12|11|2021

La ola revolcó a Cresto, arrastró a Bordet y levanta a Frigerio para 2023

13 de septiembre de 2021

13 de septiembre de 2021

El exministro se impuso cómodamente al peronismo y se posicionó como futuro candidato a gobernador. La dura derrota que el oficialismo no imaginó. 

Rogelio Frigerio se convirtió en uno de los grandes triunfadores de las primarias de este domingo tras ganarle por paliza a Enrique Cresto, el candidato del gobernador Gustavo Bordet en Entre Ríos. La abultada victoria -más de 20 puntos si se suman las tres listas de la coalición opositora- le permite al exministro de Cambiemos posicionarse como una figura de peso de cara a las elecciones de 2023 y también le permite meterse en la mesa chica de Juntos. 

 

Los diez puntos por los que el oficialismo esperaba perder se duplicaron. El resultado no solo marca un mal augurio para las generales de noviembre, sino que también pega de lleno en las puertas del 2023. Ese año, Bordet no podrá competir por la reelección y Enrique Cresto, anotado para la sucesión, acaba de perder de manera contundente a manos de su principal contrincante encabezando la boleta oficialista.

 

Pero el concordiese no es el único en el peronismo que quiere suceder al actual gobernador. En esa carrera están anotados los intendentes de Paraná y Gualeguaychú, Adán Bahl y Martín Piaggio; y la vicegobernadora Laura Stratta.

 

La palabra derrota era la síntesis en la escudería del Frente de Todos (FdT). Si bien no había un solo trabajo de opinión pública que alentara al oficialismo a creer en una victoria, el peronismo jamás imaginó perder por tanto margen ante el candidato más taquillero de Juntos. En rigor, esperaban una derrota digna. Nada de eso ocurrió y Cresto quedó al borde del knockout. 

 

Quienes estuvieron al frente de la estrategia del Frente de Todos se habían planteado también una serie de hipótesis que les permitía recuperar terreno de cara a noviembre. Se esperaba que el radical Pedro Galimberti no termine colándose por la minoría en la lista de Frigerio, lo que podía provocar que radicales enojados con el exministro del Interior terminen optando en la general por la boleta de Lucía Varisco, hija del fallecido Sergio Varisco, que decidió competir por afuera de Juntos por Entre Ríos con un discurso fuerte contra el exfuncionario.

 

Galimberti, al haber superado el 25% en la interna, entrará en el tercer lugar de la lista definitiva y se convertirá en una herramienta de contención para aquellos boinas blancas que lo votaron pero no están convencidos de apoyar a Frigerio. Durante la jornada se tiraron las flores que no habían aparecido durante la campaña.

 

El ingreso del jefe comunal provocó, a la vez, el desplazamiento de Atilio Benedetti, que tenía casi asegurada una banca en la Cámara de Diputados de la Nación. Esta vez, desde el 2009, no estará en una elección legislativa general. El 10 de diciembre dejará su banca.

 

Concordia es electoralmente para el peronismo de Entre Ríos lo que provincia de Buenos Aires para el país. Este domingo en esa ciudad, que dio los últimos tres gobernadores, Juntos por Entre Ríos se impuso por 10 puntos. Cresto solo pudo argumentar que, en el mano a mano, le sacó 6 mil votos  a Frigerio. Esos datos darán vuelta en el seno del oficialismo, pero para afuera de la rosca lo que se lee es el triunfo de la oposición en la meca del peronismo. 

 

La interna radical terminó agrandado la base electoral de un frente que en noviembre encabezará el PRO, pero que si mantiene la perfomance y gana el segundo round se quedará con dos de los tres legisladores.