta en su texto, en el que claramente también criticó al organismo.

 

Sin embargo, sobre el final de la publicación, la vicepresidenta ratificó que “al FMI hay que pagarle completa y exclusivamente en dólares”. Una frase que deja en claro, nuevamente, que pese a las críticas al endeudamiento, no promueve el default.

 

Cristina mantiene una comunicación fluida con Guzmán. Según publicó este martes Infobae, la vicepresidenta recibió al ministro de Economía en las últimas horas en su departamento de Recoleta. Cerca de Guzmán evitaron confirmar la información.

 

El Presidente y el ministro leyeron la carta de la vicepresidenta mientras estaban en San Juan, donde viajaron para el lanzamiento de un clúster de energías renovables. Más tarde, Fernández, Guzmán y la delegación presidencial tenían previsto participar de una cena con el gobernador Sergio Uñac.