30|10|2021

Cosa de hombres: en Santa Fe faltan mujeres en los cargos ejecutivos

06 de agosto de 2021

06 de agosto de 2021

La paridad de género avanza lenta. De los más de 400 cargos políticos en la provincia, el 66% es ocupado por hombres.

A pesar de la lucha feminista por mayor igualdad, la política sigue siendo como aquella canción que cantaba Adrián Otero en los noventa: Cosa de hombres. Lo insinúan las miles de fotos que a diario circulan en redes sociales y medios de comunicación, pero lo demuestran más cabalmente los datos oficiales. En el actual gobierno nacional, los hombres ostentan el 61% de los cargos, un guarismo muy similar al registrado durante la etapa macrista. En Santa Fe, el panorama es parecido, pero se acentúa en el descenso hacia el territorio: apenas el 13% de las 363 localidades está conducido por mujeres.

 

Los números ponen de manifiesto que el presidente Alberto Fernández deberá esforzarse un poco más si pretende "terminar con el patriarcado", tal como sostuvo al promulgar la ley del aborto. Hubo algunos gestos que ayudaron -el nombramiento de Elizabeth Gómez Alcorta como ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, o de Mercedes D'Alessandro como directora nacional de Economía, Igualdad y Género-, pero la proporción de hombres y mujeres en el organigrama nacional prácticamente no varió con respecto a lo que dejó Mauricio Macri.

 

La base de datos oficial "Estructura Orgánica y Autoridades del Poder Ejecutivo Nacional" permite concluir que en la actual gestión los hombres ocupan el 61,34% de los 9.133 cargos políticos. Esa proporción es apenas menos igualitaria que la registrada al final del gobierno de Cambiemos, cuando ese mismo guarismo se ubicaba en 62,45%. Ahora bien, al realizar un análisis según rangos, el Frente de Todos puede sacar algo de pecho. Comparativamente con el período anterior, hay más mujeres a cargo de secretarías, subsecretarias y direcciones.

 

A lomo de potro

En Santa Fe, el gobernador Omar Perotti también tuvo un importante gesto, al crear el Ministerio de Igualdad, Género y Diversidad, con Celia Arena a la cabeza. Sin embargo, allí también los números muestran fuerte inequidad: de los más de 400 cargos políticos, el 66% es ocupado por hombres.

 

De los 13 ministerios que conforman el organigrama provincial, apenas dos tienen mayor presencia de mujeres en su estructura de autoridades. A la cartera conducida por Arena, donde la proporción llega al 70%, debe sumarse Desarrollo Social. El resto de las dependencias que participan del gabinete tiene más hombres en sus organigramas.

 

Lo que sucede en el Ejecutivo provincial se replica en los gobiernos locales, con un panorama muy poco paritario: de las 363 localidades, el 87% es conducido por hombres. Por su distribución administrativa, Santa Fe se divide en 52 municipios y 311 comunas. En ambos reina el genero masculino: 85% y 87%, respectivamente.

 

Si se lleva el análisis a un mapa, puede verse que hay grandes diferencias entre los departamentos de la bota. Mientras algunos tienen cero mujeres al frente de gobiernos locales, hay otros donde esa variable llega al 40%. 

 

En Santa Fe rige desde mayo la Ley Nº 14.002, aprobada en diciembre del año pasado tras un veto propositivo del gobernador Omar Perotti luego de años de debate y aprobaciones de la Cámara de Diputados descartadas por el Senado, que establece la representación equitativa entre mujeres y varones en los tres poderes del Estado, partidos políticos, entes públicos o con participación estatal y asociaciones, consejos y colegios profesionales, y en el armado de las listas para las elecciones. Este último punto debutará en las PASO del 12 de septiembre. Todo lo demás, parece, llegará más lento.