21|11|2021

El socialismo y Javkin, socios a la fuerza o nada

22 de septiembre de 2021

22 de septiembre de 2021

El intendente ganó la interna en la ciudad, pero el team Lifschitz ganó la pelea por el Senado. Se necesitan y dejan de lado las tensiones, por ahora. 

El resultado de las PASO parece haber engendrado la temporada de reconciliaciones políticas en las fuerzas perdedoras, que apelaron a tragarse las diferencias y unirse para encaminar un objetivo común. Pasó con el socialismo y el intendente de Rosario, Pablo Javkin, socios a los tirones en el Frente Progresista que ahora se juntan por conveniencia para levantar cabeza en las generales.

 

La foto de Javkin junto a la socialista Clara García, ganadora de la interna por el Senado en la alianza, el fin de semana pasado en la peatonal rosarina, entre abrazos y mensaje de unidad, fue una primera muestra del acercamiento. Lo mismo que el homenaje, con placa incluida en el Parque Urquiza, al socialista exintendente de la ciudad y gobernador santafesino Hermes Binner. De nuevo: codo a codo, sonriendo, resaltando logros de la gestión frentista y una circunstancia política que tiene todo un recorrido. 

 

Después de que Javkin se impusiera en la interna sobre la socialista Verónica Irizar en 2019 y se encaminara a la intendencia, nada fue igual. Desde el seno del nuevo intendente hablaron de inmediato de javkinismo y de nuevo líder y no cayó nada bien en el socialismo conducido por entonces por Miguel Lifschitz. La integración en el gobierno local fue a la fuerza. Hubo encontronazos puntuales, pero siempre pudieron surfearlos.

 

Sin embargo, no hubo posibilidad de acuerdo para estas elecciones por más que hicieron intentos de unidad. El socialismo se convenció de que debía jugar pese al fallecimiento de su líder Lifschitz, y fue su esposa, Clara García, quien encarnó la precandidatura al Senado, mientras que otra histórica, la exintendenta de Rosario Mónica Fein, se postuló para Diputados. El javkinismo le reprochó a Fein que nunca abrió el juego, algo que la otra vereda desmiente.

 

Así, el intendente optó por armar una competencia interna y ponerle el cuerpo a la fórmula para el Senado del experimentado socialista Rubén Giustiniani y la ladera y promotora del “Javkin lídera”, María Eugenia Schmuck. El resultado fue paliza: 68% para Clara García, 32% para Giustiniani.

 

El intendente logró imponerse frente al socialismo en la interna del Frente Progresista para el Concejo de Rosario con su candidato Ciro Seisas por 56% a 20%. Sin embargo, desde ambos lados reconocen que se necesitan para las generales. El oficialismo no le sacó demasiada ventaja al justicialismo en la ciudad, apenas 11 mil votos, y, si se repite el resultado, meterían ambos la misma cantidad de representantes. 

 

“Es innegable el liderazgo de Pablo en Rosario, pero nos necesitamos mutuamente para gobernar la ciudad. Pablo debe subirse a la campaña de Clara y Clara a la de Ciro y nos potenciamos todos. Es momento de estar juntos, porque hay que crecer mucho”, dijo a Letra P una fuente calificada del socialismo. Claro, en la categoría Senado, apenas juntaron 11%, muy lejos de poder calificarse como tercera vía.  

 

A ninguno le sirve que el otro pierda en noviembre. Por el contrario, mientras más fortalecidos queden, mejor competencia interna habrá. De hecho, tienen mucho que charlar: liderazgo del Frente Progresista y conformación en el gobierno local, entre otras cuestiones.